viernes

Museo Nacional de Cerámica González Martí: «Había cubos de agua junto a los cuadros»

Buenas noche bloggeros,
os adjuntamos la noticia del preocupante estado de conservación de los fondos histórico artísticos almacenados en los sótanos del Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias González Martí que ha publicado hoy las Provincias. Es para llevarse las manos a la cabeza.
 Sótanos llenos de agua, goteras y humedades permanentes no son el mejor entorno para guardar, mantener y preservar las obras de arte allí ubicadas en perfecto estado. Así que si este es el pésimo estado en el que se encuentran los fondos del Palacio del Marqués de Dos Aguas no queremos ni imaginar los almacenes de museos como el San Pío V y otros cuyos edificios y fachadas se caen a pedazos. Auténticas cuevas del horror.
 Saludos...
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Nada bueno debieron de ver los técnicos del Ministerio de Cultura cuando acudieron al Museo de la Cerámica y de las Artes Suntuarias González Martí y el despartamento que dirige González Sinde ha decidido pasar, de un presupuesto inicial para reparar humedades de 90.000 euros, a una partida que supera los 250.000 euros, casi el triple. Eso por una parte, porque la inversión total se divide en dos conceptos. En primer lugar, las citadas obras de reparación de los almacenes situados en el subsuelo. En segundo término, una actuación «de emergencia» en la fachada, que supone un coste de otro cuarto de millón de euros. En su conjunto, medio millón en plenas vacas flacas presupuestarias, que hasta se modificará la Constitución para sujetar el gasto público.
Lo que vieron los técnicos del Ministerio de Cultura ya lo comprobaron los técnicos del Ayuntamiento de Valencia hace tiempo. «Ahí abajo había de todo: cuadros, piezas de cerámica, telas... Cuando llueve hay filtraciones de agua importantes. Había cubos de agua en los sótanos junto a los cuadros y las obras de arte», señalan fuentes municipales que han realizado un seguimiento de años de unos problemas que desde hace dos semanas han provocado un vallado, en plena temporada alta del turismo.
La actuación se prolongará durante meses con el fin de reparar las filtraciones y acondicionar los sótanos del museo, que hacen las veces de almacén del González Martí debido a unas obras de ampliación paralizadas desde hace una década.
La relación entre el Ayuntamiento de Valencia y el González Martí ha pasado por diferentes fases de encuentro y desencuentro. Durante años se aseguró que la fuente situada junto al palacio del Marqués de Dos Aguas era la causante de la entrada de agua en los sótanos del museo.
Sin embargo, según técnicos municipales, se ha comprobado que el problema, finalmente, no se generaba debido a la fuente, a pesar de que desde el entorno del Ministerio de Cultura explicaron a este periódico hace meses que el elemento ornamental anexo al edificio era el que provocaba el mal estado de los almacenes.
Y mientras el debate sobre por qué entraba agua en los sótanos se ha alargado varios años, las filtraciones han continuado produciéndose.
«Era una pena bajar a esos almacenes. Allí se guardan las cosas como se puede, pero es una zona muy oscura y, cuando llueve, muy húmeda. Da una sensación tenebrosa», relatan desde el Consistorio valenciano.
En este sentido, la delegada del Gobierno en la Comunitat, Ana Botella, señaló en declaraciones a la cadena Ser la pasada semana que se han trasladado parte de las obras de arte que, hasta ahora, se guardaban en las dependencias del Museo aquejadas por las filtraciones de agua de lluvia procedentes del pavimento de la calle Poeta Querol.
El Palacio del Marqués de Dos Aguas es de titularidad estatal y fue declarado Bien de Interés Cultural en 1941, con categoría de Monumento Histórico Artístico. El González Martí es el único museo que el Ministerio de Cultura gestiona en la ciudad de Valencia. En lo que va de año ha recibido 80.000 visitas, según Delegación de Gobierno.
Desde 2002, las obras almacenadas en los sótanos del museo valenciano esperan una solución. En 2007, el Ministerio de Cultura culminó un proyecto de ampliación que se presentó al Ayuntamiento de Valencia. A partir de ahí, el plan de actuación entró en un limbo administrativo en el que aún se encuentra atrapado.
La actuación que deben consensuar Gobierno y Consistorio permitiría ganar más de 1.000 metros cuadrados de exposición, además de mejorar el espacio de almacenamiento, situado en los sótanos. El Ministerio aparcó la negociación para comprar un inmueble contiguo al museo. La tasación inicial de los propietarios se consideró excesiva en un principio.
El debate sobre la ampliación ha quedado en segundo plano ante las evidentes necesidades de reparar las instalaciones actuales. Junto a las filtraciones en los sótanos que recaen en la calle Poeta Querol, el Consejo de Ministros aprobó hace una semana obras de emergencia en las fachadas del histórico palacete, que recibirá 251.388,59 euros para la sujeción de elementos sueltos y que deben ser reintegrados, consolidar restos de yesos, estucos y piezas de terracota con la renovación de los anclajes necesarios, sellar fisuras y grietas y restaurar carpinterías de madera en balcones.
Fuente: Las Provincias