martes

Los chismorreos del Sr. Novo sobre Bombas Gens y La Ceramo

Buenas tardes blogger@s,
 
Antonio Marín, de Cercle Obert, nos ha enviado el siguiente artículo de opinión sobre las mentiras, trolas y embustes que se están vertiendo estos días sobre Bombas Gens y La Ceramo.
 
Desde nuestra asociación suscribimos las palabras de nuestro compañero, que en un tono ácido y gamberro da de lleno en la cara tanto a aquellas personas que se dedican a jugar con nuestro patrimonio cultural y a tomarnos el pelo, como a las que se dejan engañar burdamente por estos Pinochos profesionales.
 
Os recomendamos encarecidamente su lectura y una posterior reflexión.
 
Saludos...
-------------------------------------------------------------------------------------------------------
 
El inefable concejal de Urbanismo, Sr. Novo, reconoce hoy en el diario LEVANTE-EMV, que no hay ninguna propuesta formal sobre Bombas Gens y la Ceramo, que son simples chismorreos.

Obvio que no hay ni habrá ofertas para adquirir dos fábricas en ruinas, gracias al comportamiento negligente e imprudente de sus legítimos propietarios, que se han visto protegidos por la inactividad e irresponsabilidad crónica de nuestro Ayuntamiento desde hace dos largas décadas. Una corporación municipal que sigue empecinada en destruir lo más valioso que tiene nuestra ciudad de Valencia: su patrimonio cultural, su legado histórico, artístico, ambiental…

Quiero dejar bien claro que nadie en su sano juicio, compra ahora mismo dos fábricas que llevan siendo expoliadas, saqueadas, incendiadas, ocupadas y transformadas en basurero desde hace más de 22 años, gracias a la entusiasta complacencia y visto bueno del Ayuntamiento de Valencia y la Generalitat de Alberto Fabra, que únicamente ha tenido a bien actuar cuando dos entidades le hemos formulado reiteradas denuncias por escrito (1), tal y como establece el ordenamiento jurídico vigente, advirtiéndoles ahora que vamos a denunciar a ambas instituciones por la vía penal.

En cualquier país civilizado, hace años que los dueños de ambos bienes hubieran recibido un castigo ejemplar e inmediato por parte de la Administración y de la Justicia, pero estamos en España, donde única y exclusivamente son castigados los pobres, los que nada tienen, los que protestan contra las injusticias y atropellos del Poder.

Todo esto viene a cuento, pues ayer, lunes 5 de mayo, me desperté sobresaltando al leer una serie de estupideces, propias de un país de paletos, iletrados y tontos del culo, y que me perdonen los que no han tenido la oportunidad de asistir a la escuela o a la universidad, pero hay muchos licenciados que tienen un cociente intelectual propio de una piedra fósil.

Señores de la prensa y ciudadanos en general: nunca se debe dar credibilidad a una fundación que no habla claro, que no se presenta, que oculta su nombre y sus objetivos, que habla sin concretar nada, en arameo…

Señores de la prensa y del mundillo cultural y cívico: nunca se debe publicar una noticia a medias. Si hay un organismo privado o público que tenga verdadero interés por adquirir Bombas Gens-Geyda o La Ceramo, tiene que presentarse, siguiendo los cauces habituales, con el debido que se merece el conjunto de la sociedad y las entidades que llevamos media vida exigiendo el cumplimiento de la legislación y una vida digna para todos.

Favorecer y alimentar el misterio lo único que logra en estos casos es potenciar la sana sospecha de que es un truco, una burda maniobra, una engañifa, para así neutralizar y enterrar la actividad de denuncia y difusión que dos entidades llevan realizado desde hace años, en la muy insolidaria, indolente y pasiva sociedad valenciana, experta en hablar de todo y en no comprometerse nunca a través de hechos y acciones concretas..

Inmediatamente, y con el escepticismo y espíritu crítico que he mamado desde mi juventud, me puse a expresar mi indignación, sobre todo al ver cómo algunos incaut@s e ingenu@s habían sido cautivados, con el fin obsceno de ser aletargados por esos cánticos de sirena, cual personaje de la Odisea de Homero en pleno siglo XXI.

Los que ya peinamos canas y tenemos mucha mili, muchas guerras y periplos en procelosos mares a nuestras espaldas, sabemos bien que una de las formas de neutralizar y aniquilar definitivamente un movimiento cívico una organización combativa, es lanzar falsos rumores, anunciar la Tierra Prometida, prometer lo que nunca se cumplirá, hacer interminables reuniones absurdas en despachos lujosos, donde se habla de todo y nadie se compromete ni se moja en nada…

Sería bueno y deseable que todos todos los supuestos dirigentes cívicos y culturales, tuvieran la paciencia y decencia de leer, con mucha calma, sosiego y atención, El Arte de la Guerra, un libro que yo tengo en la cabecera de mi cama desde hace bastantes años y que sirve para dejar de ser víctima, para dejar de ser imbécil…

El engaño suele ser el arma más utilizada en toda guerra, en todo enfrentamiento humano. Y los que supuestamente nos representan institucionalmente, suelen utilizar el engaño y la mentira vil como arma predilecta y de uso masivo para destruir emocional y físicamente a sus adversarios.

También usan el engaño nuestr@s amigos, amantes, novi@s, familiares y derivados… Por eso, al final de mi juventud, cuando era un pardillo integral, un día tome la sabia decisión de dudar de todo y no creer nunca más a nadie. Sobre todo, tuve a bien empezar a dudar de mis supuestos amigos y mentores. Y realmente me fue muy bien a partir de ese momento.

Afortunadamente, y gracias a mi histórico y saludable escepticismo, fruto del final abrupto de mi juventud y de la irresponsabilidad y cinismo que observé y padecí personalmente, en aquellos que se autoproclamaban a finales de los 70 adalides de las libertades, no suelo creer NUNCA en las palabras de los políticos oficiales ni en la de casi nadie. Y lo digo muy en serio. Mi desconfianza es algo que me ha salvado de muchos peligros y derrotas. Únicamente creo en los gestos de los animales que conviven conmigo y a veces ni siquiera me creo a mi mismo.

Y, afortunadamente, todavía creo menos en aquellos que me prometen un futuro esplendoroso, rutilante… Los sonrientes cretinos que te aseguran que con ellos podrás disfrutar de vida interminable y repleta de viandas, placeres mil, odaliscas y copas de vino y rosas… son tus peores enemigos, los que te conducirán al Averno al menos descuido.

Resumiendo: todo eso de una Fundación benéfica y benefactora estaba interesada en adquirir Bombas Gens y la Ceramo, para rehabilitarlas y destinarlas a la asistencia a pobres y menesterosos, es un simple y cutre cuento chino.

Por favor, la próxima vez, practicad la cautela y sed extremadamente prudentes, antes de creer que los Reyes Magos existen y que Novo es el hijo secreto y predilecto de la Virgen María.

No existen ni han existido los milagros, las panaceas, los brebajes que nos sanan, los elixires de la eterna juventud.

Insisto en que tenemos el deber y la obligación de ejercitar la duda como si de una gimnasia terapéutica se tratase. Dudar es una muy saludable y jovial costumbre, que recomiendo a todos, incluso a mis más fervientes y enconados enemigos, que son legión, afortunadamente.

Por cierto, ruego disculpen todos el tono irreverente y un tan chusco y gamberro que empleo en el presente texto, pero que estoy realmente hasta los mismísimos cojones de tener razón una y otra vez. Me encantaría equivocarme ya y que el Concejal de Urbanismo y posible sucesor de Rita Barberá, el inefable Sr. Novo (trolero mayor de la Capital del Turia) tuviese razón, pero nada bueno se puede esperar de alguien como un tipo que no da la cara nunca y que se niega a debatir conmigo, pues sabe bien que es un fraude, un farsante, un mentiroso compulsivo, un pinocho sin estilo ni “pelotas”.

(1) Las dos entidades son CIRCULO POR LA DEFENSA Y DIFUSIÓN DEL PATRIMONIO CULTURAL y CERCLE OBERT DE BENICALAP
 
Antonio Marín Segovia
Cercle Obert de Benicalap