martes

La maleza oculta la arqueología del San Pío V

Buenas tardes,
 ¿en cuántas ocasiones hemos publicado artículos sobre el pésimo estado del Museo de Bellas Artes San Pío V? Hemos perdido ya la cuenta porque son demasiadas.
 Así que aquí va otro artículo sobre la desfachatez de las administraciones públicas estatales y locales sobre lo mucho que les importa nuestro patrimonio. Unos porque se están retrasando en exceso (la crisis, claro) en llevar a cabo la ampliación (corresponde al Ministerio de Cultura del estado español); y los otros (La Generalitat) porque tiene trasferida, desde hace muchos años, la gestión y mantenimiento del museo, cosa que no están realizando como debe. Total, pura desidia.
 Por esta causa se ha producido el abandono y deterioro del jardín arqueológico del museo, que cada día que pasa se parece más a una jungla que a un espacio expositivo, con el consecuente daño a las piezas arqueológicas allí expuestas: entre ellas el rosetón gótico original de la Catedral de Valencia.
 Viendo esto nos preguntamos, ¿tanto dinero cuesta contratar a unas personas para que saneen el jardín?, ¿no hay presupuesto para esto pero si para otros fastos?...
 Un saludo...
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------
El estado de abandono del Museo de Bellas Artes de Valencia San Pío V, que desde hace apenas unos días, y tras diez meses de espera, tiene nueva responsable en la figura de la directora general de Patrimonio, Paz Olmos, no sólo alcanza a su edificio noble, pendiente de rehabilitación y cuya fachada sufre desprendimientos, sino que también afecta de forma considerable a su jardín arqueológico. La zona próxima a los Jardines de Viveros fue habilitada como tal después de que se optará por abrir este nuevo acceso al museo a fin de que el patio renacentista del embajador Vich, recién instalado, sirviera como motivo de atracción a los visitantes.
 Además, se optó por colocar en su exterior un buen número de piezas arqueológicas que bien habían permanecido guardadas en el propio museo o incluso fueron traídas ex profeso de la Catedral de Valencia.
 Esta idea surgió después de que se comprobara como la Seo almacena un número importante de restos arquitectónicos de la Catedral. Entre ellos, y como más destacado, figura el rosetón original del siglo XIV que fue desmontado a comienzos del siglo XX debido a su delicado estado de conservación y sustituido por una réplica. En su superficie fue reconstruido . Sin embargo, unas obras en el patio renacentista debido a problemas relacionados con sus desagües y que inundaban el complejo arquitectónico cada vez que se producía una fuerte lluvia, llevó a su cierre temporal. Tras su reapertura, y aunque es visitable por el público, la zona de acceso desde Viveros quedó definitivamente cerrada.
 Este hecho sólo ha conducido a que el entono haya sido también abandonado a su suerte y, actualmente, muestre una imagen de total abandono en la que los innumerables restos arqueológicos han quedado cubiertos por la maleza mientras otros se mantienen dispersos por el entorno.
 La conservación y gestión del museo de Bellas Artes de Valencia está transferida a la Generalitat, mientras que la quinta y última fase de sus obras ha de ser financiada por el Gobierno central.
El Congreso aprueba la enmienda para que se inicien las obras del museo en 2011:
 El grupo socialista en el Congreso aprobó ayer la enmienda prometida que desatasca, aunque de momento de forma testimonial, el mantenimiento de 2011 como fecha de inicio de la V fase de las obras de ampliación del museo valenciano.
 La presentación de esta enmienda era anunciada hace apenas unas semanas por los socialistas después de que el anteproyecto de presupuestos del Gobierno dejara de lado y sine die la ampliación de unas obras aprobadas, a punto de salir a concurso y más que necesarias. Además, el grupo de Izquierda Unida en el Congreso también anunciaba la presentación de una enmienda por parte de su diputado y portavoz Gaspar Llamazares.
 De momento, la cantidad incluida para la puesta en marcha de la elaboración de los proyectos definitivos es de 1,4 millones de euros, que sustituyen a los 140.000 euros previstos inicialmente para 2011 en el anteproyecto de presupuestos.
 Fuentes del grupo socialista aseguraban ayer que, además, el ministerio de Cultura echará mano de sus propios fondos internos para que el inicio de la obra no se demore más y, una vez en marcha, pueda concluir. Sin embargo, lo que sí parece claro es que la inversión de 17 millones de euros que debía de aportarse en un período de dos años podría dosificarse en el futuro en más periodos lo que sí llevaría a una demora en la conclusión de la intervención.
 La V fase de ampliación del museo valenciano lleva más de una década de espera. Las obras ya fueron paradas durante el primer gobierno popular y modificadas. El proyecto prevé la recuperación de la parte noble así como la construcción de un nuevo edificio de acceso que será subterráneo.
Fuente: Levante-Emv