miércoles

El Palau dels Valeriola sigue en coma...

Hola bloggeros,
 ayer recogimos esta noticia publicada por Las Provincias en su edición digital, pero hemos esperado a publicarla hoy para añadirle unas fotografías realizadas hace poco más de un año.
 El Palau dels Valeriola es un edificio de principios del XVII que se encuentra en la Calle del Mar, y que está a la espera de una restauración integral desde hace años cuando se puso sobre la mesa un proyecto para un hotel de lujo. La crisis y el tiempo han vuelto a jugar en contra de este palacio que poco a poco se va deteriorando irremediablemente.
 Si su fachada presenta un aspecto muy similar a otro patrimonio cultural abandonado (Colegio de Arte Mayor de la Seda, por ejemplo), la parte de atrás es de auténtica vergüenza. Hace unos años tuvimos acceso a las misma durante el curso "La Valencia Judía" que impartió el CDT en el 2008. Allí pudimos ver la capilla que Jaime I tenía en San Juan del Hospital, el trazado de la calle judía junto con un oratorio en ruinas, y la parte posterior del palacio completamente derruida.
 En el artículo de las Provincias se habla de "valentía" por parte de los propietarios de forma muy inocente. De lo que se debería haber hablado es de obligación y responsabilidad. Obligación de impedir el deterioro y restaurar el palacio por parte de los propietarios (lo han dejado pasar demasiados años y a la vista están los resultados), y obligación de la Dirección General de Patrimonio, que debería hacer cumplir la Ley, que para eso esta. Y en el caso de que los propietarios no la cumplan iniciar la expropiación para que la Generalitat impida el deterioro y la desaparición de este patrimonio cultural.
Esto no lo decimos nosotros ni nos lo inventamos, así lo marca una Ley de Patrimonio Cultural Valenciano 4/1998 del 11 de junio (Capítulo I, artículo 5 punto 1), que parece ser olvidada u obviada con demasiada facilidad y asiduidad por parte de las autoridades valencianas. Así le va a nuestro patrimonio.
Un saludo...
 Palau dels Valeriola (parte posterior)
 En ruinas...
 Antiguo trazado de las calles de la judería...
 Pequeño oratorio que en el 2008 todavía tenía pinturas en la cúpula y que al derrumbarse han desaparecido para siempre. (Fotos: César)
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------
A los propietarios del palacio de Valeriola, situado en la calle del Mar, les ha fallado -al menos de momento- el proyecto de convertir este histórico edificio en un hotel de lujo que ya estaba apalabrado y que se había anunciado tiempo atrás. La cadena hotelera que tenía proyectado abrir sus puertas en esta casa señorial, High Tech, al parecer ha dejado el tema en 'stand bay' como consecuencia de la voracidad de la crisis. Son tiempos difíciles para invertir y, al parecer, se ha dejado el tema en compás de espera hasta que el temporal económico amaine.
A pesar de ello, los dueños han sido valientes y han decidido seguir adelante con el proyecto de rehabilitación del palacio, de unos 1.900 metros cuadrados de extensión, con el objetivo de salvarlo de la ruina y del posible desprendimiento de elementos arquitectónicos. Sin lugar a dudas, una acción plausible que otros muchos propietarios de edificios de zonas como el Carmen deberían de tener en cuenta para salvar el patrimonio.
La intervención no será integral, tal como estaba proyectada en un principio por la cadena hotelera, que pensaba invertir entre cuatro y seis millones de euros. Inicialmente los dueños realizarán tareas de consolidación de la estructura y, de forma progresiva, se completarán posteriores fases, como la fachada. El objetivo es frenar la degradación del edificio, consolidar la estructura y garantizar el futuro del edificio, uno de los referentes indiscutibles de la calle del Mar.
El proyecto servirá para arreglar las cubiertas, eliminar las vigas en mal estado y sustituirlas por otras nuevas o reutilizar y proteger las que se hayan conservado bien y reparar las aplicaciones de marquetería. Además, también se pondrá en valor un muro tapial que hay junto a unos arcosolios (antigua zona de enterramientos judíos) recayentes a la iglesia de San Juan del Hospital. En este caso, los arcosolios no se tocarán, porque es una reforma que corresponde a las futuras obras de reforma del templo colindante, pero sí el muro tapial que linda con ellos.
Una tarea también esencial será la eliminación de elementos impropios, es decir, construcciones interiores situadas junto al jardín interior que no son originales del palacete, pero que se fueron adosando con el paso del tiempo.
Uno de los elementos que todavía no está claro si será recuperable o no es un pequeño oratorio o capilla que había en la zona interior y que está en estado ruinoso, de hecho, la pequeña cúpula debió caer y ya no existe.
Lo que sí se recuperará será unos arcos de acceso a la judería y el ancho y estructura de un atzucat (pequeña trama de calle) del 'Fossar', un tapial antiguo del siglo XIV o XV, que se respetará en el interior del palacete.
Joyas en forma de azulejos
También se van a restaurar unos conjuntos cerámicos del siglo XVII y XVIII de gran belleza. Uno de ellos representa una escena mitológica donde Perseo salva a Andrómeda de ser devorada por un monstruo marino enviado por Neptuno. En otro, por ejemplo, se ve a una bella dama que al acercarse a su amado este se convierte en una zarza.
La mayoría de estos suelos cerámicos situados en las salas nobles se han fotografiado, estudiado y catalogado antes de retirarlos para que luego vuelvan a su lugar exacto, técnica similar utilizada en el Colegio del Arte Mayor de la Seda. La mayoría de las piezas se han extraído para evitar que las obras en cubiertas y estructuras las dañen.
Esta obra se está realizando con el seguimiento paso a paso de la dirección general de Patrimonio, para garantizar el cuidado de los elementos protegidos.
Cabe recordar que, en un principio, la cadena hotelera propietaria de otros hoteles en pequeñas joyas como Petit Palace Bristol o Petit Palace Germanías, proyectaba habilitar entre 60 y 70 habitaciones. Y que este edificio llevaba varios años cerrado, después de haber sido utilizado como se de LAS PROVINCIAS, como pub Juan Sebastián Bach, en la década de los 80, con un foso donde había un león. Y, posteriormente, abrió como local de copas del grupo de ocio Las Ánimas.
Fuente: Las Provincias