martes

5º Mandamiento del Patrimonio Cultural Valenciano

Buenas tardes bloggeros,
 que nuestro patrimonio histórico y cultural es muy importante es algo que sabemos tod@s. Que además puede y debe de ser fuente de riqueza y de desarrollo es una cosa que parece pasar desapercibido para las administraciones públicas. Solo hay que ver como está gestionado nuestro patrimonio, nuestros museos y nuestros monumentos.
Muchos podrán escudarse con un lacónico: ¡Es por la crisis! Basta ya. La palabra está más que desgastada y hace tiempo que huele a excusa barata y a comodín para todo. No podemos pasarnos todo el santo día lamentándonos y menos aún delante de un filón económico sin explotar como lo es el patrimonio cultural. Sabemos que la cosa pinta mal, pero hay que cambiar la mentalidad y ponerse a trabajar y de verdad. Si bien no vamos sobrados de dinero,  el poco que había se ha repartido mal, se ha invertido peor, y se ha tirado por la alcantarilla en gastos inútiles como el CVC (un auténtico agujero negro) y otros organismos-fundaciones que siguen chupando cual vampiros de las arcas públicas y sin aportar ni generar ningún beneficio a nuestra sociedad. ¿A que esperan entonces para suprimirlas y desviar estos fondos a otros menesteres más productivos?
 Debemos aparcar para siempre estas ideas y conceptos obsoletos y rancios y remplazarlas por otros más útiles y positivos centrados en una inversión inteligente y productiva en patrimonio cultural. Ya va siendo hora de que se le dé la importancia que le corresponde a esta fuente de riqueza y de puestos de trabajo. Y no se trata solamente de que miles de turistas visiten la ciudad, gasten el dinero en los alojamientos, restaurantes, souvenirs, etc. Es mucho más. 
Se trata de dotar a los museos, salas expositivas y monumentos de la ciudad de contenidos didácticos, de unos programas interesantes y atractivos para tod@s los ciudadan@s, exigir una dirección realmente válida, competente y cualificada para los mismos (y no la que tiene el San PíoV). Hay que convertir estos espacios en lugares con sentido y no contenedores vacíos. Algo atractivo y rentable para los de fuera y para los de aquí. Y esto no se consigue precisamente con la forma de trabajar que se viene realizando desde hace décadas. Nuestro patrimonio tiene que estar en manos de gente válida, cualificada, que sepa lo que se hace, que lo viva y que lo disfrute. Nunca en manos de incompetentes que ni saben ni tienen ganas de trabajar. El político de turno y sus amigotes no tienen cabida en otros lugares. Deben mantenerse lejos, y cuanto más mejor.
 Personalmente, cuando visito los museos y monumentos de la ciudad encuentro que en la mayoría de los casos la información que se le da (o en otros casos no) resulta tediosa, pobre, pesada e incomprensible. Cuatro carteles mal colocados, poco visibles y lejos de la comprensión de gran parte del público no son la mejor tarjeta de presentación. Esta demostrado que no sirve para nada. No es de extrañar pues que veas a gente deambular por los pasillos de los museos, sin rumbo y sin saber ni entender lo que tiene delante de sus ojos. Por eso mismo una buena inversión en nuevas tecnologías (que de nuevas ya tienen poco) animaría a los ciudadanos a redescubrir los tesoros que se esconden en los museos de su ciudad y podría ser a la larga beneficiosa.

Por eso creemos que el 5ª mandamiento debería quedar así:

5º "Inculcarás en la conciencia de las administraciones públicas y en los responsables de la enseñanza la importancia de nuestro patrimonio como fuente de riqueza, factor de desarrollo y un gran valor social como testimonio de nuestra identidad histórica y cultural".


Saludos...