miércoles

El Ayuntamiento rectifica y estudiará evitar el derribo de una de las antiguas naves de Macosa

"¿Si tiene solución, por qué no?" El gobierno municipal ha suavizado su postura respecto a la petición de Salvem Macosa de que se evite el derribo de unas de las antiguas naves de la factoría y que su supervivencia sirva de recuerdo de la memoria industrial de Valencia, dentro de la operación Parque Central. Quien lanzó ayer esa pregunta al aire fue el portavoz de los populares, Alfonso Grau, que se reunirá el próximo día 11 con una representación de la plataforma de antiguos trabajadores y directivos de la compañía ferroviaria.

Nada más conocer la intención de este salvem, la alcaldesa Rita Barberá aseguró que era imposible mantener en pie ninguna de las naves y que eso supondría retrasar las obras del acceso a Valencia de la línea de alta velocidad ferroviaria, ya adjudicada en lo que respecta a la línea provisional que debe dar servicio a partir de finales de 2010.

Frente a esa posición, apenas un mes después se ha accedido a entregar la propuesta a los técnicos municipales, para que comprueben si es posible mantener alguna fábrica dentro del planeamiento previsto. No obstante, Grau matizó que la medida responde a que todavía no se va a realizar la demolición del conjunto industrial, por lo que hay margen de algunas semanas para estudiar posibles alternativas. Salvem las naves de Macosa propone el mantenimiento de una nave para un equipamiento público, una de las que recaen junto a la calle San Vicente Mártir. De esa manera se evitaría cualquier posible perjuicio a la obra ferroviaria, que discurrirá por la avenida Federico García Lorca hasta el centro.

Como publicó este periódico el canal de acceso, entre el nuevo cauce y el bulevar sur, está ya en pleno apogeo. Esta semana se ha procedido a hormigonar el arranque del túnel, que permitirá prolongar la calle San Vicente Mártir y eliminar la "barrera de hierro" entre los barrios de San Marcelino y Camí Real.Lo que dijo también Grau es que le resultaba llamativo que esta petición no se hubiera realizado cuando se tramitó el plan urbanístico, donde no se presentaron alegaciones para que se conservase una de las naves ferroviarias.

Algo parecido sucedió en el seno del movimiento vecinal, donde en un principio se emitió un comunicado muy duro por parte de la asociación vecinal Cruz Cubierta, donde se reiteraba su oposición a mantener ninguna nave. Después de una reunión entre la junta directiva y el salvem, los primeros estuvieron dispuestos a estudiar la alternativa de integrar una de las naves como un equipamiento público.

Las naves de la antigua Macosa, trasladada hace años a un polígono industrial de Albuixech, han sido ocupadas varias veces por familias sin recursos económicos, okupas e indigentes que buscaban refugio. Esto ha contribuido a degradar de manera extraordinaria alguna de las estructuras metálicas de las naves.La última y definitiva medida de las empresas propietarias, en su mayor parte inmobiliarias y constructoras, fue pedir en un juzgado el desalojo forzoso, retirar toneladas de basura de las fábricas y tapiar sus accesos.

Macosa fue uno de los núcleos industriales principales de Valencia en los primeros lustros del siglo XX. Algunas de las naves son ejemplo de arquitectura industrial de la época, aunque ninguna goza de protección patrimonial por parte de la Generalitat, lo que evitaría su derribo.

Fuente: Las Provincias