miércoles

El Jardín Botánico no es una falla ni una nave espacial intersideral

Buenos días bloggeros,
 os adjuntamos la siguiente reflexión de nuestro compañero Antonio Marín sobre otra amenaza más que se cierne, en este caso, al Jardín Botánico. En la linea de los proyectos sin pies ni cabeza que amenazan constantemente el patrimonio cultural valenciano, con obras absurdas e innecesarias, vulneración sistemática y reiterada de la Ley de Patrimonio Valenciano y otras barbaridades auspiciadas por nuestros "amados" políticos.
Un saludo...
--------------------------------------------------------------------------------------------------------
 ¡Pero que obsesión por destruir nuestros jardines históricos tienen algunos arquitectos! Miren ustedes, señores autores de la exposición "Arquitectura i Natura: una visió del Botànic", el Jardín Botánico es un BIC y cualquier intervención en ese espacio y su entorno tiene que regirse por unas estrictas normas legales, que veo que ignoran totalmente los autores de esos proyectos tan alucinantes e irrealizables... Y eso de abrir el Jardín, además de un disparate es puro terrorismo cultural. 
 Podríamos hablar (y ya hablaremos largo y tendido en un futuro inminente), pero cualquier intervención en el Patrimonio Cultural debe contar siempre con los afectados y respetar la legalidad. 
 Recuerden eso de que "los inventos siempre con gaseosa". Cualquier proyecto de intervención en un conjunto, jardín o monumento protegido, debe ser consensuado y elaborado por equipos multidisciplinares, para evitar alterar el espíritu del bien a rehabilitar y revalorizar. Y no es una opinión caprichosa, pues me limito a repetir lo que dicen las leyes vigentes y las recomendaciones de la UNESCO. 
 Yo me pongo a temblar cada vez que veo a los discípulos de Calatrava intentar vendernos sus proyectos, que además de costosos son innecesarios y absurdos. 
 Un jardín es un jardín y no una falla ni una nave espacial y se debería contar con los autores del Jardín de las Hespérides y con las entidades vecinales de la zona, que seguro que tienen mucho y bueno que aportar para la necesaria ampliación del maravilloso Jardín Botánico de Valencia.

Antonio Marín Segovia
Secretario-Portavoz de Cercle Obert de Benicalap