miércoles

La ampliación del San Pío V será subterránea

Hola,
os dejamos una noticia sobre la futura ampliación del Museo de Bellas Artes de Valencia
Un saludo.
-------------------------------------------------------------------------------------------------
La ampliación del Museo de Bellas Artes de Valencia, San Pío, también conocida como V fase y adjudicada hace apenas unas semanas al equipo del arquitecto Álvaro Gómez-Ferrer, será subterránea, como también lo será el nuevo acceso principal al museo.
Así queda de manifiesto en el proyecto aprobado por el Ministerio de Cultura y al que ha tenido acceso Levante-EMV. La elección del plan de Gómez-Ferrer, quien lleva trabajando en las obras del centro desde los primeros proyectos de consolidación a mediados de la década de los setenta, fue seleccionado tras un concurso público al que optaron una decena de proyectos.
Los problemas de edificabilidad y volumetría, así como la falta de espacio, ha llevado a proyectar un diseño que potenciará la zona noble y claustral, ocupada en la actualidad por la Academia de Bellas Artes de San Carlos y donde se encuentran dispuestas las colecciones del XIX. Será gracias a su rehabilitación y redistribución espacial, mientras que un edificio neutro y acristalado cerrará el actual corredor que da acceso al museo desde los Jardines de Viveros a través del restituido patio del Embajador Vich.
De esta forma, el principal acceso se mantendrá por el patio del Embajador Vich pero a él se accederá ahora a través de una plaza ajardinada, subterránea e iluminada con lucernarios similar a las del Prado, el Louvre o a la ampliación del museo Van Gogh de Amsterdam.
A él se llegará por dos rampas paralelas a la parte lateral del edificio y recayente a Viveros. Una de ellas mirará a la zona trasera del perímetro, la que se abrirá desde la calle Genaro Lahuerta. Allí quedará ubicada la zona de aparcamiento. La segunda mirará a la propia avenida San Pío V. El acceso subterráneo no supondrá el cierre del que actualmente es utilizado y que da entrada a la denominada sala de la cúpula.
El resto de las dependencias a construir serán también subterráneas. Estarán destinadas a nuevos almacenes blindados, talleres o zonas de trabajo interno.
No habrá salas nuevas, salvo las que se repartirán dentro del edificio claustral o la actual biblioteca que será trasladada a otro inmueble y cuyo espacio quedará convertido en un gabinete para dibujos, grabados o pequeñas pinturas.
Asimismo, el plan prevé la reordenación y ajardinamiento de todo el perímetro del museo, en la actualidad con una imagen de bastante abandono, que se constituirá en una especie de jardín arqueológico.
Otras zonas que también quedarán como salas de exposiciones temporales serán los dos pisos del patio del Embajador Vich. Éste, a su vez, actuará como distribuidor entre la zona noble y las salas de exposiciones que fueron dotadas durante las obras de la cuarta fase.
Fuentes del Ministerio de Cultura precisaron que lo que sí desaparecerá será la denominada sala Laporta. Esta área se añadirá a la zona de conexión entre la parte antigua y la nueva.
Las mismas fuentes, sin embargo, precisaron que sus elementos arquitectónicos auténticos serán reintegrados en las nuevas obras.
El edificio acristalado será neutro a fin de que permita diferenciar la parte noble de inmueble que fue construido durante la cuarta fase de las obras.
Fuente: Levante-Emv.es