jueves

La mejor cerámica del siglo XV

Buenas tardes bloggeros,
 el Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias González Martí expondrá a partir de noviembre 6 platos de loza dorada valenciana del siglo XV procedentes de una colección privada. Han sido compradas y cedidas por el estado para formar parte de la colección del museo valenciano. Tendremos pues la oportunidad de disfrutar de las mismas a finales del presente año.
Os adjuntamos la noticia publicada en la edición digital de Las Provincias.
 Un saludo.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------
 El Louvre de París, el British Museum de Londres o la Hispanic Society de Nueva York atesoran en sus fondos piezas de cerámica valenciana del siglo XV. Algunas de las principales pinacotecas internacionales conservan por azar o por interés los mejores ejemplos de la artesanía de la Comunitat. El Museo Nacional de Cerámica de Valencia se suma ya a esta lista de centros gracias a la adquisición de un conjunto de seis importantes platos de loza dorada del siglo XV. «Representan la producción cerámica de mayor calidad hecha en la Europa de su tiempo, usada y encargada por la realeza, la nobleza y los mercaderes más ricos de su tiempo», explicó el director del González Martí, Jaume Coll.
La incorporación de estas piezas al museo valenciano sirve para «saldar una deuda histórica», según el máximo responsable del centro valenciano. Los museos españoles, hasta ahora, «no conservaban piezas completas de tal nivel y calidad, que sólo podían ser contempladas acudiendo a lugares como el Museo de las Termas de Cluny, el Museo de Cerámica de Sèvres, El Louvre en París o el Museo Victoria y Alberto en Londres», añadió Coll, quien matizó que las grandes fuentes decoradas en dorado y azul procedían de un coleccionista privado de España.
Las piezas, que a partir de noviembre se expondrán en el González Martí, están muy cotizadas en el mercado de antigüedades, «lo que las convierte en obras deseadas por los coleccionistas» y de difícil catalogación económica.
«Hemos constatado que, subasta tras subasta, sus precios se multiplican exponencialmente como ocurrió en una de las celebradas recientemente en Christie's en la que un lote muy importante fue adquirido a precios astronómicos para un museo islámico de reciente creación», señaló Jaume Coll.
Las seis nuevas piezas ingresadas en el González Martí son representativas de las producciones de finales del siglo XIV o primeros años del siglo XV. La más antigua de ellas es un gran plato con motivos inspirados en las afamadas lozas de Málaga, que presenta decoración con un tema llamado «orla de peces». El inicio de producción de esta serie debe situarse entre los años 1370-80, cuando platos con esta decoración fueron colocados como ornato en la fachada de la romana basílica de Santa María la Maggiore, y su final hacia la tercera década del siglo XV.
Decoración floral
 Otros dos platos muestran una decoración floral con rosas góticas en relieve y flores de puntos, temas que se inspiraron en las raras porcelanas o las sedas chinas de los primeros Ming que llegaban a Europa por la ruta de la seda. De hecho esas rosas góticas presentan un extraordinario parecido con las peonías que empezaron a pintarse en las porcelanas del periodo Hongwu, algo anteriores.
Fragmentos de estas series han sido encontrados abundantemente en las excavaciones de Manises, también entre los restos que rellenaban el foso del castillo de Dordrecht (Holanda), destruido en 1410, y aparecen también representadas en la pintura gótica de su tiempo, como en la predela de la Santa Cena de Solsona del maestro Jaume Ferrer. Esas flores de puntos decoran un gran plato con el escudo de Felipe el Bueno de Borgoña (entre 1416 y 1428) y acompañan otros temas, como los epigráficos góticos 'Ave María'.
Dos platos pertenecen a las producciones del tercer cuarto del siglo XV, uno de ellos portador de un escudo que representa a un toro -una posible alusión al emblema heráldico de los Boil, señores de Manises y detentadores de los derechos de la producción de loza dorada-. La decoración de esta pieza muestra una retícula geométrica en dorado con rosas azules que se encuentra en la tabla de la Virgen y el Niño de Juan García Benabarre (activo entre 1449 y 1476) en la que vemos una fuente con frutos servida por un ángel en la que destacan claramente las rosas góticas. La decoración del segundo plato se preside por un escudo partido con el emblema de los Centelles en el jefe y con tres lises sobre un tupido fondo con el tema llamado de 'hoja de hiedra'. La última gran pieza del conjunto es un plato de finales del siglo XVI con el escudo de Aragón y Sicilia cuartelado en aspa.
Fuente: Las Provincias