sábado

La Lonja de los Mercaderes víctima de un nuevo acto vandálico

Buenas tardes blogger@s,

la Lonja de los Mercaderes vuelve a ser víctima de un nuevo acto vandálico que, ante la ausencia de  cámaras de videovigilancia, políticas educativas y de sensibilización patrimonial y sanciones para los responsables, vuelve a salirle gratis a los delincuentes que martillean los muros y sillares de nuestro patrimonio cultural una y otra vez.

El coste de la limpieza volverá a correr a cargo de las arcas de la administración pública y del bolsillo de los contribuyentes mientras estos gamberros que infringen la ley se van de rositas y la administración se encoge de hombros superada por una situación que sobrepasa su escasa capacidad de gestión de nuestro patrimonio cultural.

Lo hemos dicho mil veces y lo seguiremos repitiendo. La estrategia de estar siempre dos pasos por detrás limpiando y pagando de nuestro bolsillo lo que ensucian estos vándalos incívicos no es la solución. Es un parche que no resuelve un problema para que el que en casos como el denunciado hay que poner en marcha las medidas preventivas y las sancionadoras.

Tenemos un marco jurídico perfecto para castigar estos atentados contra el patrimonio cultural. Pero para ello es OBLIGATORIO contar con los sistemas de vídeo vigilancia que permitan detectar en ese mismo momento a los infractores. De esta forma la Policía Local podría acudir rápidamente al lugar de los hechos, atrapar a los delincuentes con las manos en la masa e imponer las multas, sanciones y exigir la reparación de los daños con su patrimonio personal y no con el nuestro.

Si seguimos con las mismas políticas de permisividad y de resignación no hay nada que hacer. Habremos perdido la guerra contra estos delincuentes.

Un saludo...

El texto y las imágenes son propiedad de Círculo por la Defensa y Difusión del Patrimonio Cultural, no permitiéndose su reproducción total o parcial sin citar las fuentes y a los autores originales al estar bajo licencia Creative Commons 3.0. Nuestra entidad no tiene ánimo de lucro, pero exige un mínimo de respeto y comportamiento ético y profesional a los medios de comunicación, partidos políticos, asociaciones cívicas, fundaciones… a la hora de apropiarse de nuestro trabajo y esfuerzo de años