viernes

Recortan el muro del Muvim... ¿por qué será?

Buenas tardes bloggeros,
 que miedo nos entra en el cuerpo cuando oímos a un arquitecto hablar de respeto por el patrimonio, recuperación de los restos arqueológicos y otros términos que en muchos casos les son totalmente ajenos, desconocidos e ignorados.
Aunque conozco personalmente a bastantes y muy buenos arquitectos que tienen en cuentan el pasado histórico de un edificio a la hora de realizar sus proyectos, esto no es la tónica habitual dentro del gremio. No hay que olvidar que el arquitecto es ante todo un creador, no un conservador del patrimonio, y por lo tanto le gusta dejar su huella personal en toda obra que realiza aunque sea a costa de los restos ya existentes. En ocasiones el ego de algunos de estos señores termina por cegarlos hasta tal punto que acaban imponiendo su obra a una ya existente, más antigua y con mucho más valor (luego no nos extrañamos de encontramos pifiadas como las escaleras metálicas en el puente de la Trinidad, por citar un ejemplo).
En el caso de los jardines del MuVIM, el patrimonio a conservar y difundir, a quedado bajo toneladas de hormigón. Por este motivo, ante frases del Sr. Consuegra tales como: "Quien diga eso no sabe del proyecto, no tiene fundamento", le pedimos que nos explique y argumente donde encontramos la recuperación, conservación y puesta en valor de  los restos arqueológicos aparecidos en los jardines del antiguo hospital. ¿Dónde ha quedado el respeto por el conjunto histórico y la historia del antiguo hospital y la primera Facultad de Medicina?
 Sr. Consuegra, con todos nuestros respetos, s'ha begut l'enteniment. Su proyecto no es defendible desde el punto de vista de un historiador del arte, un historiador o un arqueólogo. Tampoco desde el punto de vista del sentido común.
 Un saludo...
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------
El arquitecto Guillermo Vázquez Consuegra ha recortado casi un metro el muro que aislaba el Jardín del Muvim de la calle Guillem de Castro. Lo ha hecho por orden de la Conselleria de Infraestructuras, que paga la obra y que entendía que el citado muro impedía la visibilidad del jardín desde la principal calle que lo circunda. El arquitecto asegura, no obstante, que este cambio en sus planes no afecta al proyecto general, que había incluido esta construcción, afirma, para evitar el ruido del tráfico.
Las obras del Jardín del Muvim, también conocido como Jardín del Hospital por estar sobre los restos del antiguo Hospital General y la primera Facultad de Medicina, corren a cargo de la Conselleria de Infraestructuras y tienen un presupuesto de 3,7 millones de euros, más de 600 millones de las antiguas pesetas. Los trabajos, sin embargo, han sido paralizados en varias ocasiones por la aparición de restos arqueológicos o por modificaciones improvisadas del proyecto, como la idea de construir un pequeño auditorio en la parte que pega al Museo Valenciano de la Ilustración y la Modernidad (Muvim).
La última sorpresa fue la construcción de un muro de tres metros de altura que aislaba una parte del jardín, el Patio de los Naranjos, de la calle Guillem de Castro. Limitaba la visibilidad y así lo denunció Levante-EMV hace poco más de un mes.
Esta semana, sin embargo, ese muro ha sido recortado casi un metro y según ha asegurado el propio Vázquez Consuegra, lo ha hecho por orden de la Conselleria de Infraestructuras, que quiere ganar precisamente visibilidad donde el arquitecto sevillano había querido quitar ruido.
No ha sido, de todas formas, un cambio traumático, asegura, pues "no afecta al conjunto del proyecto". Según Vázquez Consuegra, el muro se ha recortado a ras del suelo (marcado por la línea de sillares de la Facultad de Medicina) y ahora habrá que colocar una barandilla para que los visitantes no caigan al Patio de Naranjos, que sigue a un desnivel de dos metros, y para que el conjunto histórico se vea desde el exterior.
El arquitecto quiso recordar que este proyecto es de una gran complejidad porque tiene dos condicionantes muy importantes, que son los restos arqueológicos y el arbolado. Por eso, su intención fue hacer "un jardín unitario", que asumiera la diversidad de los espacios (museo, restos arqueológicos, iglesia, calle de gran circulación etc.) y recreara "atmósferas distintas".
Con pequeños muros de ladrillo se está dibujando, por ejemplo, la "huella" de la desaparecida Iglesia del Hospital, y el Patio de los Naranjos, en uno de cuyos laterales estaba el polémico muro, enmarca las salas del antiguo hospital denominadas de Santa Balbina y del "Mal de siment" (sala de sífilis).
Sobre este espacio, Guillermo Vázquez Consuegra explicó que "siempre ha querido ser una plaza arbolada" rodeada de las columnas pertenecientes a las dos salas antes citadas. Según dijo, la idea de hacer un auditorio partió de "alguien de la Diputación Provincial de Valencia" que no se llevará a cabo.

Consuegra defiende su proyecto

El arquitecto Guillermo Vázquez Consuegra defendió su proyecto para el jardín del Muvim de quienes piensan que trata de realzar la imagen del museo, también obra suya, en vez de recuperar los restos y la historia del antiguo hospital y la primera Facultad de Medicina. "Quien diga eso no sabe del proyecto, no tiene fundamento", asegura. Según dijo, "el museo se concibió como un pabellón dentro del jardín". De hecho, explicó, ahora el edificio se verá parcialmente tapado por el jardín y las columnas y "abrigado" completamente por los árboles.
En este sentido, el arquitecto aseguró que el arbolado actual está sembrado sobre escombros y que tanto éstos como los que se plantarán a partir de septiembre u octubre tendrán un aporte de tierra de alrededor de 30 centímetros. La idea es que las obras hayan terminado en el mes de marzo.
Fuente: Levante-Emv