sábado

Las multas coercitivas impuestas a Bombas Gens no son obra ni de los partidos políticos ni del espíritu santo.

Hola bloggeros,
 compartimos y secundamos la nota de prensa de la entidad amiga Cercle Obert, tras las informaciones dadas por ciertos medios de comunicación valencianos que persisten en ocultar la verdad y omitir datos importantes para tapar así el trabajo que venimos realizando las diferentes asociaciones en pro de la defensa del patrimonio cultural valenciano:

Las multas coercitivas impuestas a los propietarios legítimos de Bombas Gens no son obra del PSOE ni del espíritu santo.

Tal y como informamos al diario LAS PROVINCIAS, dos entidades hemos denunciado en diversas ocasiones por escrito a los legítimos propietarios por conculcar la LUV, la Ley de Patrimonio Cultural Valenciano, la Ley de Régimen Local y otras normativas vigentes... por atentado contra la salud, permitir y favorecer la ocupación ilegal y la destrucción de un bien, que genera desde hace años gravísimos problemas a los vecinos.

Mirando en el archivo de nuestras dos entidades (Círculo por la Defensa y Difusión del Patrimonio Cultural y Cercle Obert de Benicalap), se puede contabilizar un número superior a 50 denuncias formuladas en los últimos 10 años, advirtiendo hace poco al Ayuntamiento y a la Dirección General de Cultura, nuestro deber de comunicar a la Fiscalía la inactividad y negligencia a la hora de cumplir y hacer cumplir la legislación, tanto por parte del dueño como de las administraciones públicas competentes en la materia.

Es lamentable constatar que nuestros representantes públicos únicamente actúan cuando temen la posibilidad de sentarse en el banquillo de los acusados.

Tenemos redactada la denuncia y esperamos que el Ayuntamiento de Valencia y la Generalitat Valenciana aprendan la lección y cumplan y hagan cumplir el ordenamiento jurídico vigente. 

Si persiste la ocupación, degradación, insalubridad y expolio del bien, tendremos el deber y la obligación de denunciar a todos los responsables, tal y como exige nuestro ordenamiento jurídico.

Nos encantaría que la prensa fuese respetuosa con la verdad y que los partidos políticos tuviesen respeto por el trabajo que determinados colectivos llevamos décadas haciendo, aunque viendo la falta de ética de nuestra casta política y la enorme manipulación periodística, tenemos serias dudas que alguna vez dejen de apropiarse del trabajo ajeno, otorgándose méritos que no les corresponden ni se han ganado

Intentan robar las rejas de Bombas Gens