jueves

El abandono de la antigua estación de FEVE (Nazaret)

Buenos días blogger@s,

el pasado 5 de diciembre denunciamos el estado de abandono y degradación de la antigua estación de FEVE (Nazaret) y de su entorno de protección.

El edificio, catalogado como BRL, pertenecía al ramal ferroviario que conectaba el centro de Valencia (antigua estación de Jesús, hoy rehabilitada como centro social), con el puerto. Fue inaugurada en 1912 siguiendo un proyecto arquitectónico similar al de las estaciones de la línea de Valencia a Villanueva de Castellón, con la que enlazaba en la misma estación de Jesús. Es prácticamente similar a las estaciones de Bétera y Llíria y a la desaparecida estación del Grao.

La vieja estación de Nazaret, actualmente de titularidad privada, era propiedad de la Compañía de Tranvías y Ferrocarriles de Valencia.  En 1957 sufrió los efectos de la devastadora riada, al estar situada apenas a unos metros de la desembocadura del Turia y supuso la puntilla que acabó con la línea de mercancías y de pasajeros. A partir de ese momento, el inmueble sólo tuvo actividad al contar con una instalación eléctrica que daba suministro a FEVE. 

Hace unos días, el Ayuntamiento de Valencia nos respondió a través del Servicio de Disciplina Urbanística lo siguiente:

"se tramita el correspondiente expediente para la subsanación de deficiencias y/o patologías respecto del inmueble referenciado, y siendo que el mismo es de titularidad privada, y conforme al procedimiento legalmente establecido, se procede por esta Administración a exigir a la propiedad que cumpla con su deber de mantener, conservar y garantizar la seguridad del edificio, exigiéndole la subsanación de las patologías señaladas por la Oficina Técnica Control de la Conservación de la Edificación".

De la respuesta y de la experiencia adquirida durante estos casi seis años nos gustaría hacer una reflexión sobre los bienes de titularidad privada y las funciones in vigilando y de inspección que deberían realizar los técnicos y funcionarios de las administraciones públicas a pie de calle y que no se están llevando a cabo. Y más en el caso de edificios catalogados como BRLs o BICs, tal y como recoge la Ley de Patrimonio Cultural Valenciano 4/1998, solicitando la ayuda y colaboración, si fuera necesario, de la Conselleria de Cultura.

Venimos observando desde hace tiempo que hay una serie de edificios protegidos de titularidad privada (Alquerías de Falcó, de Serra y de Albors, Refugio antiaéreo de la Calle Espada, Casa natalicia de San Luis Beltrán, molino islámico de la calle de Salvador Giner, antigua estación de FEVE, antigua estación del Grao, etc.), sobre los que la administración pública no inicia ningún expediente de motu propio para exigir al propietario el cumplimiento de la Ley (Patrimonial, urbanística, ordenanzas municipales...). Si no hay una denuncia previa por parte de un particular o de nuestra asociación, directamente no se actúa. En todos y cada uno de los ejemplos anteriormente nombrados ha habido apertura de expediente sólo tras nuestra denuncia y/o la intervención del Síndic de Greuges de la Comunitat Valencian. En caso contrario, no se hace nada y se deja pasar el tiempo.

Esto no lleva a plantearnos sobre las responsabilidades que tiene el Ayuntamiento de Valencia a la hora de exigir el cumplimiento de las leyes; su preocupante dejación de funciones, argumentada en muchos casos por falta de personal o la imposibilidad de contratar (mal endémico y crónico que parece arrastrarse desde el origen mismo de los tiempos); y sobre cómo suelen finalizar casi siempre este tipo de expedientes. Normalmente van abocados a la adquisición del bien privado abandonado por parte de las administraciones públicas (La Ceramo, Alquería de Falcó, etc.) puesto que los legítimos propietarios (por diversas cuestiones, sea falta de dinero para invertir en el bien, falta de ayudas, desinterés, especulación, etc.), no acometen ninguna intervención más allá de las estéticas y estrictamente necesarias y en algunos casos. En otros ni eso. En contados casos se produce la rehabilitación integral y puesta en valor del bien, que es el fin último de todos los bienes patrimoniales y culturales que tenemos.

Así pues, se inicia un expediente, que se debería haber iniciado de motu propio y hace lustros, que se va a alargar en el tiempo y que veremos si a lo largo de la próxima legislatura se ha solucionado o no.

Un saludo... 

 El texto y las imágenes son propiedad de Círculo por la Defensa y Difusión del Patrimonio Cultural, no permitiéndose su reproducción total o parcial sin citar las fuentes y a los autores originales al estar bajo licencia Creative Commons 3.0. Nuestra entidad no tiene ánimo de lucro, pero exige un mínimo de respeto y comportamiento ético y profesional a los medios de comunicación, partidos políticos, asociaciones cívicas, fundaciones… a la hora de apropiarse de nuestro trabajo y esfuerzo de años