sábado

Patrimonio a pedales (Centro Arqueológico de la Almoina)

Buenas tardes bloggeros,
 esta mañana me he acercado al Centro Arqueológico de la Almoina y he podido comprobrar que nuestro patrimonio funciona a pedales. Una expresión que ha utilizado uno de nuestros seguidores, Pablo Aparicio Resco, al que agradecemos su aportación, y que me viene como anillo al dedo para poder explicar el estado de uno de los museos con mayor potencial de Valencia. Y aunque en un principio se apostó fuerte por este espacio museístico y se invirtió una gran suma de dinero en la novedosa tecnología audio visual, a fecha de hoy la Almoina ha perdido fuelle, frescura e interés por la falta de mantenimiento, inversión, didáctica, actualización, etc.
 El primero de los problemas con el que uno se encuentra es en la absurda prohibición de hacer fotografías en todo el recinto. En el resto de museos y centros de gestión municipal (excepto en el Museo Histórico de la Plaza del Ayuntamiento, donde tampoco están muy por la labor) no hay o no suele haber ningún problema a la hora de hacer fotos, sobretodo si estas se hacen sin flash. Por este mismo nos preguntamos: ¿De qué tienen miedo entonces?
 Según hemos podido averiguar, estas órdenes vienen dadas desde arriba (desde las "altas esferas") y por esto pensamos que la única y verdadera intención es evitar que se fotografíen los numerosos desperfectos que el recinto ha ido acumulando casi desde su inauguración allá por el año 2007 (y van en aumento) y que los mismos salgan en prensa (como la lámina de agua). No quieren que les coloreen la cara porque saben que ya hay muchísimos motivos para ello.
Otro de los problemas que queremos denunciar está en la zona de Balansiya, concretamente en uno de los expositores del panel de la Rauda (cementerio Real). Una de las vitrinas de cristal está rota y han colocado un cartel para indicar el peligro de apoyarse en la misma. Además, han retirado su contenido y la han dejado vacía. Pero lo peor de este asunto es que el cristal ni se ha cambiado ni se tiene la intención de cambiar.
 Justo detrás de la Rauda hay un mosaico compuesto por múltiples monitores donde se proyecta un audiovisual que nos explica el origen de Valentia. El que está en la esquina inferior izquierda no funciona desde hace tiempo. De esta forma el vídeo aparece incompleto y nos perdemos parte de la información.
 Al lado de este audiovisual hay una pequeña pantalla que nos explica los ritos de fundación de la ciudad. El mismo da error y se reinicia constantemente bajo el sistema operativo de Windows XP. También nos perdemos esta parte tan interesante de nuestra historia, cosa que parece importarle poco a los responsables del museo.
 Bajando por las escaleras que nos llevan a los pozos donde se hicieron los ritos de fundación de la primera ciudad de Valentia y donde se encuentra la noria de época árabe nos encontramos con otro monitor interactivo que explicaba estos ritos. Tampoco funciona, como no.
 Si volvemos a subir y bajamos de nuevo por la escalera que nos conduce primero al Alcázar árabe y a continuación a las Termas, nos encontraremos enseguida con otro audiovisual averiado, el número 5 (Eixim de la ciutat), que debería mostrarnos la continuación del Cardo Maximo (eje Norte-Sur) hasta la altura de las famosas ruinas de la calle Salvador, donde estaba una de las puertas de la ciudad amurallada.
 A la derecha del mismo entramos en la zona del Ninfeo y la salida hacía el circo romano. Allí encontraremos una gotera que debe de ser de época Republicana y que todavía no han tenido tiempo de reparar. Además el vídeo número 8 que muestra el paseo por el Decumanus Maximo hasta el Circo romano (Plaza Nápoles y Sicilia) está apagado o fuera de cobertura. Nos quedamos con las ganas de ver su aspecto y funcionamiento.
 Siguiendo de camino al Horreum llegamos a una zona donde se proyectaba un vídeo sobre la gran mortandad (La Peste Negra que asoló la ciudad en 1348) y otro sobre "Una volta pel Forum" (número 13), que mostraba unas imágenes interesante del Foro romano de Valentia y de los edificios que lo rodeaban. Ninguno de los dos funcionan.
Y ya para finalizar, en la zona donde hay una gran maqueta de la ciudad y se proyecta el audiovisual número 15: Valentia, una ciutat de l'Imperi nos encontramos más de lo mismo, por desgracia. Nos quedamos con las ganas de entender la ciudad romana a través de este vídeo.
 Tras todo estos desperfectos entenderéis la visión parcial y sesgada que puede llevarse el visitante tras recorrer el centro arqueológico. Si uno tiene algunos conocimientos de la historia de la ciudad quizás logre no perder el hilo del discurso expositivo y entender el pasado y el presente de este espacio. Sin embargo, si uno se aproxima al museo sin estos conocimientos tiene todas las papeletas de entrar y salir de la misma forma, preguntándose que es exactamente lo que se ha visitado y porque estaban todos estos vídeos apagados.
 La respuesta a este problema es muy fácil y se responde con el argumento de siempre: No hay dinero. Pero lo que se puede leer entre líneas es más que evidente: Les importa un bledo la cultura y es más, no tienen ganas de trabajar por y para nuestro patrimonio.
 Así que la próxima ocasión que visitéis este museo ya sabéis, funciona a pedales.
 Un saludo...