miércoles

Atacan con grafitis la mezquita de Simat, la mejor conservada de la Comunitat

Hola bloggeros,
en esta ocasión nos hacemos eco de una agresión incomprensible a nuestro patrimonio. Un desaprensivo descerebrado (no se cómo calificarlo) ha llenado la fachada de la antigua mezquita de Simat de la Valldigna (actual ermita de la Xara) de cruces invertidas además de dañar el panel cerámico que indica la entrada a la ermita.
Espero que atrapen al responsable y que se le aplique la ley de Patrimonio elevada a la máxima potencia. Que la multa económica sea tal que se le pasen las ganas de garabatear y romper nuestro patrimonio. El de todos.
Un saludo...
-------------------------------------------------------------------------------------------------
El patrimonio de Simat de la Valldigna ha vuelto a sufrir un nuevo ataque. La ermita de la Xara, antigua mezquita musulmana del siglo XV, amaneció el lunes llena de pintadas en su fachada principal.
Como ya sucedió hace tres años, alguien aprovechó la noche para acercarse hasta el lugar, alejado del pueblo y rodeado de naranjos, para asaltar el monumento. Garabateó con un spray negro toda la fachada blanca dibujando cruces, muchas de ellas, boca abajo.
En esta ocasión, su intrusión ha ido más allá puesto que también ha dañado gravemente el cartel de cerámica que señala la entrada al lugar. Y eso preocupa a las autoridades locales, puesto que su reparación será muy costosa, si no imposible. En cuanto a la pared del templo la solución es sencilla, volver a pintarla como ya se hizo en 2006 tras el primer ataque.
Fue una técnico de Turismo del Consistorio quién detectó el lunes por la mañana los grafitis. El domingo realizó una visita guiada al lugar y todo estaba normal, pero cuando regresó el lunes por la mañana, se topó con el estropicio, por lo que dio aviso de inmediato.
De la autoría de los hechos poco se sabe, al menos de forma oficial. Simat es un pueblo pequeño y, como suele decirse, allí se conoce todo el mundo. Se conoce a las personas y también sus formas de ser.
Por ello, casi todo el mundo, políticos incluidos, sospechan quién está detrás de los grafitis, aunque no hay pruebas evidentes para detenerlo.
Tras los primeros sucesos, las autoridades locales y policiales pensaron en una gamberrada obra de un grupo de jóvenes. De hecho, algunos vecinos aseguraron entonces haber visto varias motos y marcas de derrapes en la tierra. Pero la investigación no logró ningún nombre.
Por el momento, el Ayuntamiento de Simat de la Valldigna ya ha realizado la correspondiente denuncia ante el cuartel de la Guardia Civil, quien está al frente de la investigación. Asimismo, la Policía Local ha realizado su informe con el que se pretenden recabar pistas que ayuden a localizar al delincuente.
Fuente: Las Provincias