sábado

Sobre alquerías, verjas de hierro, basuras y cultura valenciana

Es totalmente falso que se estén llevando las rejas (verjas de hierro forjado) del Casino del Americano - Quinta de Nuestra Señora de las Mercedes.
 
Hace ocho años que ya fue sustraído el lienzo de verja centenaria, ubicado frente al Parque de Benicalap (en el destartalado camino que conduce a la alquería de la Torre, hoy un singular bien propiedad del Valencia club de fútbol-SAD, que permanece inundada de basuras, escombros y maleza), hecho que sí fue denunciado oficial y formalmente por nosotros a través de diversos escritos, entregados en los preceptivos registros del Ayuntamiento y de la Consellería de Cultura, sin olvidar la preceptiva notificación a la policía.

Ni el Ayuntamiento de Valencia ni la Consellería de Cultura iniciaron en su día los procedimientos sancionadores ni impusieron las multas coercitivas, tal y como marca y exige nuestra legislación urbanística al legítimo propietario infractor, favoreciendo y estimulando así la degradación, expolio, saqueo, ocupación de la monumental “Quinta de Nuestra Señora de las Mercedes” – Casino del Americano...

Hoy ya es un bien municipal (gracias a nuestra conocida tenacidad, perseverancia y compromiso cívico, que después de veintidós años de lucha burocrática, logró su expropiación), pero el monumental conjunto, sigue abandonado y con todo su maravilloso jardín destruido y repleto de maleza y palmeras muertas, gracias a la histórica y obscena negligencia e irresponsabilidad de las instituciones públicas, que han permitido al anterior dueño la comisión de todo tipo de presuntos delitos y atentados urbanísticos, contra la salud...

Resumiendo, el “Casino del Americano” o “Quinta de Nuestra Señora de las Mercedes”: veintidós años largos de abandono y desidia, tanto particular como institucional. Y una histórica conculcación de las leyes y permanentes burlas a los ciudadanos y escasas entidades que sí exigimos su cumplimiento de forma oficial y firme. Suficiente material documental para escribir una “Historia de la Infamia en la Valencia del PP”, donde se enumere las violaciones y atentados impulsadas y propiciadas, tanto por acción como por omisión, por el Ayuntamiento de Valencia y la Generalitat contra nuestra cultura, contra nuestro patrimonio, contra la libertad, contra nuestro derecho a vivir en espacios habitables, amables, dignos...

Por cierto, dos entidades hermanas y que comparten ideario y programa (Círculo por la Defensa y Difusión del Patrimonio Cultural y Cercle Obert de Benicalap) si han recibido numerosas respuestas del Ayuntamiento de Valencia sobre La Ceramo, Alquería del Moro, Alquería de la Torre, Bombas Gens...

Pero para recibir respuesta de las instituciones hay que trabajar día a día y denunciar a través de los cauces legalmente establecidos, algo que ciertas entidades y partidos políticos no hacen ni harán nunca, pues se encuentran muy cómodos instalados en la demagogia y en apropiarse del trabajo y esfuerzo ajeno.

Aunque no estamos totalmente satisfechos con los actuaciones emprendidas por las instituciones, valoramos positivamente el primer paso dado, aunque llegue con casi dos décadas de retraso, recordando a todos que si se logra algún día la recuperación de esos cinco bienes culturales, no habrá sido obra del espíritu santo ni de actos simbólicos, organizados por oportunistas y sectarias organizaciones políticas y vecinales.

Para terminar la breve carta abierta a todos los valencianos, queremos formular una pregunta al Sr. Alberto Fabra y a la Sra. María José Catalá, con la plena certeza de que no se atreverán a responderla nunca, vista la proverbial falta de inteligencia y ética a la que hacen gala a través de sus acciones políticas.

¿Para qué imponen desde la Generalitat Valenciana una asignatura de “Cultura Valenciana”, si lo único que saben hacer, desde las instituciones públicas que controlan, es destruirla con hechos, con sus “olvidos” y negligencias constantes?

¡Qué los dioses nos protejan de la vileza y estupidez, tanto propia como ajena!

Felices Saturnales

Antonio Marín Segovia - CERCLE OBERT DE BENICALAP