miércoles

Cercle Obert de Benicalap recuerda que ni el Ayuntamien​to de Valencia ni la Generalita​t ni el Valencia SAD han cumplido la permuta y han tolerado la degradació​n y destrucció​n de bienes protegidos

Buenas tardes bloggeros,
 siempre lo hemos dicho y siempre lo diremos: Ni puede ni deber haber nadie por encima de la LEY. Y aunque se trate del equipo de nuestros amores, el Valencia C.F no ha actuado ni está actuando correctamente, tal y como marca la Ley de Patrimonio Cultural Valenciano 4/1998 (que a tenor de los hechos todo el mundo parece desconocer), en lo que respecta a la Alquería de la Torre, de la que son sus legítimos dueños. Así pues, el Valencia C.F está permitiendo de forma continuada la degradación, destrucción y expolio de un Bien de Interés Cultural.
Peor aún es la actitud tanto del Ayuntamiento de Valencia como de la Dirección General de Patrimonio que no solo hacen la vista gorda, perdonando una multa de 300 € al Valencia C.F por estos hechos (¿Han tenido el mismo miramiento con los ciclistas que han frito a multas durante estas semanas?), sino que, lo que es aún peor, dan a entender con este tipo de acciones que dañar, abandonar, expoliar el patrimonio cultural valenciano puede salirte gratis, como ha sido en esta ocasión. ¿Qué ejemplo se da a la ciudadanía con estos despropósitos?
Suscribimos pues la acertada nota de prensa de Cercle Obert que os dejamos debajo de estas líneas.
Saludos...
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Es triste comprobar que el Valencia club de fútbol se convierte en una propiedad de una entidad bancaria conflictiva y con más deudas que Alemania después de la segunda guerra mundial. Pero lo peor de todo es que el Ayuntamiento de Valencia se olvida una vez más de exigir a la entidad privada deportiva a que ejecute de una vez la permuta y entregue el dinero y los terrenos que hace 6 años debería hacer efectuado.
Y también es bochornoso e indigno que el Ayuntamiento exonere del pago de una multa de 300 euros por haber permitido que un monumento declarado BIC, como es la alquería de la Torre, se convierta en un enorme y descomunal vertedero durante estos últimos años.
Las innumerables denuncias administrativas interpuestas por Cercle Obert de Benicalap, exigiendo que el Ayuntamiento y la Dirección General de Patrimonio Cultural Valenciano adopten medidas eficaces para sancionar a los legítimos dueños y propietarios que permiten la degradación y abandono del Patrimonio Cultural Valenciano, nacen de nuestro amor por la legalidad y respeto por nuestra cultura y sus diversas manifestaciones.
Es intolerable e inadmisible que las instituciones públicas permitan y alimenten, tanto por acción como por omisión, la destrucción del Patrimonio Cultural y que monumentos, tan destacados y únicos en todo el mundo como es la Alquería de la Torre, sea conocida como un vertedero de escombros y basuras, donde cualquiera puede depositar todo tipo de trastos e inmundicias.
¿Tendremos que volver a llevar a la Fiscalía al Ayuntamiento de Valencia, al Valencia club de fútbol, SAD y a la Dirección General de Patrimonio Cultural por incumplir sus compromisos y obligaciones legales durante todos estos años?
Pruebas a raudales tenemos, tanto escritos como material fotográfico y noticias aparecidas en los medios de comunicación que confirman la dejadez y pasividad institucional y privada a la hora de proteger un bien.
¿Recuerdan los responsables de Cultura y del Ayuntamiento, el compromiso suscrito hace un año ante el Síndic de Greuges de la Comunitat Valenciana en torno a la protección, recuperación y revalorización de nuestros monumentos y bienes culturales?
¿Conocen la ley de Patrimonio Cultural Valenciana, la LUV, la Constitución y resto de normativa jurídica los responsables y funcionarios del Ayuntamiento y la Generalitat Valenciana o también ignoran todo sobre su trabajo y tareas diarias?
Nuestra entidad vuelve a recordar a los responsables del Ayuntamiento, su deber a la hora de velar por el interés general y no permitir que monumentos protegidos, se conviertan en vertederos y focos de infección. La alquería de la torre lleva años esperando ser limpiada y rehabilitada. Ni sus dueños legítimos ni las instituciones se han tomado la molestia de cumplir con el ordenamiento jurídico, ignorando de manera abierta, sus obligaciones.
¿Cuándo le recordará la alcaldesa de Valencia a la empresa privada Valencia SAD que debe cumplir el convenio suscrito?
¿Hasta cuándo vamos a tolerar tanta violación de las leyes?

CERCLE OBERT DE BENICALAP

Valencia, a 13 de Diciembre de 2011