viernes

Nuevas caras, viejas y malas costumbres

Buenas tardes blogger@s,

ya han pasado un par de meses desde que el nuevo gobierno tomara posesión de los cargos y se pusiera al frente de las diferentes administraciones públicas valencianas.

Sin embargo, hay una serie de viejas y malas costumbres heredadas del anterior gobierno que no cambian. Una de ellas es la de dilatar al máximo los expedientes administrativos en curso, no dando respuesta en tiempo y forma tal y como recoge la legislación vigente y la otra la de ignorar sistemáticamente las recomendaciones dadas por el Síndic de Greuges de la Comunitat Valencia, institución que merece todo nuestro respeto y admiración por el trabajo que viene realizando en materia de patrimonio cultural durante los últimos años.

En esta ocasión no han sido uno o dos los expedientes que no han recibido respuesta, sino 5. Más de un mes de retraso para aceptar las recomendaciones y peticiones formuladas por el Síndic de Greuges.

Mucho va a tener que mejorar el nuevo gobierno para hacerlo, en este sentido, mejor que el anterior. Hasta la fecha no estamos notando diferencias significativas ni en los tiempos ni en la forma a la hora de dar respuesta a nuestras legítimas peticiones. Consideramos que la administración pública debe ser la primera en dar ejemplo y cumplir con una leyes, normas, ordenanzas y reglamentos redactadas, firmadas y aprobadas por ellos mismos. Los funcionarios, jefes de sección y de servicio y altos cargos van a tener que ponerse seriamente las pilas para revertir una situación que va en contra de los principios constitucionales y de la participación ciudadana.

Un saludo...


 El texto y las imágenes son propiedad de Círculo por la Defensa y Difusión del Patrimonio Cultural, no permitiéndose su reproducción total o parcial sin citar las fuentes y a los autores originales al estar bajo licencia Creative Commons 3.0. Nuestra entidad no tiene ánimo de lucro, pero exige un mínimo de respeto y comportamiento ético y profesional a los medios de comunicación, partidos políticos, asociaciones cívicas, fundaciones… a la hora de apropiarse de nuestro trabajo y esfuerzo de años.