sábado

El San Pío V no tiene conservadores

Hola bloggeros,
siguen lloviéndole las críticas al Museo de Bellas Artes de Valencia. Una vez más el Levante-Emv nos informa sobre la ausencia en plantilla de conservadores, tan necesarios en estos momentos en los que su mantenimiento está dejando tanto que desear y poniendo seriamente en peligro la integridad de algunas de sus obras de arte.
Siendo la segunda pinacoteca más importante del país, solo por detrás del Museo del Prado de Madrid, nos sorprende mucho la noticia de que el museo valenciano sólo tiene un experto en dibujos y grabados. Sin embargo tanto El Prado como el MNAC cuentan con 14 expertos para el control de las obras de arte y el de Bellas Artes de Sevilla, siete.
Seguiremos muy de cerca las novedades sobre esta noticia.
Saludos y buen fin de semana.
-------------------------------------------------------------------------------------------------
El Museo de Bellas Artes de Valencia, San Pío V, es un caso singular dentro del panorama de los principales museos españoles. Y ya no sólo en cuestiones relacionadas con el mantenimiento de sus instalaciones sino con el propio funcionamiento interno en sí del mismo.
Si hace unos días Levante-EMV revelaba que parte de su sistema de climatización se encuentra desde hace meses averiado, lo que ha provocado que algunas tablas de su colección hayan comenzado a sufrir desperfectos, como desprendimientos de estucos o la aparición de grietas en las mismas, algo muy grave para cualquier pinacoteca y sobre todo para el patrimonio valenciano, la pregunta a realizarse sería quién vigila la colección, realiza un seguimiento de la misma y alerta de su estado.
Pero es que el Museo San Pío V sólo tiene un conservador. Y, además, es de dibujos y grabados. Un único conservador aparece en su plantilla desde hace años. La Consellería de Cultura, y más concretamente los diferentes directores generales de Patrimonio, departamento al que está adscrito el espacio museístico que dirige Fernando Benito, no han solventado esta situación desde hace años.
La actual responsable del departamento de Patrimonio, Paz Olmos, tampoco ha modificado esta situación-la página web del museo parece anclada en el pasado-, como no hicieron sus antecesores. Todo ello, pese a que siendo el museo titularidad del Ministerio de Cultura su gestión esté transferida a la Generalitat y la presencia de conservadores en la plantilla de un espacio museístico sea clave parta el estudio, la conservación, el seguimiento, el préstamo de obras o el conocimiento directo de las condiciones en que se mantienen las obras de arte. Y en este caso, el San Pío V no sólo posee tablas, cuadros o grabados sino otras muchas colecciones.
La situación del museo valenciano resultaría impensable en cualquier parte del mundo, como también exponer ante el público retablos con papeles impregnados en cola para que los pigmentos no salten o tapar cuadros con plásticos parta evitar que las goteras les afecten.
Sin ir más lejos, el Museo de Bellas Artes de Sevilla, también titularidad del Ministerio y como el San Pío V con la gestión transferida a la autonomía, en este caso a la Junta de Andalucía, posee un equipo de cinco conservadores y dos jefes de departamento. El Museo del Prado y el Museo Nacional de Arte de Catalunya (MNAC) son un caso aparte. Ambos tienen una plantilla que ronda los catorce especialistas, incluidos técnicos y adjuntos, que cubre la preservación de sus diferentes secciones. El Museo de Bellas Artes de Bilbao, cuya titularidad es compartida entre Gobierno Vasco, Ayuntamiento de Bilbao y Diputación de Vizcaya tiene una figura diferente para las mismas funciones, la de director de colecciones en cuyo departamento hay cuatro técnicos y otros tanto restauradores.
Sin embargo, no hace falta irse tan lejos para conocer el funcionamiento de otros centros. El IVAM, museo que también pertenece a la Generalitat aunque goza de independencia económica y de gestión tiene un equipo de conservadores compuesto de nueve especialistas, mientras que en el Museo Nacional de Cerámica González Martí el número de técnicos es de cuatro, uno de ellos, además, ocupa la plaza de director del mismo. Por no hablar de los cuatro museos que tiene adscritos la Diputación de Valencia-Prehistoria, Etnología, Taurino o Museo de la Ilustración y la Modernidad (MuVIM)-donde hace un tiempo salieron a concurso un total de catorces. Todas ellas está cubiertas y a pleno rendimiento.
Este es sólo un ejemplo más de la necesidad de tomar en consideración un centro, algunos lo consideran la segunda pinacoteca española, sin presupuesto formal conocido, ni política de compras, con amplias lagunas de personal, programación a largo plazo inexistente y que para sucumbir ante la indiferencia política.
Fuente: Levante-Emv

viernes

Las fuentes de la Alameda lucen un nuevo aspecto (2)

Hola bloggeros!
Lo prometido es deuda.
Como comentábamos ayer en la noticia que publicamos en el blog, las dos fuentes "hermanas" ubicadas en el paseo de la Alameda (a la altura de Aragón y de Viveros), lucen un nuevo aspecto tras su restauración.
Esta mañana me he acercado personalmente a fotografiarlas. Aunque todavía no han terminado de desmontar los andamios se aprecia perfectamente el nuevo color.
Aquí tenéis el resultado de como van a lucir.
Saludos.


jueves

Las fuentes de la Alameda lucen un nuevo aspecto

¡Hola bloggeros!

Ponemos en conocimiento la información brindada por el periódico Levante-Emv sobre una noticia del patrimonio de la ciudad.
Se trata de las dos fuentes ubicadas en el paseo de la Alameda y que han sido restauradas estos últimos meses. Nos parece una noticia muy interesante ya que han recuperado la tonalidad que tuvieron originalmente. Estaremos atentos los próximos días y colgaremos en la web fotografías que realizaremos en los próximos días.
Saludos.


-------------------------------------------------------------------------------------------------


La retirada de las lonas y andamios que rodeaban las dos fuentes "hermanas" que flanquean el Paseo de la Alameda -la Fuente de las Cuatro Estaciones, frente a Viveros, y la de los Cuatro Elementos, junto al puente de Aragón- ha deparado una sorpresa visual.
El color crema ha dado paso al negro original (son de metal fundido) con las figuras contrastadas en dorado. Las dos fuentes ornamentales recibirán así los actos conmemorativos del centenario de la Exposición Regional de 1909.
Han sido los técnicos de Patrimonio Cultural quienes, tras una investigación histórica, recomendaron el cambio radical de cara. Antes de la intervención, ambas fuentes se mostraban pintadas en un tono crema, similar al del modelo de farola elegido para la zona. La concejalía de Alumbrado y Fuentes Ornamentales tiene en marcha un programa de intervención sobre estos elementos que ha ampliado gracias al fondo Zapatero.
La fuente de los Cuatro Elementos se fundió en París y llegó a Valencia a mediados del siglo XIX. Consta de dos platos, el inferior sostenido por cuatro niños y el superior adornado por más niños y amorcillos. La fuente de las Cuatro Estaciones, en el otro extremo junto al puente del Real, es contemporánea. Fue colocada en la Alameda en 1861 sobre una taza de mármol. Las figuras alegóricas representan a las cuatro estaciones y, en el segundo plato y en el remate, se repiten las imágenes de niños.

Fuente: Levante-Emv

El deterioro de las tablas del San Pío V afecta a dos salas más del museo

Continuando con la noticia publicada el jueves pasado en la versión digital del Levante-Emv y que en su día publicamos en este blog, volvemos a las andadas y hacemos hincapié en la necesidad urgente de tomar medidas para evitar el deterioro del patrimonio pictórico del Museo de Bellas Artes.
A fecha de hoy son varias las piezas que están resultado afectadas y que se encuentran ubicadas en la misma zona del retablo de San Jerónimo de Cotanda. Las grietas halladas ponen en serio riesgo la conservación de estas tablas puesto que se han encontrado restos de pigmentos sobre el marco inferior de una de las piezas.
Esperemos que la Administración pública actúe con rapidez para no tener que lamentarlo después.
-------------------------------------------------------------------------------------------------
Dos salas más del museo de Bellas Artes de Valencia, San Pío V, que albergan una parte de la colección permanente del centro también dan señales de tener varias de sus tablas agrietadas e incluso en algunas de ellas no sólo puede que hayan caído los estucos, como así reconoció la Generalitat hace unos días, sino que se habrían producido ya desprendimientos de pigmentos.
Las salas afectadas están situadas justo al lado de donde se encuentra el Retablo de San Jerónimo de Cotalba. Esta fue la primera de las obras que desató la alarma sobre las condiciones de conservación que tiene el centro a consecuencia del deterioro de su sistema de climatización.
En este segundo caso-otras obras repartidas por la sala de los primitivos comienzan a presentar también algunas dudas-la situación de su estado es más que evidente. Incluso en una de ellas, la que sin duda muestra el mayor número de grietas y sorprende por su llamativa situación, se podía descubrir ayer sobre su marco restos de pintura que bien parece hayan podido desprenderse de la tabla.
Concretamente, se trata de la obra titulada Aparición de la Virgen a Santo Domingo y está atribuida a un discípulo de Joanesco de Montesa. En la zona central de esta obra se pueden contabilizar hasta cinco desplazamientos y alguna zona incluso vacía, pero en su marco ayer era posible detectar lo que parecían restos de pigmentos, lo que evidenciaría que las piezas estarían sufriendo quizás más de lo inicialmente estimado y que las condiciones de humedad y temperatura no serían las "permisibles", como así afirmó la Conselleria de Cultura la pasada semana en una nota oficial. En esta misma nota se afirmaba que los parámetros de temperatura y humedad de las salas del centro se habían cumplido tal como marca la legalidad y que era "absolutamente descartable que obra alguna" se hubiera visto afectada. La nota atribuía estas manifestaciones al propio director del museo San Pío V, Fernando Benito.
El museo de Bellas Artes es de titularidad estatal aunque su gestión se encuentre transferida a la Generalitat Valenciana. Es más, Cultura, tal como informaba ayer Levante-EMV, admitía conocer desde febrero que una de las máquinas del sistema de climatización no funcionaba correctamente y que debía ser sustituida. Tres meses después y sin el problema subsanado, con el aumento del calor y el descenso de la humedad, los efectos serían los ahora visibles, como advirtieron los expertos consultados por este diario. De hecho, el retablo El Juicio Final con San Miguel del Maestro de Artés se encuentra en la actualidad protegido con un buen número de pequeños papeles con cola con los que se intenta evitar que la pintura pueda saltar.
Dentro de esta nueva sala que también parece estar afectada hay otras obras que muestran señales y en algunos casos grietas como por ejemplo Muerte de San Jerónimo, Santiago, el mayor y San Pedro, de Vicente Requena; San Vicente Martir y San Vicente Ferrer, de Miquel Joan Porta; Pentecostés de Nicolás Borrás, así como media docena de otras obras atribuidas a Sariñena o al propio Vicente Requena.Se da la circunstancia de que todas las obras que muestran algún deterioro son óleos sobre madera. Su fecha de datación correspondería en la mayoría de los casos al siglo XVI.
La titularidad de la mayoría de estas obras corresponden al Ministerio de Cultura o a la Academia de Bellas Artes de San Carlos cuya colección está depositada en el Museo de Bellas Artes de Valencia.
Fuente: Levante-Emv