martes

El muro del Monasterio de San Miguel de los Reyes: Las contradicciones de la Concejalía de Urbanismo

Buenos días blogger@s,

a Vicent Sarrià y a la Concejalía de Urbanismo se le acumulan los problemas. Además del asunto del Cine Metropol, los Palacios de la Calle Exarchs, la Alquería de San Lorenzo (la de titularidad privada) que se vino parcialmente abajo, o el pelotazo urbanístico de Penyaroja, hay que sumar las contradicciones en el asunto del Muro del Monasterio de San Miguel de los Reyes (BIC). Un expediente iniciado en octubre de 2013, hace cuatro años y medio, y que cuenta con tres recomendaciones del Síndic de Greuges.

La tercera recomendación, efectuada en mayo de 2017, tuvo como respuesta una serie de argumentos contradictorios a los que aparecen reflejados hoy en el diario Levante-Emv y en los que se afirma que "El Ayuntamiento de València obliga a los propietarios de las parcelas agrícolas que recaen junto a la tapia histórica del monasterio de San Miguel de los Reyes a que se hagan cargo de su reparación" y "Disciplina Urbanística ha enviado en las últimas semanas un requerimiento a los interesados para que realicen «las obras necesarias para mantenerlos en condiciones de seguridad, salubridad, ornato púbico y decoro»":


Sin embargo, ante el propio Síndic de Greuges, la Concejalía de Urbanismo alegó lo siguiente:


Por lo tanto, declara que no es su competencia exigir el mantenimiento y conservación del muro y sí lo es de la Conselleria de Cultura. ¿A qué se debe este cambio? ¿Por qué ha tenido que dilatarse tanto y de forma innecesaria este expediente?

Además de estas sorprendentes contradicciones, cabe remarcar que esta Concejalía vive alejada completamente de la realidad cuando afirma que: "«No se pueden reparar los desperfectos con hormigón, por ejemplo, tendría que ser con piedra, o mortero», señala. En cualquier caso, con los elementos que determinen los técnicos para no desvirtuar la edificación original". Una imagen vale más que mil palabras:


Por lo tanto, sólo cabe preguntarse si se aclaran alguna vez en la Concejalía de Urbanismo con sus competencias o si las contradictorias respuestas a dependen de si lo preguntamos nosotros a través del Síndic o de si se quiere hacer una nota de prensa de autobombo y propaganda.

En todo caso, la Concejalía de Urbanismo y su máximo responsable, Vicent Sarrià, han vuelto a quedar en evidencia y a demostrar que las cosas no se están haciendo bien.

Un saludo...