viernes

El despertar de un siglo en imágenes

Hola bloggeros,
os recomendamos encarecidamente que vayáis a visitar la muestra fotográfica en blanco y negro sobre la Valencia del período 1900-1936 que exhibe el MUVIM desde ayer. Especial atención merecen las fotografías relacionadas con edificios antiguos de Valencia (algunos ya desaparecidos) que tanto nos gustan en este blog. Aprovechamos la ocasión para animaros a que visitéis también el blog de Julio Cob "Valencia en Blanco y Negro" donde podréis encontrar auténticas joyas de la ciudad de Valencia.
Saludos y esperamos vuestras opiniones sobre la exposición...
-------------------------------------------------------------------------------------------------
El impulso de la Exposición Regional de 1909 fue crucial para el despertar de Valencia al siglo XX. Las celebraciones de este singular centenario cuentan desde ayer con un nuevo escenario, el MuVIM, en el que se exhibe la muestra Valencia:1900-1936, que permite analizar, a través de las imágenes, cómo se produjo, poco a poco, el cambio de la ciudad de unos modos de vida eminentemente rurales a otros que se miraban en el espejo de la nueva Europa de entreguerras, principalmente a través de la adopción de la estética del art-decó.
Todo ello aparece reflejado en 150 imágenes pertenecientes a la colección del diario ABC. Imágenes en fotografía que forman parte del imaginario colectivo valenciano. Bueyes en la playa como los de Sorolla; barracas y labradores como los de Cañas y barro, y al mismo tiempo reflejos de una época cambiante, que comenzó con la llegada de un nuevo siglo y que se vio truncada por culpa de la Guerra Civil.
Las fotografías, de eminente carácter informativo, por venir de donde vienen, recorren espacios ya desaparecidos, en muchos casos, y otros que han cambiado mucho con el tiempo, como la Plaza del Ayuntamiento, la Alameda, la playa de Las Arenas o el monasterio de San Miguel de los Reyes, dedicado entonces a prisión y hoy convertido en Biblioteca Valenciana. Batallas de flores, fallas, desfiles de moros y cristianos y revueltas populares conviven en un legado único, toda una lección de historia contemporánea que llenará el verano del MuVIM hasta el próximo mes de septiembre.
Historia de dos ciudadesEn paralelo, el museo valenciano exhibe también El cartel comercial moderno de Hungría, 1924-1942, exposición que permite admirar el dinamismo cultural y económico de Budapest antes del drama de la Segunda Guerra Mundial, y Maria Anguera de Sojo. Fotógrafa en Nueva York, en la que la ciudad estadounidense aparece reflejada en toda su crudeza a través de sus habitantes más marginales, desde prostitutas a delincuentes o curanderos.
Fuente: Levante-Emv

martes

El tejado de la ermita de Santa Lucía amenaza con hundirse

Hola bloggeros,
si el pasado 26 de mayo advertíamos sobre la degradación de los jardines y restos arquitectónicos que se encuentran alrededor del antiguo Hospital General (Calle Hospital), hoy nos hacemos eco sobre el lamentable estado en el que se encuentra el tejado de la ermita de Santa Lucia, próxima a estos jardines.
Desafortunadamente (y no es la primera vez) asistimos impotentes a la dejadez y al abandono por parte de la administración pública hacía nuestro patrimonio. Lamentablemente este "pasotismo" acompañado en muchas ocasiones de una burocracia lenta y absurda, afecta peligrosamente a la integridad física de nuestro patrimonio histórico artístico.
Esperamos que se pongan todos los medios necesarios para evitar que el daño ya producido no vaya a más y no tengamos que lamentar la perdida total de este edificio tan significativo.
Mañana acudiremos al lugar para realizar unas fotografías y evaluar los daños visibles en la estructura.
Saludos...

-------------------------------------------------------------------------------------------------
La ermita de Santa Lucía se cae. Sus muros centenarios no aguantan el peso de los años y ya han dado las primeras muestras de colapso, hasta el punto de provocar el hundimiento parcial del tejado central. La crítica situación hace peligrar un inmueble cuya primera construcción data del siglo XV, y por extensión, las festividades litúrgicas que acoge, según señaló ayer el presidente de la Cofradía de Santa Lucía, Francesc Llop.
El deterioro desde fuera no es tan apreciable. Una planta se abre paso desde una grieta, mientras que los desconchados adornan una fachada que también muestra restos de pintadas pasadas. En la parte de atrás, en el muro trasero que da a los jardines del Muvim, todavía se apreciaban ayer restos de botellón, mientras que las mallas instaladas en los ventanales impiden la entrada de las palomas que habitan en la cubierta.
La ermita incluye la iglesia y la Casa de la Cofradía, y su estado es «alarmante», en palabras del propio Llop. Los problemas estructurales vienen de lejos, aunque en las últimas semanas se ha detectado un desplazamiento lateral de los muros de carga, lo que amenaza con provocar más hundimientos en el tejado central.
Llop explicaba que ayer comenzaron las primeras catas de cara a reforzar la estructura, que consistieron en retirar cañizos de la parte interior del tejado para dejar a la vista la vigas y la zona afectada por el hundimiento. Entre las causas del desplazamiento, según el presidente, está la desaparición de los edificios que rodeaban el templo, demolidos junto al viejo Hospital General, las filtraciones provenientes de los jardines, así como «las continuas vibraciones producidas por el metro».
«Si no se actúa a tiempo, el templo deberá cerrar al culto en octubre, haciendo muy difícil su apertura para las fiestas de Santa Lucía en diciembre o Santa Águeda en febrero», señaló Llop. Eso sí, no hay riesgo inmediato por lo que de momento puede seguir abierta. La Cofradía cuenta con un proyecto de restauración que asciende a 450.000 euros, y ante la imposibilidad de sufragarlo, ha pedido ayuda a las Administraciones, «sin respuesta hasta el momento».
El otro problema de la Cofradía, la más antigua de la diócesis y fundada en 1380, es la demora en la tramitación de la licencia de obras municipal, debido a la protección de los árboles próximos.

Fuente: Las Provincias