lunes

El MuVIM despide a los cinco actores que amenizaban las visitas guiadas

Hola bloggeros,
 noticia triste la del despido de los 5 mimos que trabajaban en la exposición permanente del MuVIM la Aventura del Pensamiento. Una de las mejores y más interesantes visitas guiadas de todos los museos de Valencia que ahora queda huérfana por los recortes económicos llevados a cabo por la Diputación en la materia de cultura.
 Creemos que esta austeridad (que nos repiten hasta en la sopa) debería ir en otra dirección y no precisamente en detrimento de la calidad de la difusión del patrimonio, como es el caso. Una vez más las administraciones públicas elijen el camino equivocado, llevándose por delante lo puestos de trabajo de estas personas que han pasado los últimos 10 años representando magníficamente sus respectivos papeles y que habían conviertido la Aventura del Pensamiento en una experiencia totalmente original y diferente.
Así pues, ¿cómo enfocará el MuVIM el recorrido de la exposición sin la vital participación de estos personajes? ¿cambiará una fórmula que ha funcionado y funciona, con un éxito rotundo de público, durante más de 10 años?
 Probablemente los cargos políticos que hayan tomado esta desacertada decisión no hayan disfrutado nunca de esta exposición y si lo han hecho, desde luego ni han vivido la "aventura" ni han tenido "pensamientos" inteligentes en su vida.
 Un saludo...
P.D: Fijaros bien en los salarios que cobraran estas personas (sobre 500 euros). Esto es lo que paga la administración pública y sus subcontratas a unos profesionales como la copa de un pino. Luego que venga Grisolia y el CVC en pleno para hablarnos de voluntariados, prácticas externas, becas y demás estupideces.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------
El Museo Valenciano de la Ilustración y la Modernidad (MuVIM) -uno de los referentes de la valencia más urbana y actual- no ha podido salvarse de la crisis y de los recortes en cultura.
Desde el pasado viernes, el centro ubicado en el número diez de la calle Quevedo de Valencia ya no cuenta entre sus trabajadores con el conocido grupo de actores que amenizaba las visitas guiadas al museo, convirtiéndolas en una experiencia diferente y dotando de color a las diferentes exposiciones itinerantes que pasan por sus salas a lo largo del año.
La decisión del despido de los cinco mimos fue confirmada ayer por fuentes de la Diputación de Valencia, que alegaron que "la decisión se engloba dentro de un contexto global de reajuste y revisión del proyecto y servicio del MuVIM".
Versiones diferentes
Aunque desde el centro cultural hablaron de la rescisión de un contrato temporal, la versión ofrecida por los sindicatos es muy diferente. Fuentes sindicales confirmaron que en todos los casos se trata de un un despido improcedente -45 días por año trabajado-, acompañado con indemnizaciones cercanas a los 8.000 euros.
Los cinco intérpretes se encontraban contratados desde hace diez años por Imelsa (Impulso Económico Social SA), el único organismo público que sobrevive en la plantilla de la Diputación de Valencia en la actualidad. De hecho, los cinco artistas conocieron la decisión en las oficinas del ente público ubicadas en el barrio del Carmen el pasado viernes a las dos del mediodía. Fuentes sindicales confirmaron que "se encuentran hundidos. Han perdido una ocupación que venían desempeñando desde hace diez años en plena crisis. Un trabajo -el de actor cara al público- muy duro y puramente vocacional".
Ahora, entre la plantilla del MuVIM solamente sobreviven dos administrativos contratados por el ente público dependiente de la Diputación.
El grupo de actores -todos originarios de Sueca- se encontraban en la nómina de Imelsa desde el año 2001, cubriendo horarios de seis horas entre semana. Desde hace diez años acompañaban a las visitas concertadas al centro por las diferentes salas de exposición, ataviándose con uniformes y ropajes cercano a las temática de las muestras.
Con un salario bajo -levemente superior a los 500 euros al mes-, los conocidos mimos se habían convertido durante el último decenio en un elemento diferenciador de la oferta del MuVim. Ahora, están condenados al ostracismo laboral por los recortes ocasionados por la crisis.
Fuente: Levante-Emv