martes

La Ceramo: Antes se pilla a un mentiroso que a un cojo

Buenas tardes blogger@s,

siempre lo decimos pero no estaría mal volverlo a recordar. Las mentiras tienen las patas muy cortas o, si lo preferís, antes se pilla a un mentiroso que a un cojo. 

La administración pública valenciana debería saberlo y más conociendo lo tenaces que somos desde nuestra asociación. Estamos vigilando las obras de La Ceramo 24h al día desde diferentes ángulos y no se nos escapa ningún detalle, por pequeño que parezca. Por eso somos el Gran Hermano del Patrimonio Valenciano. Tenemos multitud de amigos y vecinos que nos ayudan, que nos envían imágenes, nos dan la voz de alarma, etc. Y nos están remitiendo continuamente fotografías en las que se puede comprobar los contenedores llenos de tejas, ladrillos y otros elementos de la antigua fábrica. Retirados en carretillas llenas y volcados sin más en los mismos.

Asimismo y tal como ya informamos, queremos dejar patente que las obras que se están llevando a cabo en La Ceramo NO corresponden a la necesaria y solicitada rehabilitación integral. Son sólo las obras de urgencia requeridas por nuestra asociación e iniciadas sólo gracias a las 2 recomendaciones del Síndic de Greuges. Así pues, el Ayuntamiento de Valencia se ha visto en la obligación de actuar parcialmente para cumplir dichas recomendaciones y ante el temor de una más que inminente denuncia ante la Fiscalía Provincial de Valencia por delitos contra el patrimonio cultural de l@s valencianos.

Igualmente y como respuesta a las noticias aparecidas hoy en prensa, consideramos una burla y una tomadura de pelo que, tal y como publica hoy el diario Levante-Emv, el Concejal de Gestión y Disciplina Urbanística, Carlos Mundina, haya admitido que los trabajos de limpieza y consolidación de la antigua fábrica de La Ceramo se estén centrando sólo en un 20 por ciento de la edificación, es decir en la parte de las cubiertas que recaen en la Avenida de Burjassot, mientras que en el 80 % restante de la vieja indústria de cerámica, donde se encontraban los antiguos hornos, «no se está actuando ahora». Podemos encontramos delante de un presunto delito de prevaricación, puesto que el Ayuntamiento está en la obligación legal (y así se lo ha requerido el Síndic en sus 2 recomendaciones) de adoptar todas la medidas preventivas, sancionadores y de rehabilitación convenientes para salvaguardar la integridad de todo este BRL y no sólo de una parte.

Y si las obras «consisten en medidas precautorias de urgente adopción, para prevenir y evitar daños a personas y bienes públicos, y se concentran en esa cubierta que se encontraba en mal estado y que presentaba vegetación abundante, la cual estaba generando más patologías en el edificio así como filtraciones de agua», las mismas son extensibles al resto de tejados y cubiertas sean o no de propiedad municipal o privada dado que están en el mismo o peor estado de conservación. El Ayuntamiento de Valencia ha tenido más de 23 años para solicitar al propietario las intervenciones requeridas, primero a petición de la desaparecida Cercle Obert y desde el año 2013 por nosotros. El consistorio puede y está en el deber legal de exigir perfectamente al dueño que intervenga ya o realizarlo de manera subsidiaria, sin más excusas. No hacerlo puede constituir un presunto delito de prevaricación que hemos puesto en manos de nuestro abogado para tramitar la denuncia en próximas fechas a la Fiscalía Provincial de Valencia. O hay un cambio de actitud por parte de los responsables políticos del Ayuntamiento de Valencia o nos veremos en la obligación y el deber de llevar ante la justicia a los responsables de estos atentados contra nuestro patrimonio cultural.

Y ante la aseveración de que los trabajos están supervisados por el Servicio de Arqueología Municipal y que todo el material, «ladrillos cerámicos, tejas, madera, etc. se está guardando», recordarle al Sr. Concejal que estuvimos presentes durante los primeros días de las obras y allí no había ningún responsable del Servicio de Arqueología. Preguntamos por los mismos y sólo estaban los obreros y el responsable de la UTE, en ningún caso el de arqueología, al que ustedes habrán enviado a posteriori y tras nuestras reiteradas denuncias en prensa. Igualmente, ayer por la tarde se estaban tirando carretillas y carretillas llenas de escombros en los contenedores y entre este material había tejas íntegras del tejado de La Ceramo. ¿Cómo explican eso? ¿No tienen valor estas piezas originales de la fábrica? ¿O es que les da igual porque van a sustituirlas por otras nuevas?

Así que, en definitiva, no queremos ni parches ni más mentiras. Queremos una intervención y rehabilitación integral y respetuosa del inmueble para su posterior puesta en valor. No hacerlo es ir en contra de la legislación vigente y de las 2 recomendaciones del Síndic de Greuges. Ustedes verán lo que hacen. Nosotros lo tenemos muy claro.

Un saludo...

Imágenes cedidas por nuestro buen amigo Javier Luna, a quien desde estas líneas le agradecemos la colaboración desinteresada por la defensa y difusión del patrimonio cultural de los valencianos
Fotografías bajo licencia Creative Commons 3.0