martes

El tejado de la ermita de Santa Lucía amenaza con hundirse

Hola bloggeros,
si el pasado 26 de mayo advertíamos sobre la degradación de los jardines y restos arquitectónicos que se encuentran alrededor del antiguo Hospital General (Calle Hospital), hoy nos hacemos eco sobre el lamentable estado en el que se encuentra el tejado de la ermita de Santa Lucia, próxima a estos jardines.
Desafortunadamente (y no es la primera vez) asistimos impotentes a la dejadez y al abandono por parte de la administración pública hacía nuestro patrimonio. Lamentablemente este "pasotismo" acompañado en muchas ocasiones de una burocracia lenta y absurda, afecta peligrosamente a la integridad física de nuestro patrimonio histórico artístico.
Esperamos que se pongan todos los medios necesarios para evitar que el daño ya producido no vaya a más y no tengamos que lamentar la perdida total de este edificio tan significativo.
Mañana acudiremos al lugar para realizar unas fotografías y evaluar los daños visibles en la estructura.
Saludos...

-------------------------------------------------------------------------------------------------
La ermita de Santa Lucía se cae. Sus muros centenarios no aguantan el peso de los años y ya han dado las primeras muestras de colapso, hasta el punto de provocar el hundimiento parcial del tejado central. La crítica situación hace peligrar un inmueble cuya primera construcción data del siglo XV, y por extensión, las festividades litúrgicas que acoge, según señaló ayer el presidente de la Cofradía de Santa Lucía, Francesc Llop.
El deterioro desde fuera no es tan apreciable. Una planta se abre paso desde una grieta, mientras que los desconchados adornan una fachada que también muestra restos de pintadas pasadas. En la parte de atrás, en el muro trasero que da a los jardines del Muvim, todavía se apreciaban ayer restos de botellón, mientras que las mallas instaladas en los ventanales impiden la entrada de las palomas que habitan en la cubierta.
La ermita incluye la iglesia y la Casa de la Cofradía, y su estado es «alarmante», en palabras del propio Llop. Los problemas estructurales vienen de lejos, aunque en las últimas semanas se ha detectado un desplazamiento lateral de los muros de carga, lo que amenaza con provocar más hundimientos en el tejado central.
Llop explicaba que ayer comenzaron las primeras catas de cara a reforzar la estructura, que consistieron en retirar cañizos de la parte interior del tejado para dejar a la vista la vigas y la zona afectada por el hundimiento. Entre las causas del desplazamiento, según el presidente, está la desaparición de los edificios que rodeaban el templo, demolidos junto al viejo Hospital General, las filtraciones provenientes de los jardines, así como «las continuas vibraciones producidas por el metro».
«Si no se actúa a tiempo, el templo deberá cerrar al culto en octubre, haciendo muy difícil su apertura para las fiestas de Santa Lucía en diciembre o Santa Águeda en febrero», señaló Llop. Eso sí, no hay riesgo inmediato por lo que de momento puede seguir abierta. La Cofradía cuenta con un proyecto de restauración que asciende a 450.000 euros, y ante la imposibilidad de sufragarlo, ha pedido ayuda a las Administraciones, «sin respuesta hasta el momento».
El otro problema de la Cofradía, la más antigua de la diócesis y fundada en 1380, es la demora en la tramitación de la licencia de obras municipal, debido a la protección de los árboles próximos.

Fuente: Las Provincias