viernes

La Generalitat acelera la restauración del Colegio de la Seda por la presión social

Buenos días bloggeros,
parece que la presión social ha conseguido meter prisa a la Generalitat para que inicie de una vez por todas la acometida de un proyecto urgente desde hace décadas: La restauración del Colegio de Arte Mayor de la Seda de Valencia.
Aún así esperamos que las prisas, en este caso, no sean malas consejeras y se haga una restauración respetuosa con la historia del edificio, claramente discernible (que no introduzcan ningún elemento nuevo que nada tenga que ver con el contexto original) y sobre todo con cabeza y con un buen proyecto de por medio. Todos tenemos en mente recientes experiencias desastrosas sobre la recuperación del patrimonio valenciano como el puente de la Trinidad, el Teatro de Sagunto y un largo etcétera que no nombraremos porque necesitaríamos varios blogs, días o incluso vidas para poder exponerlos.
Un saludo.
-------------------------------------------------------------------------------------------------
La Dirección General de Patrimonio y la Conselleria de Infraestructuras de la Generalitat Valenciana han acelerado los trámites administrativos para que las obras en el Colegio del Arte Mayor de la Seda se inicien lo antes posible. La presión social que desde hace varias semanas se ha producido para emplazar a las instituciones a emprender las obras ha sido fundamental para que los organismos públicos den el citado paso y salvaguardar uno de los monumentos histórico-aretísticos de la ciudad, centro neurálgico del negocio sedero.
El presidente de la entidad, Vicente Genovés, explicó ayer que desde las instituciones "parece ser que se han tomado bastante interés en iniciar las obras. La rotura de los testigos del arco de carga debido a las obras del aparcamiento y la presión social han sido fundamentales", comentó quien, precisamente, pide ahora prudencia y calma, así como un voto de confianza a la Generalitat con tal de que inicien unas obras esperadas.
Cultura será la primera en acometer las obras de urgencia y refuerzo del arco de carga del edificio de la calle del Hospital, aunque previamente debe encargar a un restaurador de azulejos la retirada de las losas protegidas de los primeros pisos. Los trabajos que se hagan ya están incluidos en el proyecto que otra Conselleria, la de Infraestructuras, tiene encargado desde 2007 y valorado en un millón y medio de euros. Desde esa conselleria mantenían ayer que los técnicos siguen ultimando un proyecto que ya está hecho y con el visto bueno. Lo que en realidad se ultima es el concurso que, probablemente, se convocará antes de finalizar el mes y los trabajos comenzarán antes del verano. El dirigente del colectivo sedero se reunió ayer con los promotores del colectivo "Salvem el Colegio de la Seda", entre quienes estaban Kat Grajales, Carmen Revert y Antonio Losada, miembros del grupo llamado Academia de Nocturnos cuyo fin es la promoción y defensa de las tradiciones.
Genovés les agradeció la constitución del grupo pero les pidió prudencia en la organización de actos de protesta ante los compromisos institucionales para arrancar la rehabilitación. "Si eso no sucediera en abril seremos los primeros en abanderar protestas", dijo Genovés. Él tiene muy claro que si se reanudan las obras del aparcamiento de la calle Vinatea las repercusiones en la estructura del edificio serán graves.
El colegio sedero ha vuelto a sacar a la venta los lazos de color morado como símbolo de reivindicación del rescate del inmueble y ha abierto una cuenta para recaudar donativos con el fin de ayudar en los trabajos de restauración de pinturas y otros elementos del edificio del siglo XVII. Las fallas de Valencia y otras poblaciones, como Alzira, han sido las primeras en adquirir los lazos
Fuente: Levante-Emv

miércoles

Memoria y arte del espíritu cartujano: las cartujas valencianas

Hola bloggeros,
os adjuntamos la información que nos proporciona la web del Museo de Bellas Artes de Valencia sobre la exposición del arte en las Cartujas valencianas que inaugura hoy miércoles el museo.
Os recomendamos que os acerquéis a verla porque se han traído piezas muy interesantes de Francisco Ribalta, Alonso Cano y Jerónimo Jacinto de Espinosa entre otros autores.
Un saludo.
-------------------------------------------------------------------------------------------------
Del 3/3/2010 al 23/05/2010
MUSEO DE BELLAS ARTES
Comisario: Víctor Mínguez y Vicent Zuriaga
Patrocinadores: Generalitat Valenciana. Consorci de Museus de la Comunitat Valenciana
A finales del siglo XI, en una Europa que conoce el surgimiento de las cruzadas, el conflicto de las Investiduras, el apogeo de la Orden de Cluny y el nacimiento del Císter, aparece la figura de un nuevo reformador religioso, Bruno de Hartenfaust, nacido en Colonia en el año 1027, que propone un camino espiritual alternativo a la riqueza y el lujo cluniacense. Esta nueva manera de entender el monacato se materializará en la primera cartuja, ubicada en el año 1084 en un valle alpino próximo a Grenoble, y se caracterizará por un planteamiento de vida radical: retiro, pobreza, oración y silencio.
La orden de la Cartuja llega al Reino de Valencia el año 1272, formando parte del plan del rey Jaime I de recristianización del territorio. Durante los cuatro siglos siguientes, y coincidiendo con el apogeo de la Orden en la península, se fundan en el reino valenciano hasta cinco cartujas, Porta Coeli, Valldecrist, La Anunciata, Ara Christi y Via Coeli. El esplendor cartujano se alcanzó en el siglo XVI, cuando llegó a contar en Europa con ciento noventa y ocho monasterios masculinos y seis femeninos, alcanzando la cifra de cinco mil seiscientos integrantes.
De las cinco cartujas valencianas, tres perduraron a través de los siglos "Porta Coeli, Valldecrist y Ara Christi", convertidas en una referencia de la espiritualidad monástica valenciana. Porta Coeli pervive actualmente como cartuja, pero Ara Christi y Valldecrist sufrieron los efectos de la desamortización, el expolio y el abandono: su legado artístico mueble fue dispersado y sus edificios convertidos en ruinas. Todavía en 1960 nacerá en el norte de la provincia de Castellón la única cartuja femenina hispana, Santa María de Benifassà, aprovechando un monasterio cisterciense en ruinas.
La exposición Memoria y arte del espíritu cartujano: las cartujas valencianas reúne por primera vez documentos y objetos artísticos de las tres grandes cartujas valencianas, y los pone en relación con otros procedentes de otras cartujas peninsulares. A través de un itinerario que comprende diversas secciones temáticas visualizamos la fundación de la Orden, su llegada al Reino de Valencia, el período medieval, la apoteosis barroca y las aportaciones artísticas de todas las épocas, permitiendo valorar adecuadamente la impresionante herencia cultural y espiritual de una orden monástica medieval cuya regla original permanece hoy en día inalterable, tal como fue concebida hace nueve siglos.
El Museo de Bellas Artes de Valencia ha cedido en préstamo para la ocasión tres obras del pintor Francisco Ribalta:Virgen de Porta Coeli (óleo sobre lienzo, 240 x 172 cm, Nº Inv. 4154), San Juan Bautista (óleo sobre lienzo, 188 x 110 cm, Nº Inv. 466), y San Bruno (lápiz, pluma y aguada sepia sobre papel verjurado amarillento, 320 x 200 mm, Nº Inv. 1640); dos pinturas de Ginés Díaz: el Retrato de fray Juan Nea (óleo sobre lienzo, 182,1 x 100,5 cm, Nº Inv. 3503) y el Retrato de Francisco Maresme (óleo sobre lienzo, 182 x 100,2 cm, Nº Inv. 3266); un Cristo crucificado (óleo sobre lienzo, 171,5 x 113,1 cm, Nº Inv. 3474) de Alonso Cano; una pintura de Jerónimo Jacinto de Espinosa, San Bruno en oración (óleo sobre lienzo, 77 x 95 cm, Nº Inv. 69); la Virgen de la Esperanza (óleo sobre tabla, 94 x 101,7 cm, Nº Inv. 193) de Juan Sariñena; y una Dolorosa (óleo sobre lienzo, 157 x 110 cm, Nº Inv. 369) de José Camarón.
Fuente: Museo de Bellas Artes de Valencia