martes

Los museos de Valencia siguen sin abrir los lunes pese a la avalancha turística de julio

Hola bloggeros,
 ¿Por qué un año más los museos valencianos permanecen cerrados los lunes a pesar de la avalancha de turistas que pernoctan en la ciudad los fines de semana?
 ¿Por qué grandes pinacotecas como el IVAM, el San Pío V, el Museo Nacional de Cerámica González Martí o la Beneficencia no responden a esta demanda cultural de manera apropiada?
 ¿Por qué los turistas no puede disfrutar de las Torres de Serranos, las Torres de Quart, el Museo Fallero, etc. desde el domingo por la tarde hasta el martes por la mañana?
 ¿Qué deben hacer entonces los lunes, sol y playa?
 ¿Es este el modelo turístico que queremos para la ciudad de Valencia?
Hemos lanzado estas preguntas a raíz de lo publicado por las Provincias en su edición digital, remarcando la necesidad de darle de una vez por todas una solución inteligente y lógica a este disparate. Los museos deberían permanecer abiertos los lunes y cerrar sus puertas los martes, ya que hay muchos más visitantes el primer día de la semana.
 El tiempo sigue pasando y este problema no se soluciona.
Un saludo...
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------
El mes de julio avanza, la presencia de visitantes en Valencia sigue creciendo espectacularmente y en los discursos políticos ganan presencia términos como 'economía creativa' o 'turismo cultural'. Sin embargo, hay cosas que no cambian. Da igual la crisis o la fusión de las consellerias de Turismo y Cultura. El lunes, los museos cierran a cal y canto. Venga usted mañana, que decía Larra. Los museos de Valencia siguen sin abrir el primer día de la semana a pesar de la avalancha turística, abocada a dar con sus huesos en la playa, que es una opción relajada y atractiva; el problema es que esa es la única posibilidad que la ciudad ofrece a sus visitantes los lunes.
O la playa, o la Ciudad de las Artes y las Ciencias, que no falla nunca y se mantiene alerta a la presencia de visitantes como si fuera una farmacia de guardia. Este verano también ha reaccionado la Lonja de Valencia, que ayer abría sus puertas de nuevo, igual que el lunes pasado, para alegría de los hosteleros del entorno. Otro recinto cultural que se ha unido a esa tendencia es el recientemente inaugurado Museo Mariano, el Muma. El museo de la Basílica de la Virgen permanece abierto todos los días, aunque los fines de semana cierra por las tardes.
Los grandes museos valencianos, no obstante, continúan reservando el lunes para el descanso general. La explanada del IVAM permanecía ayer desierta como el Páramo de Masa. En el San Pío V, la única actividad detectable era la registrada en la parada de autobús situada junto a sus puertas, que permanecían completamente selladas. Y el que pretende ser referente museístico de la Comunitat, en palabras de los responsables de la Generalitat, el Museo del Carmen, tampoco dio oportunidad de visitarlo. En el Museo González Martí, del Ministerio de Cultura, los turistas se pegaban a los hierros de la puerta del palacio del Marqués de Dos Aguas con gesto de incredulidad. Y el mismo resultado obtuvieron los que se acercaron ayer a la Beneficència o al Museo Fallero. Los museos citados se diferencian en que estan gestionados a través de instituciones situadas en los cuatro niveles administrativos (autonómico, provincial y municipal), pero coinciden en tomarse el lunes a título de inventario.
Fuentes de la Conselleria de Turismo y Cultura confirmaron la pasada semana a LAS PROVINCIAS que «una de las primera medidas que se pretende anunciar y en la que ya trabaja la consellera Lola Johnson» es coordinar la apertura y puesta en servicio de los recintos culturales durante la temporada alta del turismo. El estudio de la medida continúa.
Miles de turistas se despliegan a diario por la ciudad y esas sinergias que pretenden aprovecharse entre el turismo y la cultura están todavía pendientes de concretarse en medidas reales, contantes y sonantes.

La carne en el asador
Desde el departamento que dirige Johnson se pidió ayer «tiempo» para organizar las aperturas de los museos, y se insistió en que se está «poniendo toda la carne en el asador» para conseguir abrir. Sin embargo, es precisamente tiempo lo que no hay. Johnson, según fuentes de su departamento, considera que la medida permitirá dotar de sentido esas sinergias a las que apeló el jefe del Consell, Francisco Camps, para explicar la fusión de Cultura y Turismo. Sin embargo, desde la Conselleria se evita fijar plazos para iniciar las aperturas de los museos.
El secretario autonómico de Cultura y Deporte valenciano, Rafael Ripoll, aseguró la pasada semana que se está trabajando ya en «numerosas medidas» para impulsar el turismo cultural, lo que se concretará en «decisiones». Sin embargo, el tiempo pasa, julio avanza, los turistas vienen y se van, pero los museos continúan cerrados los lunes, como siempre.
Fuente: Las Provincias