viernes

El hallazgo de acequias y restos del jardín de Ripalda retrasa un año las obras en Monforte

Buenas tardes bloggeros,
 a aquellos que han preguntado en el blog cuando volverá a abrir el Jardín de Monforte, aquí tenéis la respuesta. La aparición de restos arqueológicos han producido este retraso.
 Seguiremos atentos a la evolución de las obras.
 Un saludo.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------
El primer cartel de obras que se colocó en la puerta del parque historico, en diciembre de 2010, decía que volvería a abrir sus puertas el 16 de marzo de este año. Pasado ese plazo se habló del 30 de junio, al igual que los bulevares de las Grandes Vías. Ayer, la junta de gobierno aprobó pedir una prórroga al Gobierno para seguir trabajando en el jardín de Monforte al menos hasta el 31 de diciembre.
El motivo de la demora, que se prolongará casi con seguridad al año completo, es la investigación arqueológica que se realiza de manera paralela a las obras. Poco a poco, han ido apareciendo restos de escaso valor patrimonial aunque muy interesantes para documentar épocas pasadas del considerado como muchos el jardín más bello de toda la ciudad.
Se trata en su mayor parte de la red de acequias que daban servicio al parque, que han ido apareciendo apenas a unos centímetros por debajo de la cota de la calle. El seguimiento arqueológico se realiza en todos los itinerarios peatonales que hay en los 12.000 metros cuadrados de zonas verde.
Más interesante que lo anterior han sido los hallazgos del jardín asociado al palacio de Ripalda, desaparecido con la construcción del edificio conocido como la Pagoda. Los técnicos han encontrado estas trazas en un pequeño solar situado entre la plaza Legión Española y la propia calle Monforte.
Durante la redacción del proyecto, la empresa encargada adjuntó unos planos del antiguo jardín, por lo que había una idea aproximada de lo que podía encontrarse. La voluntad inicial fue incorporar estos restos en la ampliación del parque, aunque es una cuestión todavía a decidir por el Ayuntamiento.
«Ahora se trata de decidir lo que se conservará y lo que sólo hace falta que sea documentado», apuntaron fuentes municipales, quienes precisaron que los restos no pertenecen en ningún caso al palacio.
Los jardines de Monforte están cerrados desde el pasado 20 de diciembre. El único acceso se encuentra en la plaza de la Legión Española, aunque en la ampliación se quiere colocar otra puerta. El palacete se utiliza dos días a la semana para celebrar bodas civiles, aunque no hay acceso directo al parque.
Acerca de las obras, consisten en la remodelación integral de los caminos, tanto los de tierra como los adoquinados. Así se aprovechará para reforzar la red de drenaje y otras instalaciones para el riego. En algunos lugares, la jardinería también se mejorará con la plantación de nuevos ejemplares.
El Ayuntamiento habló en un comunicado de «importantes hallazgos», aunque las mismas fuentes rebajaron después el valor de los restos encontrados. El jardín está abierto al público desde 1973 y tiene la máxima protección patrimonial desde 1941.
En su interior hay 33 estatuas de mármol que también serán restauradas. Algunas piezas presentan daños de consideración por el paso del tiempo y la falta de mantenimiento. El Instituto de Restauración redactó un completo dosier acerca de las necesidades de cada pieza, que en su mayor parte adolecen de grietas y humedades.
El proyecto ha tenido que ser modificado sustancialmente en lo que se refiere a la configuración de la nueva zona de vestuarios prevista, debido a los elementos de mampostería encontrados en el subsuelo. Por esa razón, hará falta una nueva autorización de la Conselleria de Cultura antes de acometer esta parte de las obras. Este trámite hace imposible acabar la ejecución el 30 de junio. La inversión de 1,4 millones de euros corre a cargo del segundo plan de ayudas estatales.
Las obras se adjudicaron definitivamente el 29 de octubre de 2010 a favor de la unión temporal de empresas Pavasal y Cyrespa Arquitectónico, SL. Las precauciones son de tal calibre que los operarios trabajan con azadas y otras herramientas, no con máquinas excavadoras.
Estas últimas se utilizaron sólo para la demolición del muro que separaba el jardín del solar que servirá para la ampliación. Es el único derribo aprobado sobre la planta actual, que apenas cambiará.
En otro proyecto que nunca se llegó a aprobar, el Consistorio quiso derribar parte del muro exterior, en la parte de las calles Monforte y Severo Ochoa, para que fuera sustituido por una verja metálica. De este modo se perseguía una mejor aireación del arbolado, que en algunas zonas tiene exceso de humedad que lo perjudica.
Esta iniciativa quedó paralizada tras la denuncia que desembocó en el procesamiento del concejal de Urbanismo, Jorge Bellver, debido a la falta de autorización de Cultura de un parking en la calle Severo Ochoa, juicio que está pendiente.
Fuente: Las Provincias

jueves

Dos más en la frente

Buenas tardes bloggeros,
 voy a ser breve porque el tema se repite una y otra vez, así que prefiero que hablen las imágenes y veáis como está de bonita nuestra ciudad. Sumamos y seguimos. Ahora que opinen los Colegas Valencianos de Camps y que nos digan cómo hay que proteger nuestro patrimonio. Lástima de 2 millones de euros que se tiran todos los años a la basura.
 Un saludo.
El puente del Mar vuelve a estar pintado (Fotos: César)

lunes

Las obras del carril bici en el jardín del Turia se topan con restos arqueológicos

Buenas tardes bloggeros,
 hoy hemos encontrado una noticia en el Levante-Emv sobre el hallazgo de restos arqueológicos entre los puentes de la Trinidad y del Real, y si bien nos produce una enorme alegría, también nos pone un nudo en la garganta al preguntarnos que será de ellos.
 ¿Por qué esta preocupación? Muy sencillo. Por el poco respeto que se tiene por el patrimonio cultural en esta ciudad y sobre todo por el arqueológico, y más viendo los últimos sucesos en los jardines del MuVIM donde se han arrasado las huellas del antiguo hospital del mal de siment con la retro excavadora y toneladas de hormigón.
 Por la zona donde han aparecido estos restos, podría tratarse de un antiguo acceso a uno de los embarcaderos que tenía el río Turia. Sabemos que por la zona del hallazgo hubo uno que, entre otras cosas, fue usado para la celebración de la famosa Naumáquia (recreación de una batalla naval) que se llevo a cabo en el antiguo cauce del Turia con motivo del centenario de la canonización de San Vicente Ferrer (1755).
 Si os fijáis en la foto, veréis un embarcadero a mitad de camino entre los dos puentes que podría ser el que ha aparecido durante las obras para el carril bici. De ser así sería magnífico restaurarlo y ponerlo en valor. 


Como no nos fiamos ni un pelo de esta gente que gestiona nuestro patrimonio, vamos a estar muy pendientes del trascurso de las obras para evitarnos otro disgusto con el que nos llevamos con los restos del antiguo hospital. Realizaremos fotos y miraremos con lupa cada paso que den.
 Saludos...
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------
 Junto al puente de la Trinidad, en la marginal derecha, la empresa adjudicataria de las obras ha comenzado la construcción de otro acceso desde la calle al nuevo carril bici. Al igual que el ya terminado, en las inmediaciones del puente del Real, se utilizan grandes piedras para formar las rampas desde el viejo cauce.
Aunque en el primer lugar, la excavación superficial de la tierra ha deparado una sorpresa. Los operarios se han encontrado con estructuras de hormigón, que permanecen tapadas con lonas blancas a la espera del informe de los arqueólogos.
Justo a la altura del hallazgo se puede la línea de una antigua escalera pegada al pretil. Fuentes municipales no precisaron ayer si las grandes losas están asociadas con un antiguo embarcadero u otro uso en el pasado del viejo cauce.
El pretil está protegido por su valor patrimonial, por lo que las obras de los nuevos accesos contaron con la autorización de la Conselleria de Cultura. La idea es hacer un jardín mucho más permeable para los ciclistas, una auténtica «autopista verde» que cruce la ciudad de este a oeste. Con una inversión de 1,4 millones de euros, la presencia de estos restos arqueológicos son el primer obstáculo con el que se encuentran. La decisión pasará por el desmontaje de la base de hormigón o el cubrimiento con tierra para su conservación.
Fuente: Levante-Emv