martes

Los restauradores vuelven a la Lonja para reparar goteras

La limpieza y restauración de la Lonja de la Seda, declarada Patrimonio de la Humanidad hace doce años, avanza con cuentagotas. La intervención -que ha incluido la limpieza de fachadas, bóvedas y carpintería así como la aplicación de tratamientos antihumedad y antitermitas y la consolidación de elementos dañados, como el artesonado de la planta baja del Consolat- comenzó hace cuatro años. Las limitaciones presupuestarias han impedido hacer una única intervención. El Ayuntamiento de Valencia ha puesto en marcha ahora, a un mes de acabar el año, la tercera fase de restauración del edificio, que incluye la renovación de las cubiertas de salón Columnario y que estaba prevista en los presupuestos de 2008. La partida para reparar las cubiertas está dotada con 500.000 euros.

El arquitecto que dirige restauración del monumento, Manuel Ramírez, urgió al ayuntamiento a acometer esta nueva fase al detectar, tras las lluvias intensas del mes de octubre, la aparición de cuatro goteras que podrían filtrar agua a las bóvedas de piedra del salón Columnario recién restauradas. En esta fase se retirará la cubierta de teja -las que estén en buen estado serán reutilizadas- y se "saneará" el armazón de madera de las bóvedas. Las cubiertas se van a impermeabilizar y se aplicará un tratamiento anti-xilófagos. Los restauradores han comprobado recientemente que los focos de termitas detectados en la cubierta del Columnario no están activos, lo que les da cierto margen de tranquilidad.

La empresa Estudio Métodos de Restauración (EMR) ya ha colocado, en la fachada del patio de los Naranjos recayente a la calle Cordellats, el andamio -que se protegerá con lonas- para subir y bajar los materiales a las cubiertas.

Todavía quedan pendientes, la restauración del valioso pavimento de cerámica medieval de la primera planta de la torre y el alfarje de la primera planta del Consolat del Mar -que presenta manchas de humedad-. Esta pieza, que perteneció a la desaparecida Casa de la Ciudad, no corre peligro porque en la primera y segunda fase de restauración se reparó la cubierta del Consolat y se sellaron las goteras, con lo que la filtración de agua se cortó. El presupuesto de la tercera fase permitirá hacer el estudio y diagnóstico de la estructura del alfarje del Consolat.

Los presupuestos municipales de 2009 no incluyen ninguna inversión nueva para la Lonja, por lo que las partes pendientes tendrán que esperar, como pronto, a 2010. El ayuntamiento ha invertido en la Lonja 2,5 millones de euros -a los que ahora se suman los 500.000 de la tercera fase- procedentes de recursos propios. Según varios fuentes para concluir la actuación serían necesarios dos millones de euros más.

Fuente: Levante-Emv