viernes

Segundas Recomendaciones del Síndic de Greuges por el abandono y ruina de la muralla árabe de la Calle Salinas nº17-19

Buenas tardes blogger@s,

el Síndic de Greuges se ha visto en la obligación y el deber de hacer unas segundas recomendaciones dirigidas a la Conselleria de Cultura, tras el incumplimiento de unas primeras recomendaciones que ya fueron aceptadas en su día. 

Estamos delante de una administración abiertamente hostil contra el patrimonio y contra las personas y colectivos que nos dedicamos a su defensa activa por más que les pese. A pesar de la descomunal cantidad de recomendaciones que acumula, la Conselleria de Cultura y su Dirección General persiste en su actitud negligente e imprudente y continua sin intervenir sobre un BIC protegido por la ley y abandonado hace décadas. Un abierto y manifiesto atentando contra la integridad de los bienes patrimoniales que forman parte del catálogo de bienes y espacios protegidos.

Esta administración pública y sus representantes vuelven a quedar retratados otra vez más, haciendo honor a su título honorífico de ser uno de los principales enemigos y el mayor peligro contra la integridad de nuestro patrimonio cultural. 

Hemos enviado toda la documentación, amén de un dossier extenso con más de 400 denuncias y los 60 expedientes que tenemos abiertos con el Síndic de Greuges a un abogado de nuestra confianza para que valore una macro denuncia por un presunto y grave delito de prevaricación por omisión y de atentado contra el patrimonio cultural de l@s valencian@s. Si no vemos un cambio radical en la actitud todas estas administraciones y sus máximos responsables van a tener que dar las correspondientes explicaciones ante los tribunales de justicia.

Un saludo...

El texto y las imágenes son propiedad de Círculo por la Defensa y Difusión del Patrimonio Cultural, no permitiéndose su reproducción total o parcial sin citar las fuentes y a los autores originales al estar bajo licencia Creative Commons 3.0. Nuestra entidad no tiene ánimo de lucro, pero exige un mínimo de respeto y comportamiento ético y profesional a los medios de comunicación, partidos políticos, asociaciones cívicas, fundaciones… a la hora de apropiarse de nuestro trabajo y esfuerzo de años.