viernes

El tesoro de Goya que escondía Benlliure

Buenas tardes bloggeros,
nos hacemos eco de la noticia publicada por el Levante-Emv en su edición digital sobre la Casa Museo Benlliure, que expone la primera edición de los grabados 'Tauromaquia' del pintor de Fuendetodos Francisco de Goya. Unos grabados que presentaban un lamentable estado de conservación y que, afortunadamente, han sido recuperados para volver a ver la luz. Aprovecharemos la ocasión para acercarnos otra vez a tan fantástico museo (y desconocido para los valencianos de no ser por la lamentable noticia del robo del Sorolla) y contemplar in situ este legado de Goya.
 Saludos...
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------
 Francisco de Goya vendió en octubre de 1816 por 300 reales las 33 estampas de la serie La tauromaquía. De aquella primera edición de los grabados realizó una tirada de medio centenar, la mayoría de los cuales no vendió pues no logró el aplauso del público. En la actualidad sólo se conserva media docena de series completas de esa edición príncipe (en la Cartografía Nacional y el Museo del Prado, entre otras instituciones) y el Ayuntamiento de Valencia posee una, aunque no le ha hecho mucho caso hasta ahora, cuando ha restaurado las estampas para exhibirlas -desde esta tarde- en la Casa-Museo Benlliure.
El director de Museos del consistorio, Miguel Ángel Catalá, se encontró estos grabados de Goya en 1986 en un cajón de la mesa del despacho de José Benlliure. Estaban en una carpeta, cosidos de manera rústica y muy afectados por el barro de la riada de 1957.
Lo curioso del caso es que hasta entonces habían pasado desapercibidos. Ni figuraban en el inventario del legado de José Benlliure a la ciudad (realizado por su hija en los años 50) ni existía referencia documental alguna.
Si se tiene la certeza de que se trata de ejemplares de la primera edición es porque el papel lleva la filigrana de la fábrica de Salvador Morató (de Beceite, Teruel), una marca que sólo aparece en las series de esta edición príncipe.
El ayuntamiento ha podido conservar 32 de las 33 piezas. La que llevaba el número uno se ha perdido. Lo más posible, explicó ayer Catalá, es que al encabezar el grupo fuera la más dañada y de ahí que no se haya conservado.
En la actualidad, cada una de estas estampas podría alcanzar un precio entre 5.000 y 10.000 euros. No obstante, es difícil de precisar porque la primera edición no está en el mercado desde hace años, dijo el historiador y comisario de la muestra, que estará abierta hasta finales de abril.
No deja de sorprender que, dado el valor histórico y artístico de las piezas, hayan permanecido almacenadas durante 25 años, desde su hallazgo en 1986. Catalá calificó ayer de "empeño frustrado" la recuperación de este material. No hubo manera de que ningún edil asumiera el proyecto.
Así hasta hace un año, cuando Mayrén Beneyto, responsable de Acción Cultural, dijo que quería utilizar la sala de exposiciones de la Casa-Museo Benlliure para mostrar fondos municipales. La primera propuesta de Catalá fue la de los grabados de Goya y cuajó.
Lo llamativo es que además la restauración no ha costado nada al ayuntamiento, ya que la ha realizado la técnica del Instituto Valenciano de Conservación (Ivacor) adscrita al Archivo Municipal.
Fuente: Levante-Emv