lunes

Cuando la barbarie destruye al patrimonio

Hola bloggeros,
tras mi estancia fuera de la ciudad durante buena parte de julio y ajeno a gran parte de lo ocurrido en nuestra ciudad, me encontré con un hallazgo sorprendente paseando por la ciudad, como habitualmente tengo costumbre de hacer en mis ratos libres. Al pasar por el parterre de la plaza de Alfonso el magnánimo (con la estatua ecuestre de Jaume I), ví que a la escultura de Neptuno, del artista italiano Ponzanelli, le faltaba la cabeza, quedando tan solo un fragmento del mentón con su barba. Mi sorpresa y estupor fueron mayúsculos. Una estatua que ya ha sufrido innumerables ataques injustificados que la ha dejado mutilada en más de una ocasión (¿cuántas veces le han arrancado ya el brazo con su tridente?). Tras observar horrorizado este acto de barbarie, saqué la cámara de fotos para plasmar la atrocidad y me dispuse a continuar mi camino a pie hacía mi casa. Pero la jornada negra no iba a terminar todavía. Faltaba una sorpresa.
Al llegar a la Alameda, a la altura del puente de la exposición de Santiago Calatrava, me encontré con la estatua de Flora, de José Piqué, sin su brazo derecho. Desmoralizador.
Pues bien, tras fotografiarla y llegar a casa con una mezcla de rabia e impotencia, quiero plantear a los bloggeros de la web si sería oportuno colocar copias de las esculturas urbanas de la ciudad para evitar este tipo de destrucción innecesaria y evitable. Sería un debate interesante y necesario, ya que el ayuntamiento de Valencia no tiene previsto realizar ninguna medida que resulte eficaz para evitar estos actos de unos gamberros descerebrados (lo siento pero lo de las cámars de seguridad creo que no sirve para nada).
Enviad por favor vuestras opiniones al respecto y debatiremos largo y tendido.
Un saludo.
P.D: Mañana o el miércoles colgaré las fotos de la vergüenza.