sábado

Monasterio de San Miguel de los Reyes: Círculo por la Defensa y Difusión del Patrimonio Cultural vuelve a solicitar la intervención del Síndic de Greuges por el incumplimiento de las recomendaciones dadas a la Conselleria de Cultura y al Ayuntamiento de Valencia

Buenas tardes blogger@s,

El diario elperiodic.com:
http://www.elperiodic.com/valencia/noticias/329581_muro-historico-miguel-reyes-sigue-rehabilitado.html se ha hecho eco de nuestra petición al Síndic de Greuges de la Comunitat Valenciana.
Hace más de 5 meses que el Síndic realizó una serie de recomendaciones que fueron aceptadas tanto por la Conselleria de Cultura como por el Ayuntamiento de Valencia. Pero durante todo este tiempo, ambas administraciones públicas han sido incapaces de llevarlas a cabo y cumplirlas. Otro claro ejemplo más de la dilación y retraso "voluntarios" con los que nuestras instituciones abordan los problemas del patrimonio cultural valenciano. Después se llenan la boca con falacias sobre su amor hacía nuestro patrimonio.
 Asimismo, debemos recordar que ya hace más de un año desde que se vino abajo parte del muro de las huertas del monasterio, que forman parte del BIC del conjunto, y casi 12 meses desde que presentamos nuestra primera denuncia por escrito. Y para más inri y vergüenza, destacar que la Dirección General de Cultura se encuentra dentro del propio monasterio y se encuentran de bruces a diario con este problema. ¿Qué más se puede esperar de unas administraciones probadamente incompetentes y negligentes?
 Dejamos pues en manos del Síndic nuestra reclamación a la espera de una respuesta y pronta solución, pues en caso contrario emprenderemos las acciones legales pertinentes contra los responsables de este atentado patrimonial.
 Saludos...

El texto y las imágenes son propiedad de Círculo por la Defensa y Difusión del Patrimonio Cultural, no permitiéndose su reproducción total o parcial sin citar las fuentes y a los autores originales al estar bajo licencia Creative Commons 3.0. Nuestra entidad no tiene ánimo de lucro, pero exige un mínimo de respeto y comportamiento ético y profesional a los medios de comunicación, partidos políticos, asociaciones cívicas, fundaciones… a la hora de apropiarse de nuestro trabajo y esfuerzo de años.