viernes

¿Quién es el dueño de la antigua fábrica de tejas y mayólicas La Ceramo y por qué sigue su tejado sin reparar?

Buenas tardes bloggeros,
 queremos compartir con vosotr@s las reflexiones de nuestro compañero Antonio Marín, representante de la asociación Cercle Obert de Benicalap, sobre el tema de la antigua fábrica de la Ceramo.
 Saludos...
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Y bueno... ¿Y qué pasa con la Ceramo? El agujero en la cubierta de teja sigue creciendo y las obras realizadas gracias a nuestras denuncias escritas en agosto, han sido y son toda una chapuza monumental, dignas de “Manolo y Benito” y “Pepe Gotera y Otilio”  

¿Cuándo van a reparar la cubierta de teja y sanear el interior de la histórica fábrica de tejas y mayólicas La Ceramo? Ya han pasado casi siete meses y la intervención efectuada es un fiasco, una nueva tomadura de pelo del Ayuntamiento de Valencia. ¿Tendremos que llevar al Ayuntamiento de Valencia y a la Dirección General de Cultura a la Fiscalía para que aprendan a respetar el ordenamiento jurídico vigente y evitar el expolio, saqueo y destrucción de bienes culturales emblemáticos?

Otra pregunta para todos: ¿Quién es el dueño de La Ceramo y por qué no se toma en serio los requerimientos que realiza el Ayuntamiento de Valencia a instancia de dos entidades que sí presentan denuncias escritas y no se dedican a lamentarse y llorar a destiempo como hacen otros de manea reiterativa e improductiva?

Las instituciones públicas han tenido tiempo suficiente para evitar la ruina de numerosos bienes culturales, pero no han querido ni han tenido la sensibilidad suficiente para atender las legítimas y sensatas propuestas que dos colectivos cívicos llevamos tiempo ofreciendo.

Ahora toca actuar con diligencia, habilidad y evitar que uno de los conjuntos industriales más singulares de la Comunidad Valenciana desaparezca por la torpeza, estulticia y candidez de una sociedad que únicamente sabe lamentarse a destiempo y culpar a unas instituciones, donde un puñado de irresponsables e incompetentes nos desgobiernan.

No es hora de llantos. Es el momento de asumir un compromiso y reconquistar la ciudad para hacerla digna, libre, habitable, limpia… Y para ello uno debe asumir que Valencia forma parte de nuestro hogar, de nuestra morada, de nuestro propio cuerpo.

Antonio Marín Segovia
Cercle Obert de Benicalap