jueves

El lucernario de la Almoina se limpia en vísperas del puente

Hola bloggeros,
Finalmente el lucernario de la Almoina, que durante tantas semanas había permanecido oculto por la suciedad, vuelve a relucir limpio e impoluto. Al final se han decidido a retirar la roña que se había acumulado antes de la inminente llegada del puente de noviembre. Los turistas que se acerquen a la ciudad, cuando no los propios valencianos, podrán disfrutar de nuevo de los restos arqueológicos que se escondían bajo capas y capas de porquería acumulada.
A nivel personal (a través de la página web del Ayto.) nos pusimos en contacto con ellos para denunciar el estado pésimo en que se hallaba la lámina de agua. La administración nos respondió vía email de que habían reenviado nuestra queja a los responsables de el área encargada de su mantenimiento. Pocos días después tenemos a la vista el resultado.
Está muy bien quejarse por todo, pero hay que actuar. La pasividad ciudadana no sirve para nada. Si no se ponen en conocimiento estos problemas el ayuntamiento, ignorándolos (obviamente ellos no cumplen con su deber de vigilancia y protección del patrimonio), no hará nada al respecto. Tenemos que ser ciudadanos activos y tomar las riendas en estos asuntos y en otros muchos más. Por ello, ante este tipo de situaciones contra el patrimonio, os aconsejamos actuar primero (ponerlo en conocimiento de las administraciones a través de fotografías, vía email, etc.) y después exigir responsabilidades por esta desidia tan preocupante que estamos viendo últimamente. No lo dejéis pasar por favor. El patrimonio, que recordad que es de todos, sufrirá las consecuencias si nadie hace nada.
A raíz de esto y de otras tropelías contra el patrimonio de la ciudad nos preguntamos: ¿Dónde estarán los técnicos de patrimonio cuando pasan casos como este?
Muy fácil. En el despacho rodeados de papeles e informes. Son muy pocos, por no decir ninguno, los que salen a pasear por el centro histórico y otros barrios de la ciudad para ver de primera mano los daños que sufren nuestros monumentos. Sino no se entiende la tardanza en la retirada de los objetos dañados o la simple reparación como puede ser en el caso de un grafiti. Nosotros mismos, en un par de días paseando por Valencia y con la cámara en ristre, hemos detectados numeroso desperfectos que a los ojos de un experto son claramente visibles.
Espero que tomen nota y empiecen a cumplir con su deber. Nosotros ya lo hemos hecho con el nuestro.
Un saludo.