martes

Lavado de cara a la Virgen de las Victorias

Buenas tardes bloggeros,
 el diario las Provincias nos trae la noticia sobre la restauración de la Virgen de las Victorias, una imagen policromada del siglo XIII y asociada su custodia a la compañía de ballesteros del Centenar de la Ploma (http://es.wikipedia.org/wiki/Centenar_de_la_Ploma).
Os adjuntamos la noticia y la imagen de la Virgen, que pertenece a la Parroquia de San Andrés de Valencia.
 Saludos...

Imagen de la Virgen ya restaurada (Foto: Las Provincias)
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------
La consellera de Cultura, Trini Miró, ha presentado la restauración de la escultura policromada de la Virgen de las Victorias, una pieza anónima del siglo XIII, perteneciente a la Parroquia de San Andrés de Valencia. La obra ha sido recuperada por el Instituto Valenciano de Conservación y Restauración de Bienes Culturales (IVC+r).
Esta imagen mariana, antaño custodiada por la milicia ciudadana del Centenar de la Ploma en la iglesia de San Jorge de Valencia, y en la actualidad venerada en la parroquia de San Andrés de Valencia, ha sido restaurada por la Generalitat Valenciana, a través del Institut Valencià de Conservació i Restauració de Béns Culturals, y ha contado con la colaboración del Servicio de Restauración y Conservación de la Diputación de Castellón.
La consellera de Cultura ha señalado que "desde la Conselleria de Cultura trabajamos para poner en valor nuestro patrimonio cultural, una de nuestras señas de identidad como valencianos" y ha recordado que "la Generalitat Valenciana es un referente nacional, europeo y mundial en la recuperación y puesta en valor del patrimonio histórico-cultural". La consellera ha destacado que "la salvaguarda del legado cultural de la Comunitat Valenciana es un objetivo prioritario de la Generalitat".
Talla policromada
La talla de madera dorada y policromada, presenta a la Virgen como Theotokos o Trono de Salomón. A lo largo de su historia esta imagen ha sufrido múltiples repintes y aditamentos que han desfigurado su aspecto original, siendo la intervención llevada a cabo hacia 1940 la más agresiva, pues alteró totalmente su fisonomía y se le añadió un Niño Jesús del siglo XVIII, que no guarda ninguna relación estilística con la Madre. Estilísticamente la imagen entronca con la tradición románica en la que es destacable su frontalidad y hieratismo. En su parte posterior se aprecia una anilla para su supuesto traslado durante las campañas bélicas.
En 1707, el Decreto de Nueva Planta promulgado por Felipe V ordenaba la disolución de esta compañía creada por Jaime I. Esto supuso la destrucción de sus edificios y la dispersión de sus bienes. De esta forma esta imagen mariana pasó a la cercana iglesia de San Andrés, actualmente San Juan de la Cruz. El rey Jaime I era un gran devoto de la Virgen y siempre llevaba consigo una imagen en sus campañas militares. Este modelo de Virgen sedente, que muestra un fruto en su mano derecha y en la izquierda debía sujetar al Niño Jesús para mostrarlo a los fieles como fuente de gracia y salvación (actualmente perdido), debió acompañar - según la tradición - al monarca en la conquista de Valencia, pues está documentada su salida en procesión como una reliquia "jaimina".
Respecto al autor de esta obra hay que decir que hasta bien entrado el siglo XIV no se documenta ningún escultor en activo en Valencia, por lo que hay que pensar que las imágenes conservadas anteriores a dicha fecha fueron donaciones efectuadas por los monarcas o por los repobladores de estas tierras, y en cualquier caso procedentes de otros territorios de la Corona de Aragón.
Fuente: Las Provincias