jueves

10.000 vehículos pasarán a diario por la Lonja pese a los desvíos previstos por Tráfico

Hola bloggeros,
continuando el hilo introducido ayer por el diario Las Provincias continuamos con los problemas de contaminación y polución que afectan y continuarán afectando a nuestro tesoro patrimonial más valioso, la Lonja.
Espero que las brillantes mentes de esta ciudad le pongan una solución rápida, efectiva y sobretodo duradera.
Saludos...
-------------------------------------------------------------------------------------------------
La solución definitiva para la Lonja, cuyas fachadas ya presentan manchas de polución al año de terminarse la rehabilitación, llegará con la peatonalización de la plaza del Mercado, como establece el plan de conservación del monumento. Mientras tanto, la medida de urgencia ideada por el Ayuntamiento permitirá reducir gran parte del tráfico, aunque mantendrá el flujo constante de vehículos que pasan por delante de la Lonja provenientes de María Cristina.
Según los datos de la concejalía de Tráfico, a diario cerca de diez mil vehículos pasan la plaza del Mercado en dirección a la calle Bolsería. De hecho, estos serán los únicos que circulen por la zona una vez se terminen las obras de la estación de metro de Mercat, que se ubicará bajo la plaza Ciudad de Brujas. Tal y como explicó el concejal de Grandes Proyectos, Alfonso Grau, una vez finalizadas las obras el tráfico que proviene desde Guillem de Castro se desviará por la calle Botellas hasta la citada plaza, por donde discurrirá hacia Barón de Cárcer. De esta forma, se consigue que autobuses y coches que entraban en la plaza del Mercado desde la calle Carda para salir por Vieja de la Paja dejen de pasar por delante de los monumentos afectados, como la Lonja, los Santos Juanes o el mercado Central.
«En la calle Botellas, el edificio que está en construcción se ha retranqueado», señaló Grau, quien apuntó que gracias al desplazamiento de la línea de fachada se permitirá que los vehículos giren por Botellas, en lugar de enfilar la plaza del Mercado. «Inicialmente no se retranqueaba, y se mantenía la calle estrecha. Los autobuses que llegaban desde Guillem de Castro no podían dar la vuelta debido a esta estrechez, y se veían obligados a pasar por sitios sensibles, como la Lonja y el mercado», sentenció Grau. Así, se espera reducir hasta en un 50% el número de coches en la plaza.
Hay que tener en cuenta que tras el inicio de las obras de la estación del metro se habilitaron una serie de desvíos que se mantienen en la actualidad. Es el caso de la calle Carda, que antes de los trabajos discurría hacia la plaza del Mercado, mientras que ahora el sentido es inverso, es decir, hacia Murillo.
Limpiezas periódicas
«Esta medida redundará en beneficio de estos edificios, que son un patrimonio arquitectónico muy importante», concluyó el actual alcalde en funciones.
Como informó LAS PROVINCIAS en su edición de ayer, los expertos y restauradores reclaman la peatonalización de la plaza del Mercado como solución idónea para la conservación de las fachadas. En caso contrario, será necesario acometer restauraciones periódicas por la incidencia del dióxido de carbono sobre los sillares centenarios.
Lo mismo le ha sucedido a la iglesia de los Santos Juanes, donde parte de la fachada se ha rehabilitado por fases y ya presenta manchas de suciedad.
Fuente: Las Provincias

miércoles

La Lonja y los Santos Juanes se impregnan del humo de los coches al año de restaurarse

Hola bloggeros,
primero de todo pedir disculpas de antemano si encontráis errores en el texto. No se quién ha escrito este artículo para las Provincias pero presenta numerosos y graves errores (de forma, ortográficos, de datos y fechas, etc...) que he intentado solucionar (espero que no se me haya escapado ninguno).
Saludos.
-------------------------------------------------------------------------------------------------
El concienzudo trabajo, esfuerzo y la técnica aplicada en las restauraciones de la Lonja y los Santos Juanes concluidas hace apenas un año se están quedando en balde por el efecto de la combustión de los coches.
El 5 de diciembre de 1996 Valencia recibía el pasaporte a la fama gracias a la gran dama medieval: La Lonja de la Seda era declarada monumento Patrimonio de la Humanidad y era el punto de mira de los miles de turistas e historiadores que acudían a Valencia para contemplar la belleza del monumento. A partir de ese momento, el Ayuntamiento se tomó en serio la responsabilidad y encargó un exhaustivo proyecto de restauración del edificio enclavado en la plaza del Mercado.
Desde 2002, el arquitecto Manuel Ramírez y un equipo de especialistas en arquitectura han trabajado con los últimos avances tecnológicos y con una labor de precisión para dejar más limpio que una patena el monumento. Los trabajos en la fachada concluyeron hace apenas un año y ahora los técnicos están actuando en el interior del artesonado para eliminar las termitas. Pero antes de finalizar con el interior, el exterior ya comienza a llenarse del monóxido de carbono de los coches.
Una rehabilitación, que ya tiene fecha de caducidad ante el imparable paso de vehículos. «Es cierto, el monumento ya comienza a verse nuevamente manchado por la polución y sobre todo por las partes más bajas a nivel del paso de los vehículos», explicaba ayer a LAS PROVINCIAS Manuel Ramírez.
A juicio del experto, la única posibilidad para mantener el monumento limpio es la peatonalización de la plaza del Mercado. Además, la Lonja no es el único monumento afectado, la iglesia de los Santos Juanes restaurada también hace un año y tiene ahora muestras visibles de la suciedad.
«Hemos intentado proteger al máximo la fachada y cuando concluyó la restauración colocamos una película protectora hidrofugante para evitar la penetración de agua a través de los muros y hemos conseguido que no se concentre humedad, pero ante el dióxidos de carbón y el sulfato no hay remedio que valga», explicaba el restaurador.
La única conexión de la plaza del Ayuntamiento con el centro histórico es a través de la calle María Cristina y la plaza del Mercado justo por delante de las joyas arquitectónicas de la Lonja construida en el siglo XV, la iglesia de los Santos Juanes de origen gótico y el centenario mercado Central que también se ha sometido en los últimos meses a un proceso de restauración integral y de limpieza de toda la fachada.
«Si la peatonalización no se hace pronto los monumentos deberán someterse cada año a un mantenimiento y cada cinco años a una restauración profunda y es una verdadera pena por el valor y reconocimiento que tienen en todo el mundo», matizaron los expertos consultados.
La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, ha anunciado en reiteradas ocasiones que su intención era la de peatonalizar la plaza del Mercado, pero nunca antes de que finalicen las obras de construcción de la línea T2 del metro que se acometen en la avenida Barón de Cárcer.
El proyecto que se estudia en la concejalía de Tráfico es la de construir un paso inferior saldría desde la avenida María Cristina y seguiría por la calle Calabazas, con un primer ramal hasta la calle Linterna. La infraestructura no tendría salida después del parking de Parcent y sólo serviría para los conductores que aparcaran en dichos estacionamientos.
Con estos requisitos, se podrá peatonalizar la plaza del Mercado, a excepción del transporte público que continuaría pasando por delante de los monumento y los vehículos de carga y descarga de los comercios.
Muchos comercios de la zona son reacios a la peatonalización de la plaza del Mercado porque aseguran que se reducirá el número de clientes al no poder llegar al mercado Central en su vehículo privado. La línea T2 de metro resolverá este problema, pero hasta finales de 2010 la nueva línea de metro no estará en funcionamiento y no se comprobarán los resultados.
Esta zona no es la única donde se están comprobando los efectos de la polución en los monumentos. Los restauradores del puente de Serranos también anunciaron que era esencial la peatonalización del puente para frenar el deterioro generado por los vehículos que cruzan a diario el paso elevado. Insistieron en que su esfuerzo y trabajo de restauración no serviría de nada si no se actuaba de inmediato. El Ayuntamiento ya ha encargado el proyecto y en septiembre se recibirán las ofertas de las empresas interesadas.
Los amantes del arte insisten en que el valor del monumento no es sólo su estructura y antigüedad, sino la historia que soportan a sus espaldas. A lo largo de la rehabilitación de la Lonja, el monumento no ha cesado de sorprender con imprevistos hallazgos como una serie numérica que reflejaba la actividad comercial realizada en el monumento siglos atrás.
A pesar de los problemas, los restauradores siguen apostando por sus valiosas joyas. Ramírez continúa trabajando en el interior del monumento y recuperando el artesonado deteriorado por las termitas. Los restauradores también instalarán una réplica del pavimento cerámico del siglo XV encontrado en la primera planta de la torre. Con todo, la previsión es terminar después de este verano.
Fuente: Las Provincias