viernes

Volvemos a las andadas... otra vez

Buenas tardes bloggeros,
 Esta mañana hemos captado nuevas y sorprendentes imágenes de la Alquería de Falcó que a estas alturas de la película ya no nos sorprenden lo más mínimo.
 A los propietarios o responsables de la misma no se les ha ocurrido otra idea que hacer dos pintadas en la fachada con elocuente "se vende" acompañado un número de teléfono móvil. Han tachado el antiguo número fijo de la valla que está situada justo delante del inmueble para sacarse de la chistera semejante chapuza y despropósito. Vamos, unos iluminados que se pasan por el forro la ley de patrimonio que protege al edificio y les hacen la competencia a los graffiteros que tantas "alegrías" nos han dado ultimamente. ¿Alguién puede imaginarse las Torres de Serranos o la Lonja con un número de teléfono y un "se vende" pintados en su fachada?
 Por otra parte, han vuelto a tapiar y a colocar una nueva "puerta" en la entrada principal y han cerrado las ventanas del primer piso con más o menos acierto. Han dado una mano de pintura para tapar algunas pintadas (y colocar de paso las suyas) pero ya han aparecido otras nuevas.
Y para finalizar, la dichosa ventanita que hay en un de los lados, y en la que se produjo el último incedio, ha vuelto a ser reventada a pesar de ser tapiada el día después de que avisáramos al 112. Ahora vuelve a estar abierta y seguramente la habrá  sido ocupada una vez más.
 Ante la continua falta de vigilancia, inspecciones de los técnicos de patrimonio e interés del ayuntamiento por obligar a los legítimos dueños de la alquería a cumplir con la ley, somos nosotros, una vez más, los que tenemos que poner el grito en el cielo y advertir a las autoridades de las graves deficiencias que se producen en nuestro patrimonio. Ya lo contaba el dicho: No hay peor ciego que el que no quiere ver...
 Saludos...

 ¿Para qué está la fachada, no?
 Otro tabique que pronto será reventado...
 Un poco de cemento y unos tablones para evitar lo inevitable...
 Hoy tabico la ventana, mañana la reviento (jugando al gato y al ratón)
Por aquí se cuelan y... aquí empiezan las llamas.
Fotografías: César