miércoles

Resumen de la ruta: Zona Burka

 El pasado sábado 1 de diciembre tuvo lugar la 1ª ruta de “La Cara Oculta del Centro Histórico” en un recorrido por los principales puntos del patrimonio cultural valenciano del centro histórico que permanecen ocultos para la gran mayoría de los valencianos.

 Hemos usado el término “oculto” con un doble sentido, pues gran parte de esta riqueza cultural continúa escondida por culpa de la administración pública valenciana, que sigue sin elaborar un proyecto claro y bien diseñado de difusión de nuestro patrimonio. La poca información (en ocasiones inexistencia) que se proporciona en los diferentes puntos de información turística de la ciudad hacen de estos rincones unos completos desconocidos para los propios ciudadanos y para los turistas que nos visitan. A esto hay que añadir que el abandono, la ruina y la falta de inversión económica para recuperar, potenciar y revitalizar estos bienes, “ocultan” todavía más estos tesoros del centro histórico, tapándolos con los “burka” de mallas verdes que proliferan cada vez más en nuestra ciudad.
 El incumplimiento continuado de la Ley de Patrimonio Cultural Valenciano 4/1998 por parte de todas las administraciones públicas agrava aún más la lamentable situación por la que atraviesa nuestro patrimonio, no sólo en el Centro Histórico sino también en muchos de los barrios de la ciudad donde están catalogados numerosos Bienes de Interés Cultural y Bienes de Relevancia Local.
 Desde nuestra asociación, Círculo por la Defensa y Difusión del Patrimonio Cultural, hemos trabajado conjuntamente con otros colectivos como Xarxa Urbana, autores de la “Ruta del Despilfarro”, la del “Abandono Patrimonial” o la “Ruta de la Educación”, y Cercle Obert de Benicalap, para diseñar un recorrido que permita poner sobre la mesa los distintos puntos de interés cultural que están ocultos por los motivos que ya hemos explicado. Colocar un gran foco que arroje luz donde la administración se empeña en proyectar sombras, desconocimiento y burkas para tapar una situación lamentable e insostenible.

Nuestro recorrido por el Centro Histórico de Valencia ha querido también incluir dos puntos situados “extramuros” y que permanecen olvidados y abandonados por la administración.

 El punto de encuentro para iniciar la ruta fue en la puerta de los Jardines del Real, llamados popularmente “Viveros”, ya que sirvieron como vivero de árboles a partir de 1903, cuando pasó a manos del Ayuntamiento de Valencia. Tras las presentaciones y explicación de la filosofía de la ruta nos acercamos al Palacio del Real, que desde su inauguración a finales de 2009 ha sido seguido muy de cerca desde este blog. Desde esa fecha hemos denunciado públicamente la inexistencia de un centro de interpretación a pesar de que se recuperó y se habilitó una pequeña caseta para tal fin. La misma ha permanecido cerrada desde la fecha y sólo ha servido para que los gamberros la llenen una y otra vez de pintadas y grafitis. También hemos insistido en la necesidad de un mayor mantenimiento del entorno en las labores de jardinería y limpieza, puesto que la vegetación y la basuras se amontonan constantemente en las ruinas.
 Otro punto de ha despertado gran interés ha sido el Museo de Bellas Artes de Valencia San Pío V. El estado de deterioro de las fachadas y de las torres del antiguo Colegio San Pío V se hace todavía más patente con la colocación crónica de “burkas” metálicos a la espera de una intervención urgente que nunca llega. La 2ª y 3ª planta del mismo permanece cerrada al público debido a los graves problemas de goteras y filtraciones que estaban afectando a las mismas obras de arte. Tras una visita denuncia de nuestra asociación junto con Cercle Obert, el museo optó por ocultar estos pisos para no tener que pasar más vergüenza. La falta de didáctica, gestión y coordinación de los gerentes del propio museo, con su directora Paz Olmos (nombrada a dedo) a la cabeza, nos hace solicitar una vez más el cese de todo el equipo directivo y la apertura de un proceso legal y transparente para la elección de una dirección verdaderamente cualificada, independiente y alejada de los intereses partidistas de unos y de otros.

 La prometida 5ª fase de ampliación es otro de los problemas que centra el foco de interés, sobretodo en la prensa. La aprobación e inclusión en los presupuestos para su ejecución se ha convertido en una auténtica pesadilla adornada de mentiras y excusas y sazonada con un grado intolerable de incompetencia y falta de voluntad política. Bien porque la inclusión de estas partidas presupuestarias no se solicitan en los plazos requeridos, bien porque siguen habiendo problemas de licencias entre el Ayuntamiento de la ciudad y la Generalitat Valenciana, la situación permanece estancada y con un claro perjudicado: El propio Museo.

 Tras la visita al museo nos dirigimos al Barrio del Carmen para ver los restos de la muralla islámica; un refugio antiaéreo ubicado entre las Calles de Serranos y la Calle Palomino; un Celler del siglo XIV; una Casa Taller de Obrador de época medieval única en Valencia y los restos de la Barbacana que se encuentran en el Centre Octubre de la Calle San Fernando.

 De la mano de Wiergo, uno de los miembros más activo de la Asociación de Vecinos del Carmen, recorrimos las calles y conocimos los entresijos de los diferentes planes de actuación que se habían realizado en el barrio (Plan RIVA), con especial interés al Plan de la Muralla del año 2002. Un plan con la clara intención de expulsar, expropiar, desalojar y llevar a la venta forzada a unas 200 personas y derribar 16 edificios (incluyendo la Casa Taller para sacar a la luz los cimientos de la muralla islámica). Esta mentalidad de anticuarios mostrada tanto por la administración como por sus técnicos choca frontalmente con los propios vecinos, con la legalidad vigente y hasta con el sentido común. Por ello, en el 2004, el plan fue modificado por una propuesta consensuada que ha resultado un fracaso absoluto por el silencio de la administración que ha permitido un mayor deterioro de las propiedades que tenían que ser expropiadas. Retraso, lentitud y la no ejecución de las obras de iniciativa pública agravan la situación de muchos edificios en ruina (con Burkas), del propio patrimonio cultural y la proliferación de solares en el barrio (más de 120). En resumen: Abandono, degradación, suciedad, pérdida de habitantes, ruidos, etc.

 Pudimos ver la Torre del Ángel y el lienzo de muralla adosada (BIC desde 1963)que, a pesar de tratarse de los restos más antiguos de la ciudad en superficie (siglo XI), nuestro ayuntamiento ignora cuando no desprecia. Si no, no se entendería el estado tan lamentable que presenta dicha torre y el propio entorno. A unos pocos metros se encuentra también la Torre de la Mare Vella, dentro de un parking mitad público, mitad privado, y que se halla igualmente abandonada. Ambas torres no tienen ningún cartel identificativo que nos permita saber que son. Una vez más falta de difusión del patrimonio.

Continuando con nuestro itinerario visitamos la Casa Taller del Obrador de orfebrería. Un taller medieval que en época islámica estaría situado en la zona de los artesanos que poblaban la antigua Balansiya. El propietario, José March, nos mostró amablemente las distintas dependencias de la casa, donde pudimos apreciar la belleza del conjunto arquitectónico, el suelo empedrado original, las diferentes herramientas y las obras de arte hechas con las manos de expertos artesanos. Un lugar único en Valencia al que la administración pone toda clase de trabas para darse a conocer y que quiso borrar de un plumazo para recuperar restos de cimentación de la muralla islámica. Fue el gran descubrimiento de la ruta.

 Nuestro recorrido continuó en dirección al Portal de Valldigna, apertura hecha en la muralla por los cristianos en 1400 y la Calle Salinas, donde permanece abandonado, sin identificar y muy deteriorado, otro lienzo de muralla que alcanza más de 5 metros de altura y alrededor de 2 metros de ancho. De aquí nos acercamos al Colegio Mayor Rector Peset de la Universidad de Valencia para ver más restos de la muralla islámica recuperados con la iniciativa privada de la propia Universidad. Allí denunciamos que la administración sólo ha invertido dinero público en la recuperación de los restos islámicos de la muralla en la Galería del Tossal, a pesar de que en la ciudad hay numerosos vestigios de la misma.

 El Tossal (deformación de la palabra Trós Alt) es una sala de exposiciones que pertenece al Ayuntamiento de Valencia y allí podemos encontrar un importante fragmento de lienzo de la muralla del siglo XII y restos de la canalización de la acequia de Rovella efectuados en el XIV. Dependiendo del horario y de las ganas de la propia administración por abrir, ya que en muchos casos depende de si hay o no hay exposiciones temporales, se puede visitar o no. Se trata del único lugar donde podemos encontrar explicaciones de la muralla islámica y un plano con el recorrido y los puntos de interés de todo el perímetro de los antiguos muros de Balansiya.

 Tras el almuerzo, los responsables del Centre Cultural Octubre nos mostraron el edificio y pudimos ver restos de la barbacana de época islámica sufragados, una vez más, con la inversión privada y subir a la terraza para contemplar en altura el Barrio del Mercat.

 A continuación nos dirigimos al entrono de la Lonja de los Mercaderes y al de los Santos Juanes, en el Barrio del Mercat. Pudimos ver el estado de abandono de les Covetes de San Joan, dentro del BIC de la propia Iglesia, del BIC del Mercado Central y del BIC la Lonja, que además es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. La mayoría de estes “covetes” están en manos privadas y en su planteamiento urbano constan como uso religioso. La Lonja tampoco escapó de nuestras críticas, pues a pesar de ser Patrimonio de la Humanidad desde el 5 de diciembre de 1996, todavía no tiene ni redactado ni aprobado el Plan Especial de Protección tal y como obliga el artículo 34.2 de la Ley de Patrimonio Cultural Valenciano, que dice así:

“La declaración de un inmueble como BIC conlleva la obligación de aprobar provisionalmente un Plan Especial de Protección en el plazo de una año desde su publicación de la declaración como BIC”.

 La ausencia de Planes Especiales de Protección fue otra de las constantes de nuestra ruta. Ninguno de los BICs de la ciudad de Valencia lo tiene aprobado a pesar de que ya han pasado más de 14 años desde la entrada en vigor de la Ley de Patrimonio Cultural Valenciana. La falta de voluntad y de interés por parte de nuestros políticos permite el deterioro continuado de nuestro patrimonio. La Lonja, por ejemplo, no ha peatonalizado su entorno a pesar de que la UNESCO y la propia Ley obliga al Ayuntamiento a proteger con especial atención el monumento. Sin embargo, el Ayuntamiento se dedica a gastar el dinero en caprichos de la Concejala Mayren Beneito, que ha querido cambiar el acceso principal del edificio de la Plaza del Mercado a la Plaza de la Compañía gastándose cerca de 200.000€ y alegando, entre otras cosas, que entraba mucha gente para ir al baño y había que estar fregando constantemente, que había mucha contaminación y que esto afectaba al monumento, que había mucho ruido y una larga serie de sin sentidos que pudimos redebatir con nuestros argumentos (publicados también en el blog): http://www.conocevalenciapaseando.blogspot.com.es/2012/11/reflexiones-sobre-el-nuevo-acceso-la.html

 Después de contemplar un entorno tan degradado, lleno de Burkas y con esqueletos de edificios apuntalados en ruina, nos adentramos en Velluters para ver el edificio del Gremio de Carpinteros, explicar los derribos masivos en el Barrio, junto a Escuelas Pías y atravesar el Barrio Chino para llegar finalmente al Colegio del Arte Mayor de la Seda, abandonado hace más de 20 años con la complicidad del Ayuntamiento, la Generalitat, la oposición y los propios afectados, que son incapaces de hacer cumplir el acuerdo que firmaron con la administración pública para acometer las obras urgentes de rehabilitación de un edificio apuntalado y en ruina. Y aunque en su época de mayor esplendor llegaron a haber en el barrio más de 3800 telares trabajando la seda y haciendo de la ciudad de Valencia uno de los referentes internacionales de este noble oficio, el aspecto exterior tanto del Colegio como del barrio lo dice todo.
Un saludo.


Licencia Creative Commons