lunes

El problema de ser un BIC... en manos de esta Conselleria de Cultura

Buenas tardes bloggeros,
 hoy hemos leído una noticia en prensa escrita sobre el "Problema de ser un BIC"
http://www.levante-emv.com/comarcas/2014/03/31/problema-bic/1095556.html y no nos hemos podido resistir a escribir un post opinando sobre este tema.
Las palabras del párroco de Santa Catalina, Enrique Masiá, que considera que, más que un logro, la declaración como BIC ha situado al templo en un «callejón sin salida» ante la pasividad de la Administración nos lleva a comprobar una vez más el grave problema institucional que tenemos con esta Conselleria y su Dirección General de Cultura. Algo que se hace extensible a toda persona, asociación, entidad, animal, planta o ser vivo que se dirige por escrito a esta administración pública valenciana. Un eterno silencio que se ha convertido en la respuesta habitual de esta Conselleria
El Sr. Parroco lo acaba de comprobar en persona. «Tal y como afirma, la Conselleria de Cultura, «por sistema, no contesta a nada y tampoco hace nada», «Diez años sin nada, no han venido a ver nada ni han contestado a ningún escrito». Bienvenido pues a nuestra realidad diaria.
 El problema no es ser un BIC o no. El verdadero problema es que nuestros gestores culturales son unos incompetentes y negligentes superlativos. Con mayúsculas. La Dirección General de Cultura y especialmente la persona que dice ser la Directora General, Marta Alonso, además de faltar a la verdad de forma continuada; de faltar el respeto a los que exigimos el cumplimiento de la legislación vigente a través de los cauces establecidos; de dar el silencio siempre por respuesta y luego contarle mil y una "milongas" a un Síndic de Greuges extremadamente pasivo y permisivo con estos comportamientos; está incumpliendo con sus deberes y obligaciones legales, cometiendo pues un presunto delito de prevaricación por omisión tal y como hemos denunciado en numerosas ocasiones.
Poner un BIC en manos de estas personas es muy peligroso y lo vemos día a día. Y la gran pregunta para la que todavía no tenemos respuesta: ¿Quién le pone el cascabel al gato y revierte esta situación?, así como: ¿dónde está la Fiscalía Provincial de Valencia para actuar de oficio? ¿dónde están los ciudadan@s para denunciarlo y defender nuestro patrimonio?...
 Un saludo...