martes

Bombas Gens tiene que ser expropiada y el Ayuntamiento de Valencia puede hacerlo

NOTA DE PRENSA:

ALFONSO NOVO DEMUESTRA DESCONOCER LA LEGISLACIÓN Y SE OLVIDA QUE EL CASINO DEL AMERICANO FUE EXPROPIADO EN SU DÍA SIN SER BIEN CULTURAL.

Los conjuntos industriales singulares y emblemáticos "Bombas Gens" y "La Ceramo" carecen de una mayor protección legal institucional, gracias a la complicidad de las diversas Administraciones, que nunca han tenido a bien cursar y tramitar las fundadas y legítimas peticiones e iniciativas que determinadas entidades hemos formulado en tiempo y forma durante años y años.

La desidia y desinterés por proteger y revalorizar nuestro extraordinario y único legado patrimonial, demuestra la falta de respeto que tienen las autoridades públicas por hacer digna y habitable nuestras ciudades, conservando aquellos vestigios e irrepetibles elementos históricos, ambientales, artísticos, industriales... que nos definen como pueblo.

La ausencia eficiente de programas destinados a la rehabilitación y a la definición de usos sociales, educativos y cívicos de esos singulares bienes culturales, demuestra la total falta de sensibilidad de un poder local y autonómico, que lleva años volcado únicamente en favorecer y satisfacer intereses especulativos y depredadores, totalmente ajenos al interés general y al bienestar común. El uso terciario que tiene reservado Bombas Gens es un disparate. Es de público conocimiento la enorme saturación que sufre la Escuela Oficial de Idiomas de Valencia, cuya ampliación lleva paralizada por falta de voluntad, muchos años... Cercle Obert y Círculo por la Defensa y Difusión del Patrimonio Cultural quieren recordar al Sr. Alfonso Novo, a la sazón concejal de Urbanismo, que cuando hay interés y voluntad sí se puede expropiar cualquier bien, como ya hizo el Ayuntamiento de Valencia con la "Quinta de Nuestra Señora de las Mercedes", conjunto ubicado al lado del Parque de Benicalap y conocido popularmente como Casino del Americano, que fue expropiado a instancias de la entidad Cercle Obert.

Para nuestras asociaciones, no es recomendable, ni prudente y ni siquiera rentable llenar de hoteles la ciudad de Valencia, máxime cuando se ha demostrado fehacientemente el carácter tóxico, al centrar todas las inversiones y el esfuerzo financiero en potenciar el "ladrillismo", o en actividades que giren exclusivamente en el turismo, un supuesto "turismo de consumo supuestamente cultural" que olvida que las ciudades son algo más que bares, restaurantes u hoteles, creados de manera vertiginosa y masiva en palacetes o edificios con "encanto". 

La falta de un debate horizontal y de una rigurosa planificación multidisciplinar, así como de un respeto por la legislación, ha logrado que Valencia naufrague siempre en todos sus intentos por reactivarse económica y culturalmente, dado que los gestores de esas nefastas y necias intervenciones, siguen repitiendo "erre que erre", las mismas erráticas e improvisadas tácticas que tantos fiascos y deudas nos generan a todos los valencianos.

El primer paso que deben dar los máximos responsables de las instituciones públicas, es cesar de inmediato a la enorme legión de "comisarios políticos", a la vez que se procede a activar los mecanismos legales para que la red de museos de la Comunidad Valenciana y la planificación urbanística, turística y cultural, sea diseñada e impulsada por expertos cualificados y de reconocida solvencia, trayectoria y prestigio.

Evitar las improvisaciones y la repetición de actividades económicas, que ya han demostrado ser letales para la cultura, la convivencia y la economía de todos los valencianos, es el primer paso que deben dar nuestros máximos gestores y representantes políticos. Bombas Gens, la Ceramo, las alquerías de la Torre, del Moro, de Falcó, de Beato Gaspar Bono en el Botánico... pueden y deben ser expropiadas y rehabilitadas, independientemente de que la administración las califique administrativamente de bien cultural. Ya hemos demostrado que Alfonso Novo falta a la verdad y que el Ayuntamiento puede expropiar cualquier bien, sea o no bien de interés cultural, como ya hizo en su día con la "Quinta de Nuestra Señora de las Mercedes" en Benicalap.

Ahora hace falta que todos los ciudadanos de a bien, procedamos a presionar a nuestros representantes para que dejen de atentar contra el interés general y procedan a cursar y valorar nuestras legítimas y sensatas iniciativas y propuestas.

Cercle Obert de Benicalap
Círculo por la Defensa y Difusión del Patrimonio Cultural