miércoles

El Sindic de Greuges infla a recomendaciones a las Administraciones Públicas valencianas

Buenas tardes blogger@s,

el Síndic de Greuges ha emitido tres contundentes recomendaciones, dirigidas tanto al Ayuntamiento de Valencia como a la Conselleria de Cultura, por diferentes expedientes abiertos por nuestra asociación desde hace años y que continúan sin solucionarse a pesar de las múltiples recomendaciones aceptadas que existen.

Venimos repitiendo desde hace mucho tiempo que las instituciones públicas valencianas no han cambiado un ápice respecto a la ausencia de respuestas en tiempo y forma a las denuncias efectuadas por nuestra asociación. Un lustro después del inicio de nuestra andadura seguimos comprobando, día a día, como se nos aplica el silencio administrativo, como se nos niega el acceso a la información, la obtención de copias de los informes requeridos o el cumplimiento efectivo de las recomendaciones aceptadas hasta en 3 y 4 ocasiones.

Tanto el Ayuntamiento de Valencia como la Conselleria de Cultura son plenamente conscientes de que están incumpliendo de manera crónica y sistemática el ordenamiento jurídico vigente. Sus técnicos, cargos políticos y funcionarios están jugando con fuego y con el patrimonio cultural de todos los valencianos abusando para ello de la maraña y recovecos que les proporciona la vía administrativa. Una forma imprudente de dilatar los expedientes para no tener que actuar cuando se les exige.

Cuando estas administraciones públicas aceptan una y otra vez las recomendaciones que el Síndic del Greuges les impone a millares, a sabiendas de que las van a incumplir, están faltando también al respeto al alto Comisionado de Les Corts Valencianes para la defensa de los derechos y libertades comprendidos en el Título I de la Constitución y en el Estatuto de Autonomía de la Comunidad Valenciana y esto nos parece gravísimo. Igualmente, este comportamiento supone un menosprecio intolerable de los ciudadanos y de los derechos que nos amparan constitucionalmente.

Sabemos de sobra que la situación no va a cambiar ni a medio ni a largo plazo. Sólo cuando la justicia tenga la suficiente valentía y arrojo de sentar en el banquillo a los responsables de estos atropellos patrimoniales y de la vulneración sistemática de la legislación vigente, tendremos un avance de verdad en transparencia y participación ciudadana. Ahora sólo tenemos un paripé que no se corresponde ni por asomo a lo que tienen países democráticos de verdad.

Cuando se produzca un buen escarmiento público y el peso de la Ley caiga de forma contundente sobre estas personas, solo en ese momento, cambiaran las cosas para bien. Mientras tanto seguiremos donde estamos. A las pruebas nos remitimos.

Un saludo...