sábado

Carta abierta a la Fundación Hortensia Herrera - Todos juntos, podremos salvar el Patrimonio Cultural Valenciano en peligro

Gracias a los desvelos y actuaciones eficientes llevadas a cabo en los últimos años por dos entidades cívicas y culturales (Círculo por la Defensa y Difusión del Patrimonio Cultural y Cercle Obert de Benicalap), se ha logrado por fin que el Ayuntamiento de Valencia proceda a la imposición de multas coercitivas a los legítimos propietarios, por incumplir de manera reiterada la Ley 16/2005, de 30 de diciembre, de la Generalitat, Urbanística Valenciana y la Ley 5/2007, de 9 de febrero, de la Generalitat, de modificación de la Ley 4/1998, de 11 de junio, del Patrimonio Cultural Valenciano. 
Lamentamos la tardanza a la hora de actuar por parte de la Conselleria de Educación, Cultura y Deportes, institución que sigue sin responder y atender nuestras legítimas peticiones y denuncias. Asimismo felicitamos al Ayuntamiento de Valencia que ha tenido a bien cursar adecuada y diligentemente nuestras iniciativas, propuestas, denuncias, sugerencias… Enhorabuena por escucharnos. 
También nos preocupa el uso electoralista que puedan hacer los grupos de la oposición, que siguen sin ver la gran importancia y valor que tiene recuperar y proteger todo el legado histórico, artístico y ambiental existente en Valencia ciudad. 
El Patrimonio Cultural no es ni debe verse o sentirse únicamente como un entretenimiento de fin de semana o una atracción turística. Nuestros monumentos, jardines y conjuntos históricos dan valor singular y único a nosotros, los habitantes de los pueblos y ciudades que conforman la Comunidad Valenciana. 
Desde Círculo por la Defensa y Difusión del Patrimonio Cultural y Cercle Obert de Benicalap entendemos que proteger y rehabilitar nuestro Patrimonio Cultural, nos permite ofrecer un futuro mejor a las futuras generaciones, que así podrán tener conocimiento y disfrutar de unas huellas históricas y artísticas singulares e irrepetibles. 
Por ello, nuestro empeño, que algunos no dudan en calificar de obsesión, en conservar, en salvar esas señas de identidad cultural, propias y exclusivas de los valencianos. 
En todos estos años de trabajo infatigable y tenaz, hemos constatado el poco interés institucional y cívico a la hora de activar mecanismos que permitan la recuperación de numerosos monumentos. 
La Ceramo, Bombas Gens, las alquerías de la Torre, del Moro, de Falcó, de Julià… son una pequeña parte de nuestro legado patrimonial que merece la pena salvar y recuperar, a fin de ser conocidos y disfrutados por las futuras generaciones. 
Pero sin el concurso y colaboración de todos: mundo universitario, mundo empresarial, tejido asociativo, instituciones públicas, será realmente difícil lograr salvar los citados bienes culturales. 
Hemos dado los primeros pasos y cosechado algunos éxitos, pero no podemos cantar victoria, pues la actual penuria financiera que sufren las instituciones públicas competentes, nos obligan a ser realistas y hacer un llamamiento a recabar la ayuda económica de fundaciones como la Hortensia Herrero. 
La sociedad valenciana tiene un reto, un magnífico reto que debemos asumir todos. Sin el esfuerzo y colaboración solidaria y apasionada de todos, será imposible recuperar gran parte del Patrimonio Cultura en peligro, disperso en la ciudad de Valencia 
El uso futuro de esos bienes debe estar acorde con la historia y función de los monumentos. Es absurdo crear nuevos contenedores culturales sin una programación eficiente, sin unos contenidos y objetivos definidos y rentables. 
Por parte de nuestras dos entidades, creemos que ha llegado la hora de ir todos juntos para evitar la desaparición y ruina de algunos de los elementos de la arquitectura rural e industrial, más relevantes de la historia de los valencianos. 
La Ceramo, Bombas, Gens, las alquerías de la Torre, del Moro, de Falcó, de Julià… merecen ser rescatadas de la desidia, del letargo y del profundo abandono que llevan padeciendo tantos años. 
¿Nos ponemos manos a la obra y colaboramos todos junto con las instituciones públicas y las fundaciones que aman y respetan el Patrimonio Cultural?

Antonio Marín Segovia Secretario - Portavoz de Cercle Obert de Benicalap
César Guardeño Gil - Presidente Círculo por la Defensa y Difusión del Patrimonio Cultural
 
 Imágenes propiedad de Antonio Marín para Círculo por la Defensa y Difusión del Patrimonio Cultural. Licencia Creative Commons 3.0