miércoles

La autorización verbal del Presidente Rus o su Ley de Patrimonio

"Dios juega a los dados con el universo y hace trampas"
(Albert Einstein)


 En el Olimpo valenciano hay gente que esta muy por encima del bien y del mal. "Dioses" que redactan leyes y normas a su imagen y semejanza, y cuando no están de acuerdo con ellas inventan otras nuevas o bien rompen la baraja. Ellos ponen sobre la mesa el tablero, los dados y las normas. Ellos pueden jugar y hacer trampas. Tu, sin embargo, no.
 Volviendo al planeta tierra llegamos directos al coso taurino que hay en nuestra ciudad. Un plaza de Toros de corte neoclásico, construida por  el arquitecto valenciano Sebastían Monleón entre 1850 y 1860, y que tiene la consideración de Bien de Interés Cultura (BIC).
 Este edificio tiene un serio problema que se llama Alfonso Rus.
El presidente de la Diputación de Valencia esta mostrando un interés desmedido por instalar rápidamente la polémica cubierta de la Plaza de Toros de Valencia, aludiendo a una supuesta autorización verbal para iniciar las obras. La Ley de Patrimonio Valenciano 5/1998 (modificada en 2007) no recoje en ninguno de sus artículos este visto bueno sacado de la manga por Rus. En todo caso debe esperar a la confirmación por parte de Patrimonio para comenzar, y en el caso de que esto se produzca habrá que mirar con lupa si habido presiones por parte de la Diputación para que se autoricen las obras y su supuesta legalidad, que desde aquí ponemos en duda.
 Además se deberá efectuar un protocolo de seguimiento para que la nueva estructura no dañe al ladrillo y los azulejos que revisten la plaza (sabemos por experiencia que las administraciones valencianas de seguimiento poco y de daños menos); deberán especificarse las características técnicas de la lona para que no afecte a la visión (exterior e interior) del conjunto, así como la disposición de los pilares verticales en el interior del coso, impermeabilizaciones, canalizaciones y drenajes, etc.
 Lamentablemente estamos delante de lo que vamos a bautizar como una "Rusada" o ley propia improvisada por el Presidente que en breve (seguramente) se incluirá en la Ley de Patrimonio (otra modificación más) para campar a sus anchas a lomos del Patrimonio Valenciano. Otro flaco favor a nuestro legado. ¡Por favor, que alguién le pare los pies!
Saludos...