jueves

Un 'celler' del siglo XIII será museo del vino en el centro del Carmen

Buenas tardes bloggeros,

hoy hemos encontrado esta noticia en la web de las Provincias sobre el uso que se le va a dar al celler encontrado hace ya bastantes años, restaurado hace unos cuantos y abandonado hace un par, en pleno barrio del Carmen y muy cerca de la plaza del árbol.
Primero de todo queremos matizar sobre el siglo que se nos indica en el artículo. Según nuestras fuentes se trata de un celler del siglo XIV, no del XIII. Ponemos pues en cuarentena la fecha dada por el diario a la espera que nos la confirmen.
Dicho celler se encuentra ubicado muy cerca de la Torre de la Mare Vella, de la que hablamos recientemente en otro post, y se encontraba en un estado lamentable hasta la fecha (basura, orines, etc...). Tenemos algunas fotografías del estado en el que se encontraba hace cosa de 1 año y en breve las colgaremos en la web.
Mientras tanto disfrutad del artículo y de la oportunidad que tendremos, dentro de no mucho, de disfrutad de un nuevo espacio expositivo en el centro histórico de Valencia.
Saludos...

Restos del celler al comenzar las obras de cimentación de la finca que ocupa hoy día el solar (Foto: Las Provincias)
-------------------------------------------------------------------------------------------------
A mediados del siglo XIII, entre lo que hoy son la calle Baja y la plaza del Árbol, en el corazón del valenciano barrio del Carmen, ya funcionaba un 'celler' (una bodega), que ahora ha sido recuperado y restaurado, en la medida de lo posible, por el Instituto Valenciano de la Vivienda (IVVSA, dependiente de la Generalitat), y que será sede de un museo relacionado con el mundo del vino. El histórico local, ubicado en un semisótano de una nueva edificación, estará bajo la tutela de la entidad Proava, que agrupa a bodegas valencianas y empresas interesadas en la divulgación y promoción de los productos agroalimentarios valencianos. Ayer fue acordada, de palabra, la cesión del uso, pero antes hay que salvar curiosos escollos que plantea la burocracia, empezando por el hecho de que hasta el mismo Ayuntamiento de Valencia se acaba de enterar de que la mitad, más o menos, del antigo 'celler', es suyo, y, de momento, no lo tiene ni censado oficialmente.
Todo empezó hace unos siete años, cuando, dentro de las actuaciones de rehabilitación del barrio del Carmen, se demolieron viejas casas frente a la plaza del Árbol y se excavó para realizar los cimientos de las nuevas fincas. Como era de prever aparecieron restos bastante antiguos y la Dirección General del Patrimonio Histórico resolvió el mantenimiento de algunos bienes exhumados y su integración en la nueva edificación. Uno de los bienes a proteger fue el 'celler', uno de los más antiguos recuperados en Valencia.
Por entonces, cuando estaban en marcha las excavaciones, pasó por allí el polifacético Eduardo Mestres, presidente de Proava y de 'Els Bodeguers', además de colaborador de LAS PROVINCIAS Multimedia, y le llamaron la atención los restos antiguos. Otro día se percató de que había unas tinajas, por lo que pensó que aquello podría estar relacionado con el vino, y preguntó. Así fue como se enteró de que habían descubierto el 'celler' de una casona medieval y que se iba a respetar. Allí hubo durante siglos un almacén de vino y de otros alimentos. Probablemente hasta se prensó uva y se vinificó, aunque esto no se ha podido demostrar del todo.
Eduardo lo vio claro enseguida. Aquel 'celler' era, y es, seguramente, la muestra más clara y antigua, en el centro de la ciudad, de la antiquísima relación de Valencia con el vino. Un elemento impagable a fin de ganar prestigio y calidad de imagen para los vinos valencianos.
Comenzó entonces un intenso peregrinaje, en silencio, para intentar conseguir que a este espacio recuperado se le diera el buen uso que Mestres imaginó: un pequeño museo de la historia del vino valenciano y una sala de exposiciones ligadas con la cultura enológica. Paso a paso convenció a sus colegas de Proava para que la sede de la entidad se ubicara cerca de este lugar, para formar un conjunto, y al mismo tiempo indagó en el IVVSA para logra una cesión del 'celler'.
Entonces le indicaron que había un problema: una parte del semisótano, la que queda debajo de la calle, debe ser propiedad del ayuntamiento, pero en éste le dijeron que no sabían nada del tema.
Ayer, Mestres consiguió que el concejal de Patrimonio, Alfonso Novo, visitara el 'celler', junto a representantes del IVVSA y Marta Valsangiacomo, directora general de la Conselleria de Agricultura. Todos están de acuerdo con el plan de Mestres y de Proava, y lo apoyarán, cada instancia en su competencia. Novo dio instrucciones para que todo siga adelante, mientras se resuelven los puntos burocráticos de las escrituras de propiedad y los contratos de cesión.
Mestres ya sabe cómo lo hará para que los viandantes de fin de semana y botellón respeten el lugar y no orinen en las escaleras ni lancen allí las latas de refrescos y demás basuras.
Fuente: Las Provincias