miércoles

Las ruinas de la Calle Ruaya

Buenas tardes bloggeros,
allá por el año 2008 fueron descubiertos, durante las obras de un aparcamiento en la calle Ruaya, unos restos arqueológicos que en un principio llegaron a poner en duda el origen romano de Valencia (138 a.c), planteando la hipótesis de que se tratase de un asentamiento de época íbera y por lo tanto el más antiguo de nuestra ciudad (siglos III-IV a.c).

En este yacimiento tan importante se recuperaron piezas de cerámica griega, romana y cartaginesa (esta última en gran número) en una zona que se identificó con un antiguo basurero; ánforas de Cádiz y Túnez; dos monedas del siglo III a.C y diferentes restos de estructuras de caminos, balsas de riego y un pozo de planta ortogonal anulado y colmatado en el siglo IV a.C. y que se encontraba rellenado de arena arcillosa con restos cerámicos, de fauna (jabalíes, ciervos, ovejas, cabras y aves), y de útiles de esa época. Todo ello indicaría que la actual zona comprendida entre las calles Ruaya, Sagunto y Bilbao sería una zona de huerta habitada y cultivada hacía el siglo III-IV a.c, antes de la fundación de la ciudad de Valencia en el 138 a.c. (la Valentia del Cónsul Decimo Junio Bruto Galaico).

Recuerdo todavía las palabras que la alcaldesa de Valencia pronunció cuando aseguraba que se habían encontrado los «vestigios de vida más antiguos de Valencia». Más aún, al Concejal de Circulación y Transportes, Alfonso Novo, destacando en el año 2009 “el gran interés y apoyo del Ayuntamiento de Valencia por sacar a la luz estos restos arqueológicos anteriores a la época romana” y recordando que “esta segunda fase de la excavación arqueológica se puso en marcha en el mes de enero, nada más terminar las fiestas navideñas, y para ella el Ayuntamiento ha consignado más de 900.000 euros en los presupuestos municipales para el 2009”.

A fecha de hoy habría que recordarles a nuestros políticos que ahora nos encontramos ante los "vestigios de ruina y abandono más lamentables de la ciudad de Valencia" y de que nada sirven invertir casi un millón de euros si después abandonas a su suerte el yacimiento y no te molestas en realizar una limpieza y mantenimiento periódico del lugar. El solar se encuentra lleno de bolsas de plástico, envases de bebidas, basuras y cubierto de maleza; con las vallas que lo rodean por el suelo; sin ningún tipo de vigilancia y en el más absoluto de los olvidos por parte de la administración. Se repite la misma historia una y otra vez. Se invierten grandes cantidades de dineros en proyectos inacabados que terminan abandonados y en la ruina.

Por todo ello nos queda preguntarnos ¿quiénes serán otra vez los encargados de recordarle al Ayuntamiento sus obligaciones con el patrimonio y las leyes que lo protegen?
Un saludo...




Imágenes de los restos arqueológicos antes de su abandono
Fotos extraídas de:  http://www.tarraconensis.com/  y
http://noticiascomunitat.blogspot.com.es/2009/04/las-excavaciones-en-la-calle-ruaya-de.html





 Estado actual de los restos a 28 de enero de 2013
Fotos: Círculo por la Defensa y Difusión del Patrimonio Cultural
Licencia Creative Commons 3.0