viernes

El anterior equipo de gobierno desvió los fondos del Plan Confianza reservados para recuperar la muralla árabe a reurbanizar las calles de l´Eixample.

Desde Círculo por la Defensa y Difusión del Patrimonio Cultural consideramos como un “hecho muy grave” que el anterior equipo de gobierno desviara los fondos del plan Confianza reservados para recuperar la muralla árabe a reurbanizar las calles de l´Eixample.

El concejal de Urbanismo, Vicent Sarrià, desveló ayer que el anterior equipo de gobierno municipal destinó los 4,7 millones de euros del Plan Confianza previstos para recuperar la muralla árabe a reurbanizar las calles de la zona del Ensanche Noble comprendidas entre la calle Colón y la Gran Vía, una de las últimas obras aprobadas durante la pasada legislatura. 

El proyecto, ideado hace más de una década por la Generalitat para recuperar los restos que quedan de esta muralla milenaria y regenerar su entorno, uno de los más degradados del barrio del Carmen, ha estado bloqueado prácticamente desde que se presentó. Mientras tanto, el deterior de la muralla, un importante Bien de Interés Cultural (BIC) del siglo XI, ha avanzado de forma imparable, a pesar de las numerosas reivindicaciones de la Asociación de Vecinos del Carmen y desde nuestra asociación.

Tras más de 26 meses de expediente administrativo hemos conseguido que el Síndic de Greuges emitiera dos recomendaciones instando a que las Administraciones Públicas acometieran la rehabilitación del lienzo y torre de la muralla árabe de la Plaza del Ángel y del lienzo de la calle Salinas. Llevamos pues mucho tiempo exigiendo su rehabilitación integral y puesta en valor, y por ello consideramos este desvío de fondos como un “hecho muy grave” y “una actuación intolerable”. Resulta una auténtica vergüenza y tomadura de pelo que el anterior equipo de gobierno local desviara los fondos del Plan Confianza presupuestados para recuperar la muralla árabe a reurbanizar las calles del Ensanche Noble, a pesar de las recomendaciones del Síndic y conociendo el mal estado de la muralla, que ha sufrido desprendimientos. 

Asimismo, recordamos que en la anterior legislatura, la Conselleria de Cultura afirmó en mayo de 2014 que “dentro del denominado Plan Confianza se está trabajando en una intervención de envergadura que garantizará la conservación de la muralla, todo ello tras la oportuna tramitación administrativa y dentro de las disponibilidades presupuestarias existentes”. Igualmente, durante los meses posteriores, respondieron a los escritos dirigidos por el mencionado colectivo, que “correspondía a los poderes públicos seleccionar y programar en función de sus necesidades técnicas y del nivel de urgencia existentes cómo y de qué manera se distribuyen los escasos recursos económicos y técnicos de que dispone la Administración”. Ahora, a tenor de la información proporcionada por el nuevo equipo de gobierno, hemos podido comprobar que estuvieron mintiendo porque en realidad se estaba desviando el dinero a las obras de remodelación de aceras del Ensanche Noble. 

Queda claro que no se ha querido actuar sobre la muralla y se nos ha estado mintiendo sobre el Plan Confianza, que sí que tenía unos fondos para emplear en la muralla, cuestión mucho más urgente y necesaria que las obras del Ensanche. Asimismo, se ha podido estar cometiendo un presunto delito de prevaricación que la Fiscalía Provincial de Valencia debería investigar de oficio. 

Por otro lado, consideramos que el motivo del desvío vuelve a demostrar que el partido que ha gobernado la ciudad durante las últimas décadas ha beneficiado unos distritos céntricos, como el del Ensanche, en detrimento de otros barrios, como el del Carmen, un barrio que, al igual que el de Velluters o El Mercat, han padecido un gran abandono y desinterés municipal.
Esperamos que el año que viene se inicie la rehabilitación de la muralla sin más excusas y mentiras. Unas obras urgentes y prioritarias para ponerla en valor y revitalizar el entorno urbano de esta zona del barrio del Carmen, muy deteriorada por los numerosos solares y edificios en ruina. Si estuviera en condiciones sería otro reclamo cultural más, como se hace en aquellas ciudades que han apostado por el turismo cultural.

Un saludo...