viernes

Desaparece un jardín por las obras del Pont de Fusta

Buenas tardes bloggeros,
 hace meses, antes de que comenzaran las obras del nuevo Pont de Fusta de Valencia, ya advertimos de los inconvenientes y problemas que iban a ocasionar estas obras, a nuestro parecer innecesarias y muy caras, en una buena parte del patrimonio protegido que hay en la zona (Jardínes de las Alameditas de los Serranos, pretil del río, etc...).
 Como nos temíamos y hoy así lo publica las Provincias, uno de los árboles del Jardín de las Alameditas de los Serranos (siglo XIX) ha sido talado, dando el pistoletazo de salida a la sentencia de muerte de este bello jardín valenciano que será partido por la mitad y arrasado completamente por la máquinas excavadoras y las motosierras.
 Un saludo...

Talando el patrimonio, acabando con la historia
Foto: Las Provincias
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------
 Un árbol de grandes dimensiones fue ayer víctima de las obras del nuevo Pont de Fusta. Plantado en la marginal derecha, las obras de acceso al paso han obligado a despejar un amplio tramo de las Alameditas de Serranos, un jardín protegido que tiene su origen en el siglo XIX.
Un operario subido a una plataforma se encargó de talar trozos del tronco hasta que sólo quedó el tocón. El puente tendrá tres carriles para el tráfico de vehículos, además de una pasarela peatonal con pavimento de madera, separada de la calzada con una fila de palmeras plantadas en el cauce.
El jardín del Turia es ahora, entre el puente de Serranos y el de Trinidad, una inmensa zona de obras donde se amontona la tierra y ponen los primeros pilares del puente. Después de los trabajos de cimentación, las empresas adjudicatarias trabajan ahora en la colocación de los encofrados de la estructura que sostendrá la plataforma de la calzada.
La previsión es acabar las obras antes de la Crida de 2012, que se celebra en las Torres de Serranos, debido a que el encargo incluye el traslado de la gasolinera y la urbanización de una gran plaza, con mobiliario urbano desmontable para facilitar eventos como el citado fallero. La inversión municipal supera los 10 millones.
Fuente: Las Provincias