domingo

La Alquería de Falcó: House Where Nobody Lives

Buenos días blogger@s,

esta misma semana el periodista Carlos Aimeur, de Valencia Plaza, me llamó para darme una buena noticia: el Ayuntamiento de Valencia había expropiado, finalmente, la Alquería de Falcó.

Llevábamos esperando hace tiempo y más desde la segunda recomendación del Síndic de Greuges, en julio de 2016, y tras haber reabierto la queja el pasado 12 de febrero tras meses de silencio y sin saber si la misma se había ejecutado o no. Parece ser que se han dado prisa en finiquitar el asunto para poder respondernos a través del Síndic y evitar otro nuevo y sonrojante tirón de orejas.

Además, nuestra asociación llevaba desde febrero de 2013, hace más de cuatro años, solicitando precisamente al Ayuntamiento de Valencia la expropiación del BRL de la Alquería de Falcó, después de más de una década de abandono, al igual que su recuperación, rehabilitación y puesta en valor.

La primera vez que pudimos entrar en esta Alquería, emplazada en el barrio de Torrefiel, fue en marzo de 2006, hace ahora 11 años, comprobando in situ el lamentable estado de abandono y ruina de uno de los mejores ejemplos del clasicismo y del barroco de la arquitectura rural valenciana, tal y como ha afirmado en numerosas ocasiones el arquitecto Miguel del Rey Aynat, especialista en esta materia.

La Alquería de Falcó, enclavada en el Camino de Moncada, se caracteriza por la magnífica torre de la esquina suroeste y por las esferas y pináculos existentes en las diferentes esquinas del edificio, propias del conocido como estilo Herreriano o Escurialense, debido al estilo presente en el Monasterio de San Lorenzo del Escorial, obra del arquitecto Juan de Herrera, y que podemos encontrar también en otros edificios valencianos como la Torre Vella del Palau de la Generalitat, el Monasterio de San Miguel de los Reyes, próximo a la alquería, o en los pretiles del antiguo cauce del río Turia.

Aunque desconocemos el origen exacto de la Alquería de Falcó (si se trata de un edificio reconstruido, remodelado o levantado de nuevo sobre la estructura de una antigua alquería del siglo XV, perteneciente a la familia Falcó) sí que tenemos la referencia del plano de Antonio Cassaus, fechado en 4 de Junio de 1693, donde aparece citada como Alquería de Baut. (Bautista) Falco (sic). Lo que está claro es que el actual edificio es de finales del siglo XVII, principios del XVIII.

Esperemos que, tras su expropiación, el Ayuntamiento de Valencia proceda a intervenir con carácter de urgencia, tomando para ello las medidas precautorias necesarias, evitando, asimismo, las presentes y futuras ocupaciones de la alquería, que ponen en riesgo la integridad del edificio debido a los numerosos incendios que ha sufrido en los últimos años de desidia y abandono.

Igualmente, deseamos que se destinen cuanto antes las partidas presupuestarias precisas y necesarias para rehabilitar el bien y ponerlo a disposición de los vecinos de Torrefiel, teniendo en cuenta las necesidades actuales del barrio. 

Desde nuestra asociación seguimos optamos, para estos casos, por la fórmula de los Talleres de Empleo, Escuelas Taller y Casas de Oficio puesto que, además de intervenir directamente sobre el BRL, se enseñan oficios y artesanías tradicionales a jóvenes desempleados del barrio. Esa es y debe ser también la función primordial del patrimonio cultural valenciano, cuya recuperación y puesta en valor debe revertir directamente sobre los ciudadanos, generando ese vínculo social, económico y afectivo tan necesario para el posterior reconocimiento, identificación como algo propio y por lo tanto respeto de nuestro bienes culturales.

Un saludo...

Plano de Antonio Cassaus, fechado en 4 de Junio de 1693, donde aparece citada como 
Alquería de Baut. (Bautista) Falco (sic)