lunes

Ruta por los barrios de Ayora, Marítim y el Grao de Valencia (Sábado 13 de junio a las 10:30h)

Ruta por los edificios históricos abandonados de los barrios de Ayora, Marítim y el Grao de Valencia

Asociaciones por la defensa y difusión del patrimonio cultural han organizado para el próximo sábado 13 de junio un novedoso recorrido con el que pretenden reivindicar la recuperación de los edificios históricos abandonados de la zona de Ayora, Marítim y el Grao, y su puesta en valor. Los organizadores, los mismos que los que pusieron en marcha el mes pasado la ruta por el patrimonio abandonado de Benicalap y Marxalenes, lanzan así una nueva propuesta cultural con los mismos objetivos: recordar a las instituciones el papel dinamizador y de reactivación económica y generador de empleo que debe jugar el patrimonio, también en los barrios. 


La ruta pretende mostrar el patrimonio industrial arquitectónico del distrito de los Poblados Marítimos, una zona donde quedan muchos ejemplos de la industrialización de Valencia, pues fue uno de los núcleos industriales de la ciudad. Se trata de las edificaciones realizadas a partir de la Revolución Industrial, como fábricas, almacenes, naves, chimeneas o silos, u otras como los tinglados del puerto o la antigua estación de ferrocarril. Son construcciones que tienen un gran valor histórico y social como parte de nuestra memoria del trabajo y del pasado reciente de la ciudad, sin embargo, este vasto patrimonio aún carece de la suficiente atención, consideración y protección, lo cual hace que se sigan perdiendo todavía hoy muchos ejemplos de interés. 


El recorrido estará guiado por representantes de la asociación Círculo por la Defensa y Difusión del Patrimonio Cultural, de APIVA (Asociación de Patrimonio Industrial Valenciano) y de CaminArt (una cooperativa cultural dedicada a la divulgación del patrimonio), y durante el trayecto se explicará tanto la historia y el valor de los edificios como el trabajo realizado a lo largo de los años con sus denuncias para exigir la conservación, rehabilitación y puesta en valor de los bienes inmuebles que se visitarán. 


El recorrido, de unas tres horas y media de duración, comenzará a las 10:30 h. desde la puerta principal del Palacete de Ayora (calle Santos Justo y Pastor nº98), construido a finales del siglo XIX en estilo ecléctico pero cerrado a cal y canto, a pesar de que desde 2012 esté previsto que albergue la sede de la Universidad Popular o de que el Síndic de Greuges haya instado a su reapertura. 

Durante el recorrido se mostrarán ejemplos como parte de la antigua Aceitera Casanova o el magnífico almacén de abonos de José Campos Crespo, obra del gran arquitecto Demetrio Ribes. Se recorrerán espacios como el antiguo complejo fabril S.A. Cros, de capital importancia en el desarrollo de esta industria, y diferentes fábricas que se encuentran en la calle Joan Verdeguer, los almacenes recuperados y conocidos ahora como “Las Naves”, los abandonados y deteriorados almacenes de Azamon (conocidos como de Ership) y la fábrica Harineras Levantinas (en estos momentos en fase de rehabilitación de lo poco que queda de ella).


También se mostrará uno de los ejemplos más antiguos de arquitectura ferroviaria que queda en España, la estación del Grao, la primera que se construyó en Valencia (1852) pero que desde hace años permanece sin uso y languidece, abandonada. También se recorrerán los Tinglados del Puerto, magnífico ejemplo de arquitectura en hierro, de estilo modernista, y que se encuentran en mal estado de conservación por la falta de mantenimiento e intervenciones necesarias desde mayo del 2011. Finalmente, los asistentes a la ruta podrán comprobar el abandono de la Casa Ribes, la casa que el propio arquitecto Demetrio Ribes se construyó en la Playa de Las Arenas.


Los organizadores destacan que el patrimonio industrial arquitectónico es el gran olvidado, el más desprotegido y abandonado, quizás por ser de una cronología cercana, fundamentalmente del siglo XIX y principios del XX, y por su sentido funcional más que estético. Es todavía el gran desconocido y, por tanto, el que requiere una mayor divulgación social. Por ello, esta ruta pretende mostrar los valores que tienen estos imponentes edificios y así dar las razones por las que se deben considerar patrimonio arquitectónico “de pleno derecho”. De ser así, “sería posible proteger, recuperar y mantener estas magníficas edificaciones para poder reutilizarlas y mantener testimonios de nuestra memoria del trabajo”, explica Diana Sánchez, Presidenta de APIVA. “Si no se determina como patrimonio digno de proteger se seguirán perdiendo magníficos edificios que se encuentran en peligro”, concluye. 


Por último, los organizadores explican que la recaudación de ésta ruta, al igual que la realizada por los barrios de Benicalap y Marxalenes irá destinadas íntegramente a sufragar un documental sobre La Ceramo, en el que, además de contar la historia del edificio y su fabricación, se relatará la lucha emprendida hace décadas por las asociaciones en defensa del patrimonio.


Las inscripciones ya están abiertas y pueden realizarse a través de la página web y redes sociales de CaminArt.