sábado

Le llamaban Trinidad...

Buenas noches bloggeros,
 antes de irnos a dormir queremos presentaros a Trinidad, un famoso graffitero que actúa como un auténtico delincuente en los sillares el Puente de la Trinidad. Sus muescas lucen desde estos días en uno de los puentes más pintados en su parte alta.
Dos pintadas con garabatos azules manchan, otra vez más, un puente en el que se invirtió muchísimo dinero para dejarlo como nuevo. Ahora toca limpiarlo (veremos cuándo) y cargarlo a nuestra cuenta. 
Trinidad puede irse a dormir esta noche feliz por su hazaña y muy tranquilo por las consecuencias de su acto. Mañana tendrá un nuevo objetivo porque delinquir en esta ciudad es gratis.
 Un saludo...


Fotos: Propiedad de Círculo por la Defensa y Difusión del Patrimonio Cultural.
Licencia Creative Commons 3.0